Argentina asegura que pilotos apagaron el radar y que cargaron droga en otro país

89

El jefe de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) de Argentina, José Glinski, dijo que tiene “la certeza” que el cargamento de cocaína “no fue introducido dentro del avión” en el aeropuerto de Salta, sino que aterrizó de manera clandestina “en algún otro país de Latinoamerica”, donde subió el cargamento para luego llevarlo a México, donde fue confiscado.

“Hay algunas líneas de investigación que señalan que habría bajado en algún otro lado de América Latina, lo que lo convirtió en un vuelo irregular”, aseguró la autoridad a Clarín.

La madrugada del martes los pilotos bolivianos Aldo López Matienzo y Miguel Ángel Blásquez Vallejos fueron interceptados por la Fuerza Aérea Mexicana; al aterrizar se descubrió que llegaban a esa nación con una tonelada de cocaína en 32 paquetes.

Glinski informó además que apagaron el “transpoter” (un dispositivo) del avión para hacer esta parada ilegal y no ser detectados. Acotó que en Salta, Argentina, los agentes registraron hasta con perros antidroga el jet y no encontraron ningún rastro de alguna sustancia ilícita.

El “transpoter” es un aparato que emite señales a las torres de control para que se sepa cuál es la ubicación y ruta de las aeronaves. Este radar “dejó de funcionar, se perdió su rastro. Bajó en algún lugar y volvió a despegar. Eso hizo que llame la atención de las autoridades mexicanas y por eso lo interceptaron y lo hicieron aterrizar”, dijo la autoridad.

Esta irregularidad fue captada por el Sistema Integral de Vigilancia Aérea de México, quien procedió a informarlo para que intercepten el avión. La aeronave modelo Gulfstream GLF 3, con placa estadounidense N18ZL, fue obligada a aterrizar en el aeropuerto de Mahahual, estado de Quintana Roo.

De acuerdo con la información que proporcionaron a Glinski, los pilotos, al momento de ser detenidos, afirmaron a los investigadores mexicanos que llegaban de Salta para buscar a dos pasajeros. Sin embargo, “los nombres que dieron los tripulantes los chequeamos y eran apócrifos, es decir, no existían”, señaló el funcionario de la PSA.

El Gulfstream GLF 3 estaba pilotado por Matienzo, de 51 años, y Blásquez, de 43 años, era el copiloto. López, según planillas de Boliviana de Aviación (BOA) de 2016 y 2017, a las que tuvo acceso Página Siete, trabajó en esta aerolínea. Blásquez ejerció su profesión en Amaszonas, de acuerdo a fotografías que fueron proporcionadas a este medio.

La aeronave GLF3 tenía como destino la isla de San Miguel de Cozumel. Antes de partir de Salta, fue revisada por la PSA, la Aduana y Sanidad de Fronteras y no se encontró nada.

Resaltó que este movimiento de droga pudo ser obra de narcotraficantes que operan a nivel internacional. “Este tipo de procedimientos son muy grandes, no hubo mula, no hubo eslabones finos de la cadena de narcotráfico, sino que estamos hablando de grandes narcos que operan a nivel global”, remarcó el funcionario de la PSA.

Los 32 paquetes confiscados contenían casi una tonelada de cocaína, valuada en 224.640.000 pesos mexicanos, equivalentes a 12.014.645 dólares americanos.

Los ciudadanos bolivianos estuvieron en Salta por unas 10 horas antes de partir a México, donde fueron detenidos. Desde este país no se tiene más información sobre su situación legal y si declararon ante las autoridades antidroga.

La ruta del jet

Capacidad El avión Gulfstream puede albergar a tres tripulantes y 19 pasajeros.
Ruta La aeronave llegó el lunes al aeropuerto de Salta con los dos pilotos y partió el mismo día a las 19:00 solo con los dos tripulantes a bordo.
Carga Las autoridades argentinas corroboraron que el avión cargó combustible en Salta. Sospechan que fue una maniobra de simulación.
Plan estratégico La captación de este jet fue en el marco del Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 del Gobierno mexicano.

Fiscalía de Bolivia abre una investigación contra los dos pilotos

El Ministerio Público abrió una investigación de oficio contra los dos pilotos cruceños Aldo López Matienzo y Miguel Ángel Blásquez Vallejos, que fueron aprehendidos en México con un cargamento de casi una tonelada de droga. El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, declaró que indagan para ver si estas personas tenían relación con alguna red de narcotraficantes.

“El Ministerio Público lleva adelante una investigación de manera coordinada para establecer si (los pilotos) tienen vinculación con algún grupo de traficantes dentro del país”, afirmó Lanchipa. Acotó que la Policía investiga si alguno de los dos tripulantes tiene antecedentes delictivos dentro del país.

El viceministro de Régimen Interior y Policía, Daniel Humérez, afirmó que los dos ciudadanos bolivianos serán procesados en primera instancia por el Estado mexicano y posteriormente por Bolivia. “Se considera que si son de origen boliviano, tiene que haber alguna correlación con referencia a que el producto del ilícito tendría que ser de origen boliviano, esa es una presunción”, resaltó.

Confirmación de BOA

Respecto a los antecedentes de los pilotos que Página Siete pudo evidenciar que Aldo López Matienzo trabajó en Boliviana de Aviación (BOA) al menos hasta 2017, la aerolínea emitió un comunicado en el que confirmó que el aviador ejerció funciones en esta empresa en la gestión del exgerente de esta institución Ronald Casso.

“Este piloto fue contratado de manera irregular, sin cumplir lo estipulado en los manuales de la institución. Esta irregularidad forma parte de la acción legal iniciada este miércoles en Cochabamba por el actual gerente de BOA (Juan Carlos Ossio) contra la anterior administración que generó un perjuicio económico de cinco millones de dólares”, afirmó BOA en su comunicado.

López trabajó desde mayo de 2017 hasta abril de 2019, renunció por motivos personales, señala el comunicado de BOA que fue enviado a los medios de comunicación la tarde de ayer.

Pagina Siete.