Anularon sentencia contra médicos por mala praxis

La Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz anuló la sentencia que condenaba a cinco años de prisión a dos médicos, un ginecólogo y un urólogo, acusados de mala praxis a una mujer quien perdió un riñón y sólo le funciona el 65 % del otro.

La información fue proporcionada por la Asociación de Víctimas de Mala Praxis Médica, que a través del activista David Inca, lamentó que se deje nula la sentencia considerada histórica por ser la primera de este tipo.

La víctima María Nieves Quispe sufrió el daño en 2008. Recién en 2016 el Tribunal Quinto de Sentencia de El Alto emitió condena de cinco años de cárcel contra los dos médicos por el delito de lesiones gravísimas, pero recientemente la Sala Penal Tercera anuló la sentencia.

Inca lamentó que 10 años de lucha podrían quedar en nada por la última decisión judicial que ya fue apelada. La Asociación está pidiendo al Ministerio de Justicia intervenir en el caso, porque presume que hubo corrupción.

HISTORIA DE MARÍA NIEVES

Entre sollozos, María Nieves Quispe contó el “vía crucis que sufre, con más de 10 operaciones y varios padecimientos que tiene, derivados de la mala praxis de que asegura fue víctima.

Contó que en 2008 fue a la clínica Adolfo Kolping, para consultar acerca de un sangrado, aparentemente del periodo femenino, que tenía por 15 días.

La atendió el ginecólogo Guillermo D. V. quien le diagnosticó que tenía un mioma en el útero, que con un raspado se solucionaría.

La mujer fue sometida a cirugía y en la madrugada siguiente se despertó con dolores en la espalda que no tenían explicación. Entonces ya pasó a manos del urólogo Roberto M. M.

Relató que le hicieron la ecografía y se constató que en la operación le habían cortado los uréteres de ambos riñones, perforado la vejiga y dañado algunos órganos.

María Nieves contó que desde entones fue sometida a varias operaciones y llegó a estar en terapia intensiva, hasta que le dieron de alta en 2009.

Luego de salir de esa clínica, la mujer fue a otros centros médicos para hacerse exámenes y le dieron la mala noticia: su riñón izquierdo había muerto y seguía la filtración de su vejiga ocasionándole infección crónica.

“Desde entonces comienza mi calvario”, lamentó. Ya lleva 10 cirugías reconstructivas.

Empezó a denunciar a través de la Defensoría del Pueblo. Emprendió una batalla legal con recursos limitados -también debía pagar sus tratamientos- contra los médicos que tienen varios abogados. Además el urólogo ejercía como vicepresidente del Colegio Médico por lo cual era “intocable”, según la víctima.

A pesar de los obstáculos logró que el 1 de junio de 2016 un juzgado de El Alto dicte la sentencia contra los dos médicos, además que le paguen las costas judiciales además de la reparación del daño civil.

Los acusados apelaron. El caso fue al Tribunal Supremo de Justicia que ordenó revisar un auto de vista que había emitido la Sala Penal Tercera, que posteriormente anuló la sentencia.

María Nieves lamentó que suceda esto cuando está delicada de salud, con un solo riñón que tiene 65 % de funcionalidad y que se está muriendo. Además sufre de otras condiciones derivadas, como la fibrosis en el pulmón derecho y problemas en la espalda causados por su postración en cama. Fue operada por una hernia.

Afirmó que ya ha gastado todo su dinero y que en su casa ya no tiene nada de valor. Indicó que de usar sus recursos en el proceso tal vez lo habría ganado, pero en lugar de eso prefirió tratar su salud.

“He perdido mi salud, y me quieren anular la sentencia, no entiendo”, manifestó entre lágrimas.

El activista David Inca manifestó que la intención de la Asociación de Víctimas es que se haga justicia, no venganza. Recalcó que se está pidiendo al Ministerio de Justicia interceder en el caso. (Erbol)

El Diario.