Unodc plantea reactualizar estudio de consumo de coca

15

El representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) en Bolivia, Thierry Rostan, sostuvo que se debe reactualizar el estudio del consumo de coca y revisar la Ley 906, puesto que considera que se ha “inflado” esa norma que permite 22 mil hectáreas de cultivos.

“Hay una necesidad urgente de revisar la Ley 906 de la Coca, que ha sido ‘inflada’ justamente en los años anteriores y que no corresponde a la realidad del consumo del país. Esto está muy claro”, dijo Rostan en entrevista con Erbol.

La Ley General de la Coca (906), vigente desde 2017, permite el cultivo de 22 mil hectáreas de coca en Bolivia, a pesar de que el estudio realizado para medir el consumo tradicional de la hoja señaló que se requería 14.700 hectáreas.

El representante de la Unodc indicó que se requiere un estudio científico actualizado para determinar el número de hectáreas que se requieren para el consumo tradicional, ancestral, medicinal de la hoja de coca, puesto que la actual cifra de 22 mil hectáreas es sobrevalorada.

Estimó que por lo mínimo un 40 % de la superficie permitida corresponde a una coca excedentaria y no al consumo nacional, lo cual señaló que “es muy preocupante”.

“Hay que reactualizar absolutamente este estudio. Estamos conversando justamente con las autoridades, con el Gobierno de Bolivia, con la Unión Europea para reactualizar de forma neutral, imparcial, independiente y con mucho rigor este estudio”, afirmó.

Además del nuevo estudio, sostuvo que se debe trabajar también con el mundo agrícola para desarrollar otras alternativas socioeconómicas, que no sea solamente el monocultivo de la coca, tener mejores controles en las fronteras y que la cadena penal conduzca hasta una sentencia de los “peces gordos”.

Rostan hizo esas consideraciones a tiempo de referirse al Informe Monitoreo que presentó la Unodc, el cual señala que a 2019 se registran 25.500 hectáreas de coca, 10 % más que en 2018.

El funcionario atribuyó el incremento de cultivos a factores como los conflictos de octubre y noviembre de 2019, la reducción en la racionalización de cultivos, además de la “pérdida de relevancia” en el autocontrol de las organizaciones de productores de coca. Asimismo, alertó que desde los conflictos e incluso durante la pandemia se están adecuando lotes en varias regiones del país para el sembrado de coca.

OTROS ESTUDIOS

El funcionario señaló que, con el apoyo de la Unión Europea, se están realizando dos estudios muy importantes.

El primero, es el estudio de rendimiento de la hoja de coca por zonas de producción, que sería terminado en octubre o noviembre de este año.

El otro estudio es sobre el factor de conversión coca-cocaína, el cual se espera acabar antes de fin de año.

INFORME DE UNODC

El informe de Monitoreo de Cultivos de Coca de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, según su sigla en inglés), presentado este miércoles, registra a 2019 un incremento de 10 % de los cultivos de coca, respecto a la gestión 2018. Es decir, de las 23.100 hectáreas de coca en 2018 para el 2019 aumentó a 25.500 hectáreas.

De acuerdo con el Informe, las regiones de los Yungas de La Paz, el Trópico de Cochabamba (que incluye zonas productoras en Santa Cruz y Beni) y el Norte de La Paz representaron 64, 34 y 2 por ciento de las áreas cultivadas con coca en el país, respectivamente. Combinando el uso de imágenes de satélite con información recogida en trabajos de campo, la Unodc detectó un incremento en la superficie de cultivos de coca en las tres regiones productoras: En la región de los Yungas de La Paz se detectó un incremento de 9 por ciento hasta alcanzar 16.296 ha; en el Trópico de Cochabamba se registró una incremento del 13 por ciento hasta alcanzar 8.769 hectáreas; mientras, en la región del Norte de La Paz, la superficie cultivada se incrementó en 44 por ciento hasta alcanzar 468 ha de cultivo de coca.

El incremento más alto del cultivo de coca en los Yungas de La Paz se detectó en la provincia Sud Yungas, con 597 ha incrementadas, alcanzando las 10.374 ha de cultivos de coca en 2019. En el Trópico de Cochabamba, la provincia Carrasco registró un incremento de 720 ha de cultivos de coca, llegando a un total de 3.842 ha de cultivos de coca en 2019.

ÁREAS PROTEGIDAS

El informe también detectó la presencia de cultivos de coca en 6 de las 22 áreas protegidas a nivel nacional. En estas áreas, se identificó una superficie de 315 ha de cultivos de coca, las cuales se encuentran dentro de las tres regiones productoras. El parque nacional más afectado por el cultivo de la coca fue Madidi, seguido por Amboró, Apolobamba y Cotapata; el único parque nacional que registró un decremento fue Carrasco. Dentro de las áreas destinadas a regularizar el derecho de propiedad agraria para evitar nuevos asentamientos (áreas saneadas) al interior de los Parques Nacionales de Isiboro Sécure (Polígono 7) y Carrasco (al interior de la línea roja) se identificaron 1.843 ha de cultivos de coca.

Estas cifras reflejan los principales hallazgos del último Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca en Bolivia, realizado en el marco del Programa de Apoyo de la Unodc, financiado por la Unión Europea, para la Implementación del Plan de Acción de la Estrategia de Lucha contra el Narcotráfico y Reducción de Cultivos Excedentarios de Coca del Estado Plurinacional de Bolivia.

De acuerdo con los datos del gobierno, la cantidad de hoja de coca comercializada en los dos mercados autorizados (Villa Fátima en el departamento de La Paz y Sacaba en el departamento de Cochabamba) fue de 23.877 toneladas métricas en 2019. El 90 por ciento de la hoja de coca comercializada legalmente proviene del mercado de Villa Fátima, mientras el restante 10 por ciento del mercado de Sacaba. En 2019, el precio promedio ponderado de la hoja de coca en estos mercados autorizados fue de 12,5 dólares por kilogramo.

El Diario.