4 familias damnificadas eligen El Alto para comenzar de cero

Con las únicas prendas que llevaban puestas y con unas frazadas, así cuatro familias damnificadas decidieron empezar de cero y se trasladaron ayer para vivir en departamentos de los condominios Wiphala, después de perder sus casas en el deslizamiento de la zona San Jorge Kantutani.

En un acto, el presidente Evo Morales entregó ayer en la mañana los departamentos a las familias damnificadas. Los beneficiarios cuentan que recibieron la noticia entre la 1:00 y las 3:00. A las 5:00 ya estaban listos para ser trasladados a su nuevo hogar.

Aunque las palabras no alcanzan para agradecer la entrega de una nueva vivienda, Eusebia Quispe aún recordaba con tristeza a su antigua casa. Una que construyó, después de 23 años de trabajo, pensando que ahí sus hijas y nietos habitarían sus propios departamentos, con tiendas como negocios. Sólo alcanzaron a vivir nueve años en ese inmueble.

“Mi casa era mi fuente de trabajo, tenía tiendas, ahora no tengo nada. Mi hija, que ha quedado viuda, ahí mismo tenía pensión y ocupaba un departamento. Ella no tiene nada y es la que más me desespera”, lamentó. En el primer piso del edificio azul de los condominios, en Mercedario, Quispe vivirá con sus nietos.

“Enseguida iré a recoger a mis nietos para que puedan descansar, bañarse. Vivíamos cómodos, ahora ellos están sufriendo”, lamentó. De las 18 garrafas de su negocio, sólo salvó una.

Eduarda Paco vivirá con sus siete hijos y su esposo en una de las nuevas viviendas. “Mi casa era de tierra”, dijo, mientras observaba las instalaciones de su nuevo departamento.

Su preocupación ahora es pagar una deuda bancaria. “Yo debo al banco, necesito 4.000 bolivianos para devolver una deuda en grupo. He perdido todo lo que estaba guardando”, explicó.

Ella y su esposo trabajaban en la recolección de residuos. “Reciclaba botellas plásticas, con eso vivíamos. A mi marido le han desvinculado del trabajo, ya serán dos años. Él seleccionaba lo que yo llevaba”, comentó.

Una pareja de 30 años llegó ayer a este lugar. Apenas unas horas después de recibir su departamento, Erika Espejo ya se encontraba buscando una escuela cerca del lugar para inscribir a sus hijos. “Te traeremos un juego de ollas. No te preocupes, te vamos a ayudar”, así la recibieron vecinas de la zona.

Espejo se veía tranquila, mientras sus hijos corretean en las habitaciones del departamento. “Nos han ayudado. Para qué nos vamos a derrumbar. Gracias a Dios, estamos bien”, comentó.

Ayer, las autoridades indicaron que otras familias damnificadas recibirán departamentos en el municipio de Mecapaca.

Venderá chocolates y rosas para iniciar una nueva vida

Wara Arteaga / El Alto

¿Qué es lo más triste después de sobrevivir a un deslizamiento? Para Lourdes Alberto, lo más doloroso es buscar entre los escombros, escarbar la tierra con la esperanza de encontrar algo y, después de gastar las pocas fuerzas, no encontrar nada. Es la peor sensación. Ayer en la tarde, como lo hace desde hace una semana, volvió al lugar donde están los restos de su vivienda para recuperar algo.

En un departamento del primer piso del edificio azul en los condominios Wiphala, se encontraba Lourdes Alberto, sentada en el piso de una habitación vacía y comiendo una llaucha con un vaso de refresco. A su alrededor estaban cuatro medios de comunicación, ella contaba su vida con tranquilidad y casi de manera involuntaria jugueteaba con unas llaves entre sus dedos. Era la entrada para su nuevo departamento, donde vivirá con su papá y sus dos hijos.

En casa, su papá atendía un taller de mecánica, chapería y tornería, que llevaba adelante junto a Lourdes. “Le ayudaba con lo que es su taller. Hacíamos puertas, ventanas y garajes, además realizábamos la chapería de autos, todo lo que hace un hombre. Toda la zona me conoce, siempre me veía andar en la calle sucia. Y los días de fiesta salía a vender”, contó.

Se dedicaba al comercio en Alasita, Navidad, carnavales y Año Nuevo. En unas semanas, para el 27 de mayo, se dedicará a vender chocolates y rosas. Así empezará una nueva etapa para la familia. Del taller de su papá sólo rescataron un torno, pero durante el deslizamiento les robaron el motor, el esmeril y el arco.

Continúan las tareas de búsqueda

El jefe de Respuesta Inmediata de Defensa Civil, Alex Segovia, declaró ayer por la noche que seguirán con las tareas de búsqueda de las cuatro personas desaparecidas en el deslizamiento.

“Se realizó un acuerdo entre las autoridades para seguir con las tareas de búsqueda”, dijo. “Son cuatro personas desaparecidas formalmente. Hay cerca de 144 rescatistas y bomberos, quienes trabajan en el sector del deslizamiento”, añadió e indicó que para este trabajo utilizan también maquinaria pesada.

El alcalde Luis Revilla sostuvo ayer al mediodía que “ojalá” se puedan concluir las tareas de búsqueda hasta el final de la jornada para iniciar con la estabilización del sector, además de varios trabajos de demolición.

“Hay protocolos establecidos por Defensa Civil y por las normas de emergencia. Esos protocolos dicen que en una situación de esta naturaleza deben buscarse a las personas en un lapso de cinco días que ya se cumplieron y se ampliaron dos más”, declaró la autoridad edil. Sostuvo que el tiempo de búsqueda está previsto en la norma.

Pagina Siete.