Pobladores exigen pronta salida al problema político

1

Vecinos, gremialistas y maestros demandan pronta solución a los conflictos políticos que paraliza actividades en la zona Sur, donde una gran cantidad de personas de esta urbe alteña suele trasladarse a cumplir sus actividades.

Las imágenes que son compartidas en redes sociales, son en algunos casos mucho más fuertes que aquellas que son transmitidas en los medios de comunicación, aspecto que genera no solo debate entre los vecinos, sino la posibilidad de elegir por “quien dice la verdad” y “hasta cuando se logrará solucionar el conflicto”.

“Es el colmo, cómo desde el Gobierno se apoya este tipo de enfrentamiento, ayer nos dio pena de la gente que vive en La Paz, porque todo el día se han escuchado las detonaciones de dinamitas, mis nietos que están en colegios del centro, por suerte han tenido que suspender las clases, porque estaban de miedo, los chicos ya no quieren ir a clases, porque los mineros, sin compasión lanzaban sus dinamitas, sin un poco de humanidad, destrozando los oídos y generando temor. Al parecer así quiere gobernar este Presidente a bala y dinamita, porque solo falta que saquen a los militares que están ciegamente apoyándolo, sin darse cuenta que la democracia siempre continúa, no muere con un candidato, ni con un Presidente. La democracia superó dictadores y traidores, porque no superar esta fase más”, manifestó Susana Mayta comerciante de la 16 de Julio, quien lamentó que a diferencia de octubre 2003, sea su hija y sus nietos quienes viven en La Paz, los que deban pasar las penurias de no poder transitar y de ver enfrentamientos todos los días, desde el fin de semana.

En tanto, Marco Condori, chofer de interciudad quien solía realizar recorridos entre ambas ciudades, dio a conocer que su actividad tuvo que ser modificada y ver la posibilidad de “maletear” solo en la Ceja, ante los conflictos registrados en la sede de Gobierno.

“Ya no estamos trabajando en La Paz, porque es un problema, si bien la pasada semana podíamos llegar hasta el centro o próximos a nuestra parada, que era casi el límite entre La Paz y la zona Sur, desde el lunes no llegamos ni al centro de la ciudad porque diariamente hay marchas, de uno u otro lado, ayer estaban los mineros, ahora los funcionarios y siguen los mineros, no sabemos cuándo se calmara esta situación que nos perjudica, pero preferimos trabajar en un solo lado y no buscar enfrentamientos, porque eso solo favorece a los políticos y personalmente jamás trabaje para ellos”, explicó.

En tanto, las líneas como 222 y 228 que circulan entre ambas ciudades, al salir de sus paradas que están ubicadas en la sede de Gobierno, solo realizan vueltas en U, para prestar servicio cortos o los denominados trameajes, como resultado de los conflictos políticos que se concentran en un 90% sobre todo en la sede de Gobierno, mientras que en El Alto, solo en los puntos límites, como es el Faro Murillo, o las Naciones Unidas son vías donde suelen concentrarse sectores para marchas hacia la ciudad de La Paz.

Mientras los conflictos se mantienen en La Paz, sectores como el comercio, choferes y sectores profesionales quedan perjudicados por la vulneración del parágrafo 16 del artículo 172 en la Constitución Política del Estado (CPE), referido a la “preservación de la seguridad y la defensa del Estado”.

El Diario.