Indígenas son afectados por actividades mineras

3

En medio de esta emergencia mundial de la pandemia de coronavirus (Covid-19) hay actividades que no se detienen y que están ligadas a daños en el medioambiente e impactos sociales, una de ellas es la minería. En Bolivia, pese a la cuarentena y otras medidas de contención, empresas extranjeras llevan adelante operaciones auríferas en ríos de los que dependen muchos pueblos indígenas.

Las empresas mineras que operan en las regiones altas de La Paz y Beni durante este tiempo de pandemia continúan trabajando y generando impactos directos sobre los pueblos indígenas que viven en las orillas de los ríos, como los Lecos, Mosetenes, Chimanes, Tacanas y Uchupiamonas.

“Son empresas chinas y colombianas que están afectando con altos grados de contaminación de mercurio en los ríos y pese a que desde el gobierno se dispuso la cuarentena y luego otras medidas contra el coronavirus, éstas no han frenado estas actividades extractivas que aquejan a nuestros territorios”, dijo en entrevista con ANF el líder indígena de la Amazonia, Alex Villca.

De acuerdo al boletín “Monitoreando nuestros territorios”, del Centro de Documentación e Información Bolivia, una de las regiones más golpeadas por la minería aurífera legal e ilegal, antes y durante la pandemia de Covid-19, son los municipios de Teoponte, Guanay, Tipuani, Mapiri, Apolo y San Buenaventura en La Paz y Rurrenabaque en Beni.

Durante esta cuarentena, estas empresas no han parado y siguen operando, dejando los residuos de mercurio y otros elementos en los ríos, de donde los indígenas se abasteces, pescan y viven.

Pagina Siete.