Militares prendieron fuego a 25 vehículos

5

En un punto de los 861 kilómetros de frontera que Bolivia comparte con Chile se encuentra el salar de Coipasa. Ahí, a 3657 metros sobre el nivel del mar (msnm), la lucha contra el contrabando enfrenta su punto más álgido a tal punto que en los últimos cuatro días, los militares bolivianos tuvieron que quemar 25 de vehículos con la mercadería ilegal que transportaban porque lo traficantes se organizaron y los atacaron.

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, el coronel Gonzalo Rodríguez, en conversación telefónica con El Deber, dice que los puntos fronterizos de Coipasa, Huayllas y Panavinto (todos en Oruro), habían sido “durante mucho tiempo vulnerables”. “Por ahí, se organizan (los contrabandistas) y en caravanas de camiones entran a toda velocidad a Bolivia”.

Ahora en Huayllas hay un puesto militar avanzado y la presencia de las Fuerzas Armadas en la zona ha caldeado la zona. El viceministro hace cronología de los últimos cuatro días (de miércoles a sábado) solo para ‘dibujar’ la tensión que se registra allí.

El pasado miércoles los agentes de las FFAA se agarraron a tiros con los contrabandistas luego de que interceptaran una columna de 60 camiones que ingresaba a Bolivia con mercadería de contrabando. “Detienen dos vehículos, hieren de bala a un contrabandista, (los demás) al ver que en la intervención había harta gente (militares), retornan a Chile”, relata Rodríguez.

Para el viernes los traficantes se habían reorganizado. Cuando una caravana de 20 motorizados se aprestaba a ingresar al país, obviamente sin pasar el control aduanero, los militares estaban listos para actuar. Ahí fue cuando se registró una refriega que terminó con 19 vehículos incinerados.

No hubo otra alternativa más que prenderle fuego a lo incautado, agrega el viceministro, porque los traficantes cuando vieron que los camiones ardían recién dieron marcha atrás y aprovechando el extenso salar de Coipasa, como la porosa frontera, se internaron en Chile. (El Deber Digital)

El Diario.