El Canciller boliviano pide “respeto a EEUU” y dice que su informe sobre la crisis del 2019 no tiene ningún valor

Gobierno de los Estados Unidos y afirmó que el reporte que el Departamento de Estado de esa nación emitió sobre las anuladas elecciones generales de 2019 no tiene “ningún valor” y que constituye un acto de “impertinencia”.

“Nosotros respetamos y exigimos respeto”, expresó tajante el ministro boliviano durante una conferencia de prensa realizada en la Cancillería del Estado, en La Paz.

Mayta señaló que el reporte del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que avala el informe que emitió la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las elecciones generales de 2019 y que supuestamente detectó “irregularidades graves” que imposibilitaron su validación, constituye un acto “arbitrio” de una nación que actúa creyendo ser una “superpotencia”.

El documento enviado al Congreso de los EEUU, de acuerdo con una publicación de Unitel, valida los resultados de las auditorías aplicadas al proceso electoral de 2019, específicamente dos: una interna, elaborada por la empresa Ethical Hacking que había sido contratada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), y la segunda referida al trabajo hecho por los expertos de la Organización de Estados Americanos.

Asimismo, expresa su solidaridad con las víctimas de los hechos registrados en la crisis y urgió a que Bolivia implemente las recomendaciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Ese informe preliminar de la OEA agravó una ola de protestas en el país que llevaron al entonces presidente del Estado, Evo Morales, a renunciar, luego, además, de la sugerencia de las Fuerzas Armadas y un motín policial.

Mayta señaló que “el documento” del Departamento de los Estados Unidos “no tiene ningún valor para Bolivia y el mundo” porque es parte de la dinámica que tiene esa nación de “actuar de forma arbitraria” por lo que no merece “emitir mayor criterio”.

“Ese reporte no cambia nada”, afirmó Mayta, a momento de enfatizar que desde el 2019 se realizaron diversos informes que desmintieron los hallazgos de la OEA.

Como ejemplo, citó el trabajo de especialistas del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) que en 2020 establecieron que “no encontraron ninguna razón para sospechar fraude” en los comicios bolivianos de 2019.

Pero al margen de esos hechos, el canciller acentuó que es “inapropiado que autoridades de otros países, como de los Estados Unidos, se pongan a debatir” asuntos de otras naciones.

“Nosotros, como regla, respetamos que las naciones resuelvan sus cuestiones internas, hay cosas que hierren nuestra sensibilidad humana y nos preocupa, no obstante, de que podemos tener criterios, no los hacemos públicos”, sostuvo.

El Ministro, finalmente, opinó que es probable que el reporte “tenga algún valor” para quienes tienen “mentalidad colonial” y piensan que al Gobierno de los Estados Unidos “debe ser visto de abajo para arriba”.

Políticos opositores, como los expresidentes Jorge Quiroga Ramírez y Carlos Mesa y la exmandataria de facto Jeanine Añez, destaran el informe de Washington.
OxigenoBo

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más