Arrestan a 2 médicos por tráfico de órganos y Salud abre auditoría

Un trasplantólogo, un nefrólogo y un pasante del Hospital Obrero de La Paz, dependiente de la Caja Nacional de Salud (CNS) fueron arrestados ayer por la Unidad de Trata y Tráfico de Personas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) por el delito de trata y tráfico de personas. Además de ellos, otras tres personas implicadas en el caso fueron aprehendidas.

“La División Trata y Tráfico, a cargo de la capitana Gabriela Coca, realizó una labor que derivó en la aprehensión de (tres) personas y el arresto de tres funcionarios de la CNS”, afirmó ayer el director de la FELCC de La Paz, Jhonny Aguilera.

El jefe policial explicó que se ejecutó esa operación debido a que el miércoles se recibió la denuncia de la desaparición de una mujer junto a sus cuatro hijos. “(Los familiares) se apersonan ante la Policía y la División de Trata y Tráfico. (…) Además se dirigieron a la morgue y a los hospitales, entre otros”, comentó. “Al promediar las 20:00 (del miércoles), la encontramos internada en el Hospital Obrero”, relató Aguilera.

De acuerdo con la investigación que realizó la División de Trata y Tráfico, la persona que supuestamente donaría el órgano contó que participó en un grupo de WhatsApp, en el que se ofrecía la venta de órganos “bajo el epígrafe de donación”.

En este grupo se contactó con la familia de la enferma renal en noviembre del año pasado. “Después de conversaciones se acordó que se pagaría 6.000 dólares. Para ello, como una forma de adelanto, la mujer recibió un anticipo de 500 dólares”, dijo. Según la Policía, la entrega del dinero se hizo a través de “un contrato criminal, donde se fingía un préstamo como parte de esta entrega”.

El miércoles, la Policía se trasladó al Hospital Obrero y verificó que la donante y la receptora ya se alistaban para la intervención. Según el reporte, en la programación del hospital la cirugía estaba registrada para hoy.

“Lo llamativo es que todas las actividades necesarias e inherentes a la cirugía no se encontraban registradas y eso indudablemente es un sinónimo de corrupción”, aseguró Aguilera. El director de la FELCC precisó que existe “un mercado negro de órganos que se disfraza bajo la concepción de donación”.

El jefe policial resaltó que “existen personas que se encargan de reclutar a donantes” y sus principales víctimas son personas en estado de vulnerabilidad. Contó que la “supuesta donante” fue acosada por quienes debían entregarle el dinero para que se someta al trasplante. “Incluso una funcionaria del hospital llamó a la mujer porque debía presentarse para continuar esta donación (e incluso le dijo que) si no lo hacía iba a sufrir una serie de sanciones”, indicó. Por esa razón, aseguró que se puso el caso a conocimiento del Ministerio Público para averiguar si hay o no un fondo delictivo.

De acuerdo con la Ley 1716 de Trasplante de Órganos, la compra-venta de órganos es una actividad prohibida. La donación debe ser gratuita, y con consentimiento de la persona incluso antes de morir. La donación debe realizarse como un acto voluntario y sin costo.

Por su parte, la ministra de Salud, Gabriela Montaño, explicó que en este caso “aparentemente la persona que supuestamente iba a donar recibió amenazas y fue presionada para vender su órgano”. “Eso no puede suceder”, acotó.

Por esa razón, Montaño anunció una auditoría técnica para ver si se cumplieron con los plazos y los trámites necesarios.

Manifestó además que en este caso se incumplieron las normas para realizar un proceso normal. “Se vulneró la ley, se debía reportar el procedimiento al Programa Nacional de Salud Renal para que se verifique si los protocolos estaban bien, pero no se reportó; (además) no se hizo la denuncia por la posible víctima, aunque inicialmente tenía la disponibilidad de hacerlo, pero no lo hizo”, destacó la autoridad.

Ante esa situación, la Ministra de Salud contó que ahora se realizarán “auditorías a todos los procedimientos quirúrgicos de ese hospital, para verificar que se sigan los protocolos”.

El caso es investigado por un grupo de profesionales multisectoriales. Participan representantes del Ministerio de Salud, de Justicia, de la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social (ASUS) y de la FELCC, entre otros.

“Entendemos que un paciente de situación terminal requiere de órgano, pero no justifica actos fuera de la norma y reñidos con la ley”, dijo Montaño.

Aguilera detalló que además de los médicos, otras tres personas fueron aprehendidas. Una de ellas es la mujer de 65 años que debía recibir el órgano. “Ella ahora está con custodios en el hospital, porque está internada”, añadió.

Además fueron aprehendidas la hija, que fue la intermediaria para la compra del órgano y la mujer de 30 años que vendió el riñón.

El director regional de La Paz de la ASUS, José Barrios, remarcó que indagan los documentos del hecho. “Este es el primer caso en La Paz, esperemos que no haya más, pero estamos monitoreando”, dijo.

Barrios resaltó que en este caso la ASUS realizó el secuestro y el historial clínico “para ver si se cumplieron los protocolos del procedimiento”.

Antecedentes de casos de tráfico de órganos

La Paz En noviembre del año 2014, el entonces alcalde de Palos Blancos de la provincia Sud Yungas del departamento de La Paz, Freddy Escobar, denunció que en esa zona se registró un caso de presunto tráfico de órganos. El caso era investigado por el Ministerio Público. Según la entonces autoridad edil, a inicios de octubre de ese año se produjo el asesinato de una niña de ochos año en el Distrito Indígena Santa Ana de Mosetén. Indicó que el cuerpo sin vida de la pequeña fue hallado sin sus órganos, después de cuatro días de haber desaparecido.
Tarija En marzo del año 2015, una comisión oficial tripartita investigaba un supuesto caso de tráfico de órganos en Bermejo, donde se encontró un depósito de cadáveres que no tenían órganos, informó entonces la exministra de Justicia, Virginia Velazco. La exautoridad anunció que reforzaría la seguridad ciudadana en esa ciudad fronteriza. “En Bermejo hemos encontrado dos cadáveres donde se evidenciaba que había tráfico de órganos”, dijo. El hallazgo, realizado febrero de ese año, promovió una reunión de tres ministros en la ciudad fronteriza para investigar el caso.

Pagina Siete.