Andrea Cornejo: “No me sentí tan discriminada por la discapacidad como por ser mujer”

Siendo una niña, Andrea Cornejo era llevada de un hospital a otro sin saber lo que tenía, hasta que a los nueve años le diagnosticaron atrofia muscular del tipo 2. A los 16 años tuvo que someterse a una compleja operación de columna en Estados Unidos y, desde entonces, se convirtió en usuaria de silla de ruedas.

Actividades tan sencillas para cualquier persona como usar el celular, maquillarse o levantar un vaso, para ella requieren un esfuerzo grande porque su cuerpo se mueve con lentitud.

Andrea fue compensada con el amor y la unidad de su familia. “En el momento que llega un niño con discapacidad a la familia, toda la familia adquiere la discapacidad de alguna manera”, dice ahora, a su 33 años, convertida en presidenta del Concejo Municipal de La Paz.

Pero, nada habría logrado sin su decisión de salir adelante. Pese a las barreras que existían en el Instituto Atenea y en la Escuela de Cine, Cornejo se dio modos para llegar a clases y para estudiar diseño gráfico y cine.

En 2014, la vida la llevó hasta Budapest (Hungría), donde participó en un concurso de belleza de mujeres con discapacidad. Quedó entre las ocho finalistas y, de pronto, se convirtió en una mujer conocida. Entonces decidió aprovechar las cámaras para iniciar su activismo en favor de las personas con discapacidad.

Un año después participó en otro concurso, pero esta vez de política. Sol.bo hizo una convocatoria para quienes quisieran convertirse en candidatos y ella salió seleccionada.

Siendo concejala, se dedicó a temas de desarrollo humano; la última gestión integró la directiva como secretaria y este año se convirtió en una presidenta del Concejo en medio de una crisis por el caso de la Curva de Holguín, que amenazó la gobernabilidad de Sol.bo y que dejó fuera de juego a Pedro Susz, su antecesor en el cargo.

Para ella, la política es “un camino sin retorno”, así que hay Andrea Cornejo para rato en la vida pública. Y en la vida privada también luce plena y enamorada. En una oficina decorada con ángeles de variados materiales, fotos de cholas paceñas y pequeñas esculturas de cebras, Andrea Cornejo recibe a Página Siete.

¿Cuáles son las tareas que se ha planteado en el nuevo cargo?

Nos ha tocado una época un poco complicada, estamos en una época preelectoral, por lo que se está viviendo una guerra política. Nosotros nos estamos encaminando a una gestión de cierre de estos cinco años de gestión municipal, la que será transparente hacia la ciudadanía.

Ya que estamos en la gestión de cierre, ¿cómo evaluaría la marcha de la ciudad en cuanto a planificación, transporte, basura? ¿Hay alguna autocrítica?

En el tema de la planificación, vemos que todavía hay ciudadanos que se pasan la normas; por tanto, todavía se va trabajando en la concientización de la población. En el tema de basura tenemos un sistema moderno de recojo y ahora se está tratando el tema de la separación de la basura. Desde el Concejo Municipal estamos apoyando este tema que ha sido altamente sensible en los últimos meses, pero que se ha encontrado una solución de una manera muy positiva. Por otro lado, somos uno de los primeros municipios que tiene un sistema de transporte que se ha adaptado a los ciudadanos y que ha cambiado el modo de ver el transporte público desde la ciudadanía. Se trata del PumaKatari y ya vamos a tener al ChikiTiti que cubrirá varias rutas.

¿No siente usted cierto cansancio y agotamiento de la gestión porque ha habido varios problemas importantes y se han tenido que cubrir varias crisis?

Como en cualquier gestión municipal siempre existe un cansancio por lo que tenemos un trabajo interno con talleres de motivación, de fidelización con nuestros servidores municipales. En un estudio se ha detectado que el 25% de los funcionarios son jóvenes, entonces pensamos que se debe empezar a pasar la posta a otras personas, que tengan una visión distinta de la ciudad. Eso no quiere decir que se hayan hecho las cosas mal, sino que hay algunas cosas que se pueden mejorar y que necesitamos refrescar la gestión municipal. Se vienen las elecciones municipales y del entorno de nosotros creemos que hay muchos líderes y muchas liderezas que pueden salir a tomar la posta.

¿A qué atribuye el hecho de que se hayan presentado tantos problemas el último año, sobre todo con la basura?

Estamos en una etapa preelectoral, todos estos problemas salen a raíz de esto. No nos olvidemos también que hace poco el Alcalde denunciaba a una empresa que estaba haciendo un contrato con el alcalde de Achocalla y había algunas cosas extrañas que pasaban por ahí y que las estamos averiguando. Nos importa muchísimo que esto se esclarezca. Estamos en etapa electoral y está habiendo una guerra bastante sucia.

¿Usted cree que han afectado a la gestión de Revilla las diferencias políticas con el gobierno del MAS?

Cuando en las gobernaciones o municipios existen partidos que no están de acuerdo con los lineamientos del partido de gobierno es muy complicado. Hace cinco años el Presidente salía a decir que no iba a trabajar con ningún alcalde de oposición; hoy lo vemos queriendo hacer una planificación con los distintos municipios, sobre todo con los municipios grandes como La Paz o El Alto. Como estamos en un momento de campaña electoral el partido de gobierno quiere abrirse para trabajar con los municipios cuando se han tenido 13 años para hacer este trabajo. Nosotros no estamos y jamás hemos estado cerrados a trabajar con el partido de gobierno porque tenemos muchos temas en común, como el de la discapacidad.

En el tema del transporte, ¿qué papel han jugado las cuestiones políticas para evitar transformaciones profundas?

Los bloqueos que existen son netamente políticos porque los dirigentes que responden al partido de gobierno son los principales oponentes al PumaKatari y al ChikiTiti.

Si bien puede haber acción política en algunos temas, hay otros atribuibles a la Alcaldía, como la Curva de Holguín, donde hubo relaciones familiares de por medio. ¿Qué puede decir al respecto?

Poco o nada puedo decir sobre el tema porque ha pasado por el Concejo Municipal como cualquier otro tema que llega desde una comisión con un informe de recomendación.

¿Quiere decir que ha confiado en el informe de la comisión?

Se ha tratado como siempre, cuando se ponen a disposición del pleno del Concejo Municipal informes que están respaldados de manera técnica, con una recomendación de aprobación, que ha sido revisada por varias instancias.

Y ahora que ya el caso ha avanzado, ¿usted diría que había algo que observar o no había nada que observar?

Es un tema que está en la justicia y que ya no está en manos del Concejo. Esperamos que la justicia actúe y averigüe todo lo que tiene que averiguar y lo haga de una manera efectiva sin responder absolutamente a nadie.

Pero eso ha generado una especie de crisis política en Sol.bo, con la posición de la concejala Chacón. ¿Cómo ha desembocado políticamente el tema en el Concejo y en Sol.bo?

No veo una crisis política dentro de Soberanía y Libertad. No he visto a ningún concejal o concejala que se haya desmarcado de Soberanía y Libertad o que haya expresado que ya no es parte de nuestra agrupación política. Sí he visto la fiscalización de algunos concejales y están en todo su derecho de fiscalizarnos.

¿Y la correlación de fuerzas sigue siendo normal? Es decir, ¿Sol.bo tiene plena seguridad que tiene gobernabilidad?

Durante la elección de la directiva del Concejo Municipal veíamos a una concejala (Isabel Colque) que pedía ser habilitada y a los concejales del Movimiento Al Socialismo que pedían que se la habilite, cuando se sabían que no podía porque ella ya había trabajado dentro del gobierno municipal; pero el tribunal ha tomado una decisión y eso sienta un precedente también de aquí en adelante. Por otra parte, había una concejala (Cecilia Chacón) que no estaba presente porque tenía problemas de salud, por lo que tuvimos una semana de empantanamiento. Ha habido un juego ahí bastante extraño por parte del MAS, pero tampoco yo he escuchado que alguien se haya desmarcado de Soberanía y Libertad. Seguimos teniendo nuestras reuniones de bancada con todos los concejales.

En otro tema, los gremiales al parecer están ganando la batalla en ciudades como Santa Cruz y La Paz. ¿No hay una ley o algo con lo que se pueda hacer para enfrentar esta situación?

Si ustedes recuerdan, hace unos dos años se tuvo la carnetización a los gremiales, donde hubo una oposición rotunda por parte de un sector que responde a una concejala que viene de este sector. Con la carnetización se pretendía hacer el ordenamiento. Por eso, yo creo que es un tema pendiente, pero si ponemos los afanes políticos a esto y tenemos a gremiales bloqueando la Alcaldía para que no se dé curso a la carnetizacion, entonces es algo que no se puede avanzar.

Otro de los temas incómodos para el gobierno municipal ha sido el proyecto de la esposa del Alcalde. Usted ha anunciado una investigación sobre la denuncia de que funcionarios de la Alcaldía trabajaban también en Yo soy mi primer amor. ¿En qué está el tema?

Sí, había anunciado que iba a pedir una auditoría, no al programa como tal porque no es parte del gobierno municipal, sino en torno a estas denuncias que hacían estas diputadas. Hemos enviado una nota al Alcalde pidiendo esta auditoría y el gobierno municipal nos ha respondido que esta auditoría ya estaba en curso y que nos iban a hacer conocer los resultados. Además, hace algunos días nos han llegado cartas de voluntarias del programa que, según las denuncias, eran funcionarias del gobierno municipal, pero ellas aseguran que jamás han sido funcionarias del gobierno municipal y que efectivamente son voluntarias de este programa. También nos han llegado cartas de funcionarias (del gobierno municipal) que dicen que si bien están en el programa como voluntarias, hacen el voluntariado en fines de semana. Es decir, se están desvirtuando todas estas denuncias, pero para esclarecer muchísimo más, hemos pedido esta auditoría que está en curso.

¿Su llegada al Concejo ha significado algún cambio para las personas con discapacidad en la ciudad?

Ha sido tan importante poner el tema en la agenda del gobierno municipal. Por ejemplo, teníamos una unidad del adulto mayor y la persona con discapacidad. Uno de los logros ha sido separar esto y tener una unidad para transversalizar la temática a las demás unidades en el tema de accesibilidad. Uno de los grandes logros no mío, sino del consejo ciudadano de personas con discapacidad, es la primera ley municipal para personas con discapacidad y a partir de esta ley se han ido trabajando distintos proyectos. También está el pago del bono municipal para personas con discapacidad, lo venimos haciendo ya hace un año y un poco más. Pese a todo, es un tema pendiente porque no se transforma a la ciudad de la noche a la mañana. Pero no solamente se trata del gobierno municipal. Carecemos de una política de Estado que mande lineamientos a los gobiernos subnacionales; tampoco tenemos un censo y por tanto no tenemos datos específicos de personas con discapacidad para su mejor atención.

Hemos sido testigos de una dolorosa marcha de discapacitados. Desde entonces, ¿el Gobierno central ha hecho algo por el sector, además de disponer el pago del bono?

Pero, además, el bono era una responsabilidad que se la ha pasado a los gobiernos municipales. Creo que la mirada hubiera sido distinta si nos enfocáramos en temas como el censo. En lo personal, no he visto cambios o una mirada distinta hacia la población con discapacidad, no ha habido un acercamiento con las personas con discapacidad ni con los gobiernos departamentales y municipales para trabajar de manera conjunta.

Existe una lucha de las mujeres por la equidad. ¿Cómo está viendo este tema desde el lugar que ocupa?

Hay un tema que me preocupa y que tiene que ser trabajado desde diferentes ámbitos y es el tema de la violencia. Hay que llegar a la conciencia primero de nuestros niños, en el empoderamiento de las niñas y también con las familias. En los últimos meses no me he sentido tan discriminada por ser persona con discapacidad, como por ser mujer y que el ataque además venga de otra mujer es todavía más fuerte (se refiere a la concejala Colque, a la que denunció por discriminación). Entonces hay que trabajar temas de violencia política, de acoso político dentro de los espacios donde estamos las tomadoras y tomadores de decisiones. Es un tema que todavía está pendiente.

Pagina Siete.