Bolivia aumentó gasto y reduce ingresos

Bolivia aumentó sus gastos corrientes y redujo sus ingresos fiscales así como su gasto capital, entre 2017-2018, según el cálculo que realizó el banco Interamericano de Desarrollo (BID) en base a fuentes nacionales y del Fondo Monetario Internacional (FMI) 2018.

El informe macroeconómico 2019 del BID muestra que el gasto corriente de Bolivia pasa el 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que el gasto capital presenta porcentaje negativo.

Entretanto, los ingresos fiscales de Bolivia son menos del 1 por ciento respecto al porcentaje del PIB, un balance primario de casi cero.

Analistas económicos del país en su momento indicaron que el Gobierno para reducir el déficit fiscal debería reducir gastos, sin embargo, las autoridades nacionales hicieron todo lo contrario.

La información del BID muestra que Ecuador tiene un gasto corriente por encima del 2 por ciento respecto al PIB, pero sus ingresos superan el 3 por ciento.

Mientras Brasil registra un gasto menor a 1 por ciento y una leve reducción del gasto capital, inversión pública, a diferencia de los países de la región Latinoamericana.

GASTO

El Gobierno anunció inversión pública de aproximadamente 5.000 millones de dólares, y el mayor presupuesto está destinado al sector productivo, segundo en infraestructura y tercero en lo social.

De acuerdo con el proyecto de PGE, los recursos públicos para inversión pública, en la gestión 2019 son financiados con crédito interno en la proporción de 69 por ciento, y con crédito externo, en el restante 31 por ciento, según un reporte de la Fundación Milenio del análisis del proyecto del PGE 2019.

En cuanto al monto de inversión pública 2019, se registran las siguientes cifras: Inversión Pública (entidades del PGE): $US 5.323 millones; Inversión de Empresas con participación mayoritaria del Estado: $US 1.106 millones, haciendo un total de $US 6.510 millones, agregó.

Asimismo, sostuvo en su análisis que el proyecto de PGE 2019 mantiene la misma característica de anteriores presupuestos, con una elevada dependencia de ingresos provenientes de las exportaciones de gas natural y minerales y en menor grado de algunos productos no tradicionales.

GOBIERNO

Mientras tanto, en el acuerdo entre el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y el Banco Central de Bolivia se fijó un crecimiento de 5 por ciento, y un déficit fiscal de 7,2 por ciento, y se anunció que el endeudamiento continuará debido al margen que tienen, así como se informó una reducción de las Reservas Internacionales.

El Diario

Publicidad
FmBolivia