La venta ilegal de plasma sigue pese a advertencias y sanciones

14

Pese a las advertencias de querellas y sanciones, la venta ilegal de plasma hiperinmune se mantiene y -según denuncias- se comercializa desde 1.000 hasta los 10.000 bolivianos. La dirección del Banco de Sangre y Hematología del Ministerio de Salud indicó que personas inescrupulosas se aprovechan de la desesperación de la gente y anunció que reforzarán los controles y se trabajará con la Policía.

“La donación de sangre es voluntaria, altruista y no remunerada”, dijo el jefe de la dirección del Banco de Sangre y Hematología del Ministerio de Salud, Ignacio Alurralde. Según la autoridad, esta condición es mundial, pero ante la desesperación de las familias se vieron casos de personas que donan plasma y luego piden un pago por esta acción.

Alurralde lamentó que continúe la venta ilegal de plasma. “Estos son momentos que la gente aprovecha para hacer un negocio de todo esto. A nivel del Ministerio de Salud sacamos que es un delito cobrar por la donación y que está penado por el Código Penal”, aseguró.

La autoridad afirmó que cuando hay presión social y aparecen incentivos se echa a perder un sistema basado en una filosofía voluntaria. “Cuando empiezan a ofertar bonos y premios, el programa de sangre pierde la concepción”, sostuvo. Explicó que Salud no hizo una injerencia al respecto, pero en un momento dado las familias ya comenzaron a decir: “los donantes están cobrando afuera”. Ante esa situación se emitieron comunicados respecto a la prohibición de la venta ilegal de plasma.

La anterior semana, el Ministerio de Salud comunicó que se detectó a personas inescrupulosas que vendían plasma y oxígeno medicinal, además se constituirá en parte querellante contra los autores de este ilícito.

El Programa Nacional de Sangre se encarga de planificar, normar y regular el tema de las donaciones. “Escribimos el protocolo, los mecanismos y la parte administrativa”, sostuvo. Según el registro oficial, hasta la semana anterior más de 2.000 personas donaron plasma.

El diputado Amílcar Barral contó que se vio obligado a comprar plasma cuando se encontraba delicado de salud por Covid-19. El legislador lamentó que nadie se encarga de luchar contra el negocio ilícito.

“Lamentablemente hay tráfico de venta de plasma, se comercializa desde 1.000 bolivianos hasta 10.000. Nadie está controlando”, sostuvo y contó que él se vio obligado a comprar plasma.

Carla Seifert, representante y voluntaria de “Cada gota cuenta” -una página de Facebook que cuenta con un registro que ayuda a las familias a conseguir un donante de plasma para un ser querido enfermo por la Covid-19- contó que en muchas situaciones, para hacer la donación, los pacientes recuperados viajan y en uno de los casos una persona pidió dinero a la familia. “Dijeron que tenían que pagarle por su plasma porque le costó recuperarse”, recordó la joven.

Seifert contó también que conoció sobre casos de donantes que querían pedir desde 2.000 bolivianos hasta 1.300 dólares. “La gente en su desesperación de salvar a su ser querido paga. Eso no es bueno”, lamentó.

En su trabajo como voluntaria y de mediación entre donantes y familias que requieren ayuda, la joven profesional escuchó a personas que podían donar plasma, pero preguntaban: “¿me van a pagar?”. “Esas personas son descartadas (del registro)”, indicó Seifert y explicó que pese a estos inconvenientes sí se puede encontrar personas solidarias y que no busquen un beneficio económico.

En la tarea de buscar plasma para las familias, la líder de la página “Cada gota cuenta” se contactó con otros grupos que realizan la misma tarea. Como varias veces, las solicitudes son las mismas en varios grupos, los voluntarios se reparten las labores para no repetir el trabajo.

Los requisitos

Registro Hasta hace dos semanas, el número de donadores en Bolivia llegó a 2.000. “Mucha gente pasó la enfermedad y venció la Covid-19, entonces lo que hacemos es achicar las altas. Se tomó en cuenta que después del día 22 el virus ya no es un peligro”, dijo el jefe del Banco de Sangre y Hematología del Ministerio de Salud, Ignacio Alurralde.
Requisitos “Ahora tomamos en cuenta la parte clínica y el tiempo”. Se solicita por lo menos una prueba de PCR y/o una de Elisa. El estudio debe reflejar que la inmunoglobulina G esté elevada y la inmunoglobulina M sea negativa.

Pagina Siete.