Aumento salarial pone en riesgo empleo y competitividad

El aumento salarial fijado por el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB), de 4 por ciento al básico y 3 por ciento al mínimo, pone en riesgo oportunidades de empleo, reduce la capacidad de competitividad, lamentó el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Cochabamba, Javier Bellot.

Calificó de pésima la actitud de la COB, ya que no asumió conciencia sobre la realidad del país, y poco considerado e imprudente con la economía del país. “Es una actitud extremadamente egoísta con los más de 160.000 jóvenes que cada año necesitan oportunidades de empleo”, apuntó.

Dijo que reflexionaron durante todo este período sobre tipo de medidas, y observaron que se pone en riesgo las oportunidades de empleo para nuevas generaciones y se limita las posibilidades de tener la capacidad competitiva frente a todo lo que en este momento se importa en el país.

“Se ve una ausencia de compromiso con el país mismo. Es una actitud extremadamente egoísta”, reiteró a tiempo de indicar que queda claro que la COB ha primado más sus intereses sectoriales antes de conservar la estabilidad económica del país.

Dijo que la COB no ha contemplado lo que el Gobierno les propuso, de 2,5 por ciento de aumento al básico y cero al mínimo. “Definitivamente hay ausencia de compromiso, y esto hace de que perdamos más nuestra capacidad competitiva, tanto para exportar y sustituir importaciones, pero ante todo la de generar fuentes de empleo”, complementó.

Trabajadores

Por su parte, el docente y economista de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), Ernesto Bernal, dijo que perdieron los trabajadores, debido a una mala negociación que realizó la COB.

Recordó que una canasta básica bordea los 4.500 bolivianos, y el 3 por ciento al mínimo representa 60 bolivianos.

“No alcanza incremento”, apuntó a tiempo de opinar que es hora de que el Gobierno implemente las políticas para mejorar la situación del sector laboral.

Mientras tanto, el analista económico José Gabriel Espinoza no comparte que haya un enfrentamiento entre empresarios y trabajadores, debido a que ambos forman parte del bloque productivo del país, y más bien señala al Gobierno como responsable de las medidas poca acertada que aplica.

“El Gobierno no evalúa la situación económica del país. El 80 por ciento es informal, y en los 13 años de Gobierno, el porcentaje no bajó”, apuntó a tiempo de señalar que el Gobierno a lo que llama desempleo, es ocupación, pero no tiene trabajo con calidad.

Dijo que los empresarios vienen acumulando una larga lista de incrementos laborales, y esto aumento el costo laboral de manera extraordinaria.

Dijo que la situación del país cambió, la demanda de los hogares no es dinámica como antes, las exportaciones no son altas y la inversión perdió eficiencia para generar crecimiento.

“Cualquier incremento por encima del 2 por ciento es negativo, sobre todo para regiones deprimidas, como Tarija, Chuquisaca y Potosí”, sostuvo y dijo que el culpable de los problemas, de profundizar las políticas salariales sin una política laboral clara, es el Gobierno.

El Diario.

Publicidad
FmBolivia