Población participó del apagado de luces

9

La actividad se inició a las 20:00 hora en la plaza del Bicentenario de la sede de gobierno, donde la presencia de estudiantes, grupos de activistas y la ciudadanía participó, exhortando a la población que debemos cuidar el medio ambiente, en un acto simbólico y por unos minutos concientizó a los habitantes para cuidar el medio ambiente.

Una de las organizadoras de la actividad Fabiana Peláez, representante de la Fundación Canario, señaló que al margen del apagado de luces, las personas se unan en la concientización, en el cuidado del medio ambiente, siendo que en este año, se ha llevado el lema de “Reduce el impacto de sus actividades cambiando mis hábitos”.

“En este tema de la concientización nosotros tenemos cinco sectores como el uso eficiente de la energía, plantando y cuidando árboles, cuidando el agua, reducir, y reciclar y cambiando mi forma de transporte, por lo que a partir de estos temas, podremos reducir nuestras huellas, pero además para reforzar los mismos, hemos tenido ferias en varios sectores, donde hemos podido dar una mayor información a las personas, mediante instancias como las Universidades, grupo de voluntarios, asociaciones y otras organizaciones”, explicó Peláez.

COMO REDUCIR SU HUELLA

Para la representante de Fundación Canario, existen varias formas de cuidar el medio ambiente como y reducir de esta manera su huella es cuidando el agua, tomando duchas más cortas, utilizando el agua de la lavadora para otras actividades, no usar bolsas de plástico, cambiando la forma de transporte y utilizar un vehículo solo en casos necesarios entre otros.

Para Fabiana Peláez, el sector que más contamina el medio ambiente en todas las ciudades es el sistema del transporte público de vehículos tanto público como los privados, llegando a un 90 por ciento de las emisiones del gas y de carbono provienen del parque automotor.

De la misma forma en todo el país también se tomó esta actitud, además de ahorrar energía pretendiendo contribuir a la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, producidos por la generación de electricidad.

Desde el año 2007, Bolivia se unió a esta iniciativa mundial que es organizada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), una de las mayores organizaciones conservacionistas del mundo.

“Todos hemos apagado las luces y desenchufado los aparatos electrónicos, los que no sean de emergencia, para mostrar al mundo que Bolivia está preocupada y busca acciones concretas contra los efectos del cambio climático”, manifestó Peláez.

Se conoce como datos que en el apagón de 2018 se logró dejar de emitir 50 toneladas de gases de efecto invernadero, por lo que exhortó a todos los ciudadanos a tomar conciencia y comenzar a utilizar de mejor manera los recursos a su disposición.

El Diario.