Adultos mayores sufren maltrato de familiares

La familia de una adulta mayor es acusada de apropiarse de sus bienes y de abandonarla en una casa de retiro, siendo este maltrato una constante, no solo en El Alto, sino ante todo en las provincias.

La encargada de la Unidad del Adulto Mayor, Azucarlola Párraga, dio a conocer que son los hijos e hijas y la propia familia de los adultos mayores quienes suelen ser los constantes agresores y victimadores, con el único objetivo de apropiarse de los bienes del adulto mayor. En muchos casos no solo abandonan a los adultos, sino que llegan a ser manejados como objetos.

“Tenemos un caso, donde los hijos han sido convocados a una audiencia de una de las adultas mayores, quien se encuentra postrada en silla de ruedas, luego de haber sufrido una pre embolia, esta adulta mayor de 88 años dejó de ubicarse en espacio y tiempo, y esta afección fue utilizada por sus hijos para despojarla de sus bienes. La adulta tienen ocho hijos, dos de ellos si bien están fuera del país, los seis restantes que se quedaron, no llegan a un acuerdo no solo de la tenencia de sus bienes, sino principalmente de la atención de la adulta mayor», explicó Párraga.

Los seis hermanos, quienes constantemente discuten solo tienen intereses de los bienes que poseía su señora madre, hoy adulto mayor y eluden todo tipo de responsabilidades de realizar las atenciones que ella requiere.

«La adulta mayor nos dijo que uno de los seis hijos se ha hecho dueño de sus propiedades en Tilata y si bien velamos su bienestar, los hijos han tomado la decisión de que la adulta mayor sea remitida a un geriátrico, aspecto que demuestra el desamor de los hijos. En una oportunidad una de sus hijas fue a abandonarla a su madre en silla de ruedas en la puerta de uno de sus hijos, para luego salir huyendo del lugar, como si se tratara de abandonar un objeto», observó la Trabajadora Social.

En el municipio de El Alto se observa que la conducta inhumana, fría y alejada de los padres es una constante, aspecto que en algunos casos llega a hechos de violencia, agresión que afecta la entereza de los adultos mayores.,

«Es una pena que los hijos no quieran atender a sus padres, con el mismo amor y afecto con el cual fueron criados de niños, solo pedimos que los hijos tengan conciencia, afecto, que no utilicen como una bandera de sus intereses personales o que no sea excusa de que no se los pueda cuidar», recomendó Párraga.

Un adulto mayor o una persona que sepa de un caso de violencia o despojo hacia un adulto puede realizar su denuncia en seis instancias: La Policía, el Ministerio Público, el Municipio a través de sus unidades de Atención al Adulto Mayor o Centros de Orientación “como generalmente se los conoce», o en los Servicios Legales Integrales Municipales (SLIM).

También en la Defensoría del Pueblo o en el Servicio Plurinacional de Asistencia a la Víctima (Sepdavi) o en los Servicios Integrados de Justicia Plurinacional (Sijplu), esta última oficina debe brindar asistencia jurídica preferencial y gratuita, de acuerdo al Decreto Supremo 1807, que reglamenta la Ley 369 General de las Personas Adultas Mayores.

En Medicina Forense, las personas que inician algún proceso penal por maltrato psicológico o físico, deben obtener el requerimiento fiscal antes de ser atendidos por algún médico forense, instancia que debe valorar los días de impedimento, sobre todo cuando se trata de maltratos físicos, explicó el fiscal Juan Rojas.

El requerimiento fiscal, es el requisito indispensable que debe ser presentado antes de iniciar algún proceso legal por maltrato, en dicho documento se registra los días de impedimento y esto antes de ser firmado puede ser revisado por los litigantes o víctimas de violencia.

Las atenciones de medicina forense si bien es de lunes a viernes en horario de oficina, hasta las 20.00, donde las personas que llegan a ser revisadas obtienen su valoración médica de forma inmediata. Mientras que los fines de semana las atenciones se realizan en las oficinas de la fiscalía frente a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), donde los turnos se efectúan de sábado a domingo, donde por lo general suelen acudir mujeres víctimas de violencia.

Posteriormente, con dicho certificado pueden iniciar el proceso legal correspondiente ante el Ministerio Público.

Los coordinadores de la fiscalía serían las instancias correspondientes quienes reciben denuncias en contra de algunos médicos forenses que sean denunciados por maltrato en las atenciones médicas a víctimas de violencia.

El Diario.