Arenavirus afecta a médicos internados en terapia intensiva

El virus que mató a una internista y afecta a dos médicos que se encuentran en terapia intensiva es un arenavirus, que se transmite a través del roedor Calomys musculinus (ratón maicero) que es de tipo selvático, informó ayer la ministra de Salud, Gabriela Montaño.

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, en conferencia de prensa, informó que tras el seguimiento clínico de los pacientes y resultados de laboratorio analizados por el Centro de Enfermedades Tropicales (Cenetrop), Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) y resultados preliminares del Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, se llegó a la conclusión de que la extraña enfermedad está identificada dentro de la familia del arenavirus. En 10 días más, los estudios que se realizan en Estados Unidos permitirán conocer el tipo específico de virus.

El síntoma principal es la fiebre, dolor abdominal y de cabeza, luego del séptimo día aparece la hemorragia, fallan órganos vitales y llega al fallecimiento de no ser tratado.

Hasta el momento los estudios demostraron, que la transmisión principalmente es por sangre. Este mal tiene un período de incubación de entre siete y 21 días. El tratamiento es un antiviral que se está aplicando a los pacientes y a los casos sospechosos.

El mencionado virus se transmite a través de roedores selváticos del tipo calomys, también puede pasar de una persona a otra. En el caso de los pacientes que se encuentran afectados, en la mayoría de los casos revisados la vía de transmisión sería la sangre, mencionó Clever Loz, especialista en el ámbito Clínico.

La brigada médica enviada a Caranavi buscará ejemplares de roedores calomys en el sector, para ser analizados y determinar si están portando el arenavirus. Es así que el Ministerio de Salud indicó que la población que no reside en la zona está fuera de peligro, a no ser que haya tenido contacto directo con fluidos especialmente sangre, de los pacientes infectados o sospechosos.

El roedor identificado tiene hábitat netamente selvático, en áreas urbanizadas casi no existe presencia del calomys. El riesgo se da cuando los pobladores empiezan a entrar al ambiente natural del animal, de ser necesario por actividades agrícolas como: sector arrocero y maicero, o personas que están empezando asentamientos, donde antes no había población, es necesario el uso de guantes, barbijo y tener mucho cuidado que los alimentos recolectados y el área donde son almacenados, no tengan contacto con ningún roedor.

La comunidad en general incluso del sector del municipio de Caranavi no estuvo expuesta a todos los mencionados factores por tal motivo la población no debe entrar en preocupación generalizada, mencionó la ministra de Salud, Gabriela Montaño.

El Centro de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) y el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) serán fortalecidos con el equipamiento pertinente, para no tener la necesidad de enviar muestras al extranjero, como en el caso del arenavirus.

El Diario.

Publicidad