Areneros afectados por desastre temen perder sus terrenos

“No nos dan por igual, les preguntamos ‘¿qué es de nosotros?’ y nos dicen: ‘después, ustedes tienen que hablar aparte’”, cuenta una de las damnificadas, quien pertenecía al área de los “areneros”. Así, en la incertidumbre, se encuentran las familias de la parte baja del deslizamiento, cercana a la avenida Kantutani.

Las viviendas que no contaban con planimetría pertenecen a otro de los grupos de damnificados. “Yo sólo quiero que me devuelvan mi casa”, dice Graciela Quispe. Ella no trabajaba como arenera, pero la casa donde vivía fue afectada. Cuenta que después de años de inversión, perder su vivienda es lo que más duele.

“Era nuestra fuente de trabajo. Mi marido estaba ahí y nosotros estábamos en la casita. Ahora no hay nada”, explica una damnificada de 62 años. Quispe se encuentra al tanto de lo que se informa en el albergue. “Debo ver hasta lo último, no perderé mi casa”, dice.

Registros

Según un reporte provisional, hasta el martes 741 personas durmieron en los campamentos de damnificados del deslizamiento de Kantutani ocurrido hace una semana.

En el campamento del puente Libertad se encuentran 55 familias, 128 familias están en la cancha Fígaro, 31 en inmediaciones de Emaverde y cuatro familias en 14 de Septiembre, informó la secretaria municipal de Desarrollo Social, Rosmery Acarapi.

“Hemos realizado una asamblea general. Un representante por familia del campamento del puente Libertad, donde se encuentran los afectados de San Jorge Kantutani. Logramos hacer el control y verificación con ficha social, con predio de lote y en reconocimiento de todos los vecinos”, indica la autoridad.

Cuenta también que en la noche del lunes y hasta la madrugada del martes en el campamento del puente Libertad se efectuó una asamblea en la que se registraron a las familias afectadas que se encuentran en este lugar.

Con este trabajo se quiere dar tranquilidad a los mismos afectados, ante los rumores de que personas ajenas a este deslizamiento se estarían registrando.

Pagina Siete.