FmBolivia
Radio FmBolivia

Noemí quería una tablet para su hijo, pero fue envenenada

1.119

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Hace unos días, Noemí Q. C. había llamado a su expareja Valentín P. A. para pedirle que compre una tablet para que su hijo de nueve años pueda pasar las clases virtuales. Con la promesa de adquirir el equipo, el hombre la citó en el Multicine de la zona de Río Seco la ciudad de El Alto.

Noemí y su niño fueron al lugar con la idea y la ilusión de que el pequeño ya tendría un equipo tecnológico para pasar sus clases virtuales. Pero, en el lugar, el acusado, de 40 años, aprovechó la cita para asesinar a la mujer: la obligó a tomar un líquido con veneno.

“Él tenía que entregar a Noemí un aparato (tecnológico) para que su hijo pase clases”, dijo el fiscal de Delitos Contra la Vida, Favio Maldonado. Pero, según la autoridad, el acusado citó a la víctima con otro objetivo.

De acuerdo con el examen psicológico, el niño contó que el acusado entregó dinero (20 bolivianos para su pasaje) a su mamá; además, le dio una botella que aparentemente tenía agua y la obligó a beber el líquido. Si Noemí no hacía caso, el pequeño debía ingerir.

“El hombre habría dado una botella a la señora indicando que ella debía consumir”, informó Carlos Patzi, policía de la División de Homicidios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc).

Luego de consumir el líquido, la mujer sufrió malestar y comenzó a convulsionar. El niño vio cómo su mamá agonizaba. Noemí, de 34 años, fue trasladada al Hospital del Norte de El Alto, donde recibió atención médica.

La mujer ingresó al hospital aproximadamente a las 19:40. Fue trasladada a la sala de Emergencias por su hermana, un policía y un guardia de seguridad. Los tres contaron que la víctima estaba convulsionando dentro del Multicine.

En el hospital, Noemí entregó la botella que contenía un poco del líquido que consumió bajo presión de su expareja. La víctima además dijo al doctor: “Mi esposo me dio esto para beber y me ha envenenado”.

Pese a los esfuerzos de los médicos por salvar la vida de la joven madre, ella falleció.

Maldonado contó que Noemí aparentemente se separó de su expareja porque supuestamente fue víctima de violencia en 2015, por esa razón ella se alejó de él.

“Al parecer él no se hacía cargo del niño”, dijo Maldonado y aseguró que días antes, Noemí denunció al acusado porque no le daba las pensiones para la manutención del hijo de nueve años que tenían en común.

Según Maldonado, las cámaras del lugar también corroboran el testimonio de Noemí y del niño. La autoridad indicó que se ve cómo Valentín ingresa al centro con una botella aparentemente de agua.

“Hemos recabado las cámaras de seguridad y se ve que la última persona que estaba con Noemí sería el señor Valentín P., quien sería el autor y habría dado el compuesto químico”, agregó Patzi.

Según información de Unitel, Valentín es docente en Investigación Científica. Se sospecha que se valió de sus estudios para elaborar el líquido desconocido que provocó la muerte de la mamá de su hijo.

Maldonado comentó que la botella que la víctima entregó al médico contiene un líquido de unos 20 ml. “El mismo ya fue enviado al IDIF (Instituto de Investigaciones Forenses) para determinar qué sustancias contenía”, dijo. Indicó que esa sustancia tenía un alto PH, ya que “habría causado lesiones en el esófago de la víctima”.

Según la autopsia realizada por el IDIF, la causa de la muerte de Noemí fue por edema pulmonar (anoxia anóxica), obstrucción de vías aéreas por contenido gástrico y asfixia mecánica por broncoaspiración secundario a intoxicación por ingesta de sustancia química indeterminada.

En la actualidad, el denunciado es buscado por la Policía. En las últimas horas, los efectivos ya realizaron varios allanamientos. El niño está viviendo con las tías y con la abuela. Con este caso, el departamento de La Paz alcanza una treintena de feminicidios.

Cifras que duelen

Reporte La directora del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Nayra Padilla, dijo que la mayoría de las víctimas tenían entre 21 y 30 años.

Investigación De 173 casos de feminicidios, el 92% de los autores se creían dueños de la vida, el cuerpo y la integridad de la víctima, según un estudio que fue presentado recientemente por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa, por sus siglas en inglés) Bolivia.

Dolor Los datos -que fueron obtenidos en la revisión de los 173 procesos por feminicidio- establecen que los crímenes fueron perpetrados por el cónyuge y por el conviviente de la víctima. Es también importante señalar que en el resto de casos, el feminicidio fue cometido por excónyuges, exparejas o exenamorados.

“La expareja y principal acusado tenía que entregar a Noemí un aparato (tecnológico) para que su hijo pase clases”.

Favio Maldonado, fiscal de Delitos Contra la Vida, del Ministerio Público

“Mi esposo me dio este (líquido) para beber y me ha envenenado”.

Fueron las palabras de Noemí antes de morir, según contó el médico que la atendió en la sala de Emergencias del Hospital del Norte de El Alto

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas