Bloqueos vecinales resisten gracias a líderes espontáneos

13

En los últimos días, vecinos de varias zonas de La Paz, en especial los más jóvenes, se han convertido en líderes espontáneos de la protesta para exigir el respeto al voto de los bolivianos. Se encargan de organizar los bloqueos, además dan ánimos a los otros para no abandonar la medida de presión.

Estos líderes espontáneos organizan los bloqueos a través de las redes sociales y los grupos de WhatsApp. Así definen las vías donde cortarán el tráfico vehicular y los horarios, además se envían alertas si están en riesgo o son amedrentados por los grupos de choque del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Ayer, pese a los actos violentos de los grupos de choque, decenas de vecinos optaron por instalar bloqueos en vías estratégicas de la zona Sur, Miraflores, Sopocachi y centro.

“Convocamos a los vecinos para salir a bloquear a las 6:00, es un horario ideal para cerrar la avenida. Más tarde ya es difícil”, dijo Abel Ordóñez, uno de los líderes vecinales que se encarga de mantener un bloqueo en las inmediaciones a la plaza Uyuni. En este sector, los manifestantes fueron amedrentados por los choferes ayer a las 7:00.

Ordóñez indicó que los militantes del MAS se trasladan de un punto a otro en minibuses. “Llegaron directamente para lanzarnos con piedras y rompieron el bloqueo en dos oportunidades, pero retomamos la medida”, agregó.

Álvaro Sierra, estudiante de Ingeniería de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), no se rinde y ayer cuidaba un bloqueo instalado cerca al Monoblock. Y así poco se encarga de mantener la medida de presión en este sector. “La organización no es de la carrera, tampoco de los dirigentes estudiantiles. Nos comunicamos por el celular para informar dónde nos reuniremos, mandamos previsiones para nuestra seguridad, incluso indicaciones para hacer máscaras antigás”, sostuvo.

Miguel M., otro de los estudiantes, dijo que crearon grupos de WhatsApp y sólo incluyen a “los amigos o jóvenes que participan de forma constante en las movilizaciones”. Se trata de una medida de precaución para evitar infiltrados en sus actividades. “Nos organizamos entre amigos de confianza y no nos movilizamos por nota, menos por dinero. Hacemos todo por convicción”, añadió.
Vecinos cuidan uno de los puntos de bloqueo.
Soyelgas / Página Siete

Los vecinos que cerraron el ingreso a Mallasa se retiraron del lugar luego de enterarse a través de las redes sociales del arribo de tres sectores afines al MAS, como campesinos, choferes y profesores rurales de Río Abajo. Estos grupos desbloquearon hasta la Av. Costanera y corretearon a la gente en la calle 17 de Obrajes.

En varios barrios de la zona Sur, ciudadanos toman el liderazgo y dirigen de forma pacífica los bloqueos. Uno de ellos es Daniel, un joven que es considerado un héroe por otros vecinos. “Es una victoria para la democracia, se hizo respetar el bloqueo en la 29 de Achumani”, comentó en un video. “No pertenecemos a ningún partido”, recalcó.

En el centro, los administrativos de la UMSA bloquearon la plaza del Estudiante, pero fueron reprimidos por un contingente policial. “Teníamos un acuerdo con los policías para protestar de manera pacífica, pero llegaron los de la UTOP y nos gasificaron”, dijo el secretario de conflictos de la STUMSA, Carlos Tapia.

¿Por qué líderes espontáneos se encargan de mantener el paro? o ¿por qué no hay una matriz que dirija la medida de presión? El rector de la UMSA y miembro del Comité Nacional de la Defensa de la Democracia (Conade), Waldo Albarracín, reconoció que los propios vecinos se organizan y autoconvocan para llevar adelante los puntos de bloqueos. “Más allá del trabajo de las juntas vecinales, surgieron organizaciones propias. La gente se autoorganiza. Son grupos que se reúnen, coordinan, tienen ciertas estrategias y toman sus propios recaudos hasta para protegerse. Con ellos también fuimos tomando contacto para que la movilización no sea neutralizada”, dijo.

El rector afirmó que piden a los vecinos no responder a los grupos de choque para evitar la represión de la Policía y el Gobierno. “Más bien son ellos los que provocan la violencia contratando delincuentes para que vayan a golpear a la gente. Pese a eso, no lograron su propósito de criminalizar nuestra protesta. Buscan mandar a la cárcel a la gente y así neutralizar nuestra movilización”, añadió.

Pagina Siete.