Adolescente conducía red de proxenetismo

Una menor de 17 años, en complicidad con su madre, era la cabeza de una organización de proxenetas que reclutaba colegialas de distintas unidades educativas de la ciudad de La Paz. Las tarifas que los clientes pagaban para acceder a los servicios ofertados por este grupo oscilaban entre los 200 y 500 dólares.

La denuncia presentada por una madre de familia, que encontró extrañas ofertas económicas de compañeras de colegio en el teléfono celular de su hija, fue la que activó el operativo llevado a cabo por la División de Análisis Criminal e Inteligencia – DACI.

Esta acción tuvo lugar recientemente cuando elementos de la División Trata y Tráfico, además del grupo operativo DACI con todos sus recursos humanos, encontraron a la hija de la madre denunciante en compañía de dos mujeres adultas, por inmediaciones de la calle Díaz Romero en Miraflores. Procediendo a su seguimiento, estas personas, en compañía de la menor, abordaron un vehículo de servicio público hasta la calle 21 de Calacoto, lugar donde la adolecente es subida a una vagoneta de color rojo y el conductor entregó una suma de dinero a quienes la acompañaban.

Estas mujeres, Patricia L. N. y Gabriela M. V., luego de despachar a la menor fueron aprehendidas y en su poder se encontró la suma de Bs 1.300.

El vehículo, con el cliente y la adolescente continuaron su rumbo hasta un motel en la zona de Cota Cota, donde personal policial intervino ante la oposición de los administradores del lugar, logrando capturar a Víctor R. en una habitación, segundos antes de consumar el hecho.

Por la tarde, la denuncia recibida de un taxista en la central 110, en la que reporta haber transportado a dos adolescentes a un motel de la zona de Sopocachi y que estas sostenían una conversación sobre un servicio sexual que una de ellas debía cumplir, movilizó al personal policial hasta estas instalaciones sin lograr dar con las jóvenes mujeres. El establecimiento no contaba con registro ni cámaras de seguridad en funcionamiento y sus administradores también demostraron hostilidad ante personal policial.

Entre las conversaciones vía texto y audio encontradas en el celular de las dos mujeres aprehendidas en Calacoto, se encontraron conversaciones con la hija de una de estas en las que manifestaba haber llegado al motel con una de las adolescentes, pero tuvieron que escapar del lugar, con la ayuda de los administradores, debido a la presencia policial.

La adolescente y otra menor habían salido por la puerta trasera rumbo a un domicilio ubicado en la avenida Saavedra. Una fuente en reserva confirmó que en ese edifico habitan miembros de las Fuerzas Armadas y tanto la joven como la madre serían familiares de un teniente coronel del Ejército.

Más tarde, durante sus declaraciones, la adolescente de 17 años declaró que trabajaba en colaboración de su madre y la persona que contactaba clientes era Veimar G., alias «El Churkas», este operaba captando clientes en inmediaciones de la plaza Belzu en la zona de San Pedro.

El director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen – Felcc informó que de este operativo se tiene en total nueve personas aprehendidas, entre captadores, administradores de los moteles y un cliente pedófilo.

«Lamentablemente hay muchas personas que se dedican a la captación. En este caso, en particular, era la propia hija quien se encargaba de captar a las menores presentarlas a su madre y esta tenía contacto directo con el encargado de buscar clientes», manifestó Bustillos.

Los delitos en los que incurrieron estas personas son, trata de personas, proxenetismo, estupro y corrupción de menores entre otros. (visorbolivia.com)

El Diario.

Publicidad