A marzo, Repsol obtuvo ingreso neto de 694 millones de dólares

La petrolera Repsol, que opera en uno de los mayores campos de Bolivia, alcanzó un beneficio neto ajustado de 694 millones de dólares durante el primer trimestre de este año, según su informe económico.

El monto es superior en 6% comparado con un periodo similar del año pasado, cuando se registraron 654 millones de dólares.

“Estos resultados muestran la solidez de Repsol y su capacidad de adaptación y generación de valor en cualquier escenario, tomando en cuenta que entre enero y marzo de 2019 estuvo marcado por unos precios del crudo inferiores a los registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior, con el Brent cotizando a una media de 63,1 dólares por barril, un 6% inferior a la registrada entre enero y marzo de 2018, cuando se negoció a 66,8 dólares por barril”, precisa el documento.

En este contexto, el área de upstream (exploración y producción) continuó mostrando el buen desempeño de los anteriores periodos e incrementó su resultado un 12,5%, hasta alcanzar los 362 millones de dólares.

Además, la firma española avanzó en el desarrollo de su negocio de electricidad y gas con la firma de acuerdos mayoristas de relevancia y la incorporación de nuevos clientes a su cartera.

La compañía produjo en este periodo una media de 700 mil barriles equivalentes de petróleo diarios (bep/d), frente a los 727 mil bep/d registrados entre enero y marzo del año pasado, debido, en gran medida, al cese de la actividad extractiva petrolera en Libia, aunque desde el pasado 4 de marzo se reanudaron las operaciones en ese país.

Las operaciones en Bolivia

Repsol Bolivia desarrolla actividades en territorio nacional desde 1994. En la actualidad opera cinco áreas de contrato para la producción de hidrocarburos. Entre ellas está el bloque Margarita-Huacaya, entre Tarija y Chuquisaca.

Sobre este último, señala que desde 2016 ampliaron el contrato de operaciones en Caipipendi (donde se sitúa el campo Margarita-Huacaya), uno de los mayores bloques de gas del mundo, por 15 años adicionales, con lo que el contrato se extiende hasta 2046.

El pasado 10 de marzo, la petrolera, que opera el pozo Boyuy X-2, en Tarija, confirmó la presencia de gas a una profundidad de 7.963 metros; no obstante, señaló que aún se debe hacer pruebas en el reservorio.
pagina Siete.