Alcaldía gestiona un plan de vivienda para damnificados

La angustia y el sufrimiento aún se reflejan en el rostro de Esmeralda Salas. Ya son dos noches que no duerme. “Aún recuerdo el momento del deslizamiento y cómo escapamos de mi casa”, explicó.

Pero su mayor preocupación es el futuro de su familia. “Construimos mi casa con mucho sacrificio, nos costó 20 años de trabajo”, aseguró y contó que recientemente terminó de construir su vivienda de tres pisos. “Ahora me quedé sin nada”.

Al igual que Salas, muchos damnificados por el deslizamiento, que se registró el martes cerca del mediodía en San Jorge-Kantutani e Inmaculada Concepción, lloraban y se acercaban ayer al alcalde de La Paz, Luis Revilla, para buscar una respuesta de esperanza.

El Alcalde, con un abrazo de consuelo o un apoyo en el hombro, prometió ayer gestionar ante las autoridades nacionales un plan de vivienda para todos: propietarios de casas, inquilinos y personas en anticrético.

“Estamos viendo primero la ayuda en los campamentos, pero también esta solución definitiva que hemos conversado con los vecinos, que tiene que ver con un plan de vivienda, con expropiaciones (de terrenos) de tal manera que los vecinos estén el menor tiempo posible en los campamentos”, resaltó la autoridad.

El martes pasado, cerca del mediodía y luego de una intensa lluvia, se registró un deslizamiento de tierra en el sector San Jorge-Kantutani e Inmaculada Concepción. Este hecho dejó 68 viviendas colapsadas, que fueron construidas sobre un antiguo relleno municipal.

Revilla aseguró que a pesar de esa situación irregular, se ayudará a todos los vecinos. “(Hay) algunos con papeles o otros sin papeles, todos deben tener alguna solución”, dijo.

Resaltó que en el transcurso de estos días realizarán las fichas sociales de los damnificados para contar con una información precisa. “Esa información nos servirá para cuantificar las áreas que necesitamos, la disponibilidad de predios en el municipio y la construcción de viviendas”.

La secretaria de Desarrollo Social, Rosmery Acarapi, resaltó que en las fichas sociales de los damnificados se incluyen preguntas como cuántas familias vivían en sus casas, en qué lugar estaba la casa, si eran inquilinos o dueños del inmueble y quiénes eran sus vecinos. “Para evitar vivezas criollas”, sostuvo.

Los vecinos agradecieron y pidieron a Revilla que “no se olvide sus promesas”.

Pagina Siete.

Publicidad
FmBolivia