FmBolivia
Radio FmBolivia

De las rosas al infierno, la historia del feminicidio de Betzabé Mara

122

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Los ramos de rosas que llegaron el pasado 26 de agosto a la casa de Betzabé Mara Alacia Z, en el barrio de Quillacollo (Cochabamba), no fueron recibidos con la misma alegría y emoción. La joven -que meses antes ilusionada recibía las flores que le regalaba su enamorado, el exteniente de la Policía Adán Boris Mina, ya no está en su hogar. La anterior semana, las flores que llevaron vecinos y amigos llegaron a las manos de sus familiares, quienes entre lágrimas las acomodaban alrededor del féretro de la joven víctima de feminicidio.

Betzabé era el tesoro más preciado de sus padres, era la menor de dos hermanos. Tenía 24 años, tenía sueños y planes, pero un día salió de casa y nunca más volvió. Su familia la buscó por 12 días, 12 días que se convirtieron en un infierno. El desenlace fue peor. La joven fue asesinada cruelmente por su enamorado, un exteniente de Policía, el que le regalaba flores se convirtió en su verdugo, en su asesino.

Betzabé conoció a Adán, porque además de ser un vecino -ya que vivía a tres cuadras de su casa- era hijo de una paisana de Tapacarí, el pueblo de origen de su familia, contó la prima de la joven.

La familiar no sabe cómo se inicio la amistad entre Betzabé y Adán. Directamente se enteró que la pareja comenzó a enamorar desde hace dos meses. “Ella vino a mi casa y nos contó que él le regalaba flores, rosas, chocolates, que le llevaba helados, que iban a comer, que iban a pasear, que iban a bailar y a compartir”, contó a Página Siete la prima de la víctima –que prefirió guardar su nombre-.

La prima conocía a la familia de Adán y le advirtió a la joven que no estaba de acuerdo con esa relación. “Él era mayor por 10 años. Hasta le hemos dicho que tenga cuidado porque quizás estaba casado”, dijo.

En ese momento, Betty –como cariñosamente llamaban a Betzabé en casa- defendió al exteniente de Policía y en una ocasión dijo que él no tenía pareja y que estaba separado desde hace años. “Aunque aceptó que sí tenía un hijito, pero que le había dicho a ella que estaba muy enamorado de ella y por eso quería formalizar su relación”, aseguró la familiar.

Para mostrar su interés en la relación, Adán acudió a la casa de la joven para “pedir permiso” a sus padres y así salir con ella. “Mi prima estaba emocionada”, dijo.

Pese a las visitas, la prima de la joven no tenía mucha confianza en Adán. “Le dije que tenga cuidado y que piense bien, porque ese tipo no me caía”, dijo e indicó que toda su familia se opuso a su relación.

Ella no supo si la pareja terminó antes del crimen. Pero, el pasado 11 de agosto, cerca de las 15:00, Betzabé, esa joven alegre y llena de vida que había empezado a estudiar Administración de Empresas, recibió una llamada de Adán. “Él le dijo que estaba bien borracho y que si (ella) no iba donde él estaba, se iba a matar y si pasaba algo, sería su culpa”, recordó la prima.

Ante esa amenaza, Betzabé salió temerosa de su casa. “No Betty, no vayas ¿para qué vas a ir?”, le dijo su madre, pero la joven no la escuchó y fue en busca del exteniente de Policía. Desde ese día no retornó más a su hogar. Ahí comenzó el calvario de la familia.

Antecedentes de violencia

Betty no era la única víctima del exteniente. Según las investigaciones del Colectivo Mujeres de Fuego, él ya había agredido a su expareja y la violencia fue la razón por la que se separó de su esposa.

De acuerdo con la fundadora del colectivo, Ángela Nogales, él ya tuvo denuncias de violencia desde 2010 y en 2018 tuvo otro proceso por tentativa de feminicidio, pero la víctima decidió conciliar por temor a más ataques.

“Nosotros hemos hablado con la expareja y nos ha dicho que si ella no conciliaba, tal vez ella hubiese sido la muerta. Concilió con la condición de que (el expolicía) la deje en paz y se vaya a otro departamento”, contó Nogales.

Sobre el exteniente Adán Boris no sólo pesan denuncias por violencia, suma en su prontuario el delito de extorsión. La demanda está registrada en la Dirección Departamental de Investigación Interna (Didipi) de la Policía de Sucre. “Como él trabajaba en la cárcel de San Roque, había extorsionado a los presos”, contó a Página Siete un excompañero de trabajo del exuniformado.

Se conoció que cuando trabaja en la institución del verde olivo estafó a sus mismos camaradas, según sus excompañeros. “Aparentemente ofrecía autos chutos y sólo pedía dinero, pero no les daba los vehículos”, dijo uno de los uniformados que pidió guardar su nombre en reserva.

Y fue “en un vehículo chuto en el que aparentemente” él trasladó el cuerpo de Betzabé luego de asesinarla con un disparo en la cabeza. Llevó el cadáver de la joven a un terreno baldío de la zona La Maica, donde incineró el cuerpo con gasolina, según investigaciones policiales y de acuerdo con el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), el coronel Rubén Lobatón.

Según la Fiscalía, Betzabé es la víctima número 79 de los 83 casos que se reportaron en el país desde el 1 de enero hasta el 26 de agosto. El departamento de La Paz registra 30 casos. Le siguen Santa Cruz con 13, Cochabamba con 12, Oruro con 11, Beni con seis, Potosí con cuatro, Chuquisaca con tres, Pando con dos y Tarija con dos.

El día de la tragedia

Según las investigaciones policiales, el día que Betzabé fue al encuentro del exteniente policial, ella intercambió mensajes por WhatsApp con su amiga. A ella le contó que “pilló (al exuniformado) hablando con otra, que él lloraba y que no la dejaba irse”. Después de un buen rato, volvió a escribir indicando que había un arma de fuego. En el último mensaje –que fue enviado a las 20:57- la joven decía: “(estoy) en la casa de Boris y no deja que me vaya”.

El director de la Felcv dijo que luego de conocer la denuncia, se activó la búsqueda de la joven. Según investigaciones policiales, luego de matar a la joven y quemar el cuerpo, él retornó a su domicilio y volvió a trabajar a la Estación Policial Integral (EPI) de Cochabamba, donde prestaba servicios.

Ese día -dos días después de la pérdida- la madre de Betty llamó al exuniformado, quien les dijo que no sabía nada. “Tráeme a mi hija, por favor”, le suplicó la mujer. Luego de esa conversación, él visitó la casa de Betty. “Estaba con uniforme y montado en la moto de la Policía”, recordó la prima. Luego de súplicas de la familia de la joven, Adán dijo que ella se encontraba en un alojamiento y que la llevaría en una hora a su hogar.

La familia creyó que en él, pero lastimosamente él no retornó. Lobatón aseguró que ese día devolvió la moto policial y no se presentó más a su trabajo.

El director de la Felcv indicó que aparentemente el expolicía “tenía (relación con) varias mujeres”, porque de acuerdo con las investigaciones, los días después del asesinato de Betty, él se fue con otra de sus enamoradas y hasta durmió en su casa. Además, él bebió con ella y con la hermana de su pareja.

Mientras tanto, durante los 12 días, la familia de Betzabé vivía en medio de la desesperación y la tristeza. Sin comer y dormir, sus padres, hermanos y primas, entre otros familiares, recorrían hasta altas horas de la noche las calles de Quillacollo en busca de la joven.

La mamá de Betty ya no podía más con la incertidumbre por saber dónde estaba su hija. En varios ocasiones se desmayó y su voz se cortaba cuando desesperaba acudía a los medios de comunicación para pedir ayuda y denunciar que su hija estaba desaparecida. Aunque presentía lo peor, guardaba la esperanza de volver a abrazar a su niña, a su compañera.

El expolicía decidió huir y recibió ayuda de su hermano y su cuñada. Como no tenía mucho dinero, el entonces uniformado fue capturado en un alojamiento de la ciudad de Montero (Santa Cruz). “Tenía planes de escapar a Brasil”, dijo Lobatón.

Horas después de la captura, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, indicó que en este caso hay dos o tres policías que encubrieron al teniente. Pero, los investigadores siguen tras ellos.

Adán se sometió a un procedimiento abreviado y se declaró “culpable del caso de feminicidio”. Por lo que la jueza de Sipe Sipe le dio 30 años de prisión sin derecho a indulto en el penal de El Abra de Cochabamba. Fue dado de baja de las filas del verde olivo. Su hermano y su cuñada fueron condenados a dos años de prisión por encubrimiento. Ambos pueden salir libres con el perdón judicial si no tienen antecedentes.

Nada da consuelo a los padres de Betty. Primero vivieron un tormento cuando la joven desapareció y hoy lloran por la forma tan cruel como fue asesinada su única hija, ya que sólo se encontró un cuerpo siniestrado e incompleto.

Hoy las flores ya no dan alegría a Betzabé, hoy los arreglos florales la acompañan en su última morada en el cementerio de Quillacollo.

Llajta: de 1.984 denuncias por violencia, 38 son contra policías

En el primer semestre de este año, el departamento de Cochabamba registró 1.984 denuncias de violencia, de este número 38 se presentaron contra policías, según un reporte de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv).

El director de la Felcv de Cochabamba, coronel Rubén Lobatón, dijo a Página Siete que su oficina realizó una estadística sobre las profesiones de los agresores e identificó que en el primer semestre gran parte de los denunciados son choferes con 332 casos. Le siguen los albañiles con 282 denuncias.

Después se encuentran los que tienen otros empleos, como los que trabajan en negocios, con 204. Les siguen los agricultores con 134, los estudiantes con 130, los comerciantes con 114, los que se dedican a labores independientes con 49 y los obreros con 48. “Y los policías tienen 32 denuncias”, indicó la autoridad policial. Aseguró que también se reportaron acusados que trabajan como mecánicos, abogados, carpinteros, pintores y alcaldes.

Lobatón coincidió con la coordinadora nacional y abogada del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres, Mercedes Cortéz, quien sostuvo que “no hay que satanizar a los uniformados”.

“No se trata (de decir) que porque son policías son más agresivos”, indicó y aseguró que la violencia no tiene una profesión, sino que la violencia está enraizada en todos los ámbitos y los gremios.

Pero, la fundadora del Colectivo Mujeres de Fuego, Ángela Nogales, aseguró que no llegan muchas denuncias contra uniformados a las instancias policiales “porque se socapan entre ellos”.

Policía en la mira

En las últimas dos semanas al menos siete policías fueron implicados en cinco casos de feminicidios y otros hechos violentos. En algunos de estos casos no sólo se informó sobre la participación de los uniformados como autores, sino también como encubridores para garantizar la impunidad de sus camaradas.

Las autoridades de la Policía y el Gobierno lamentaron que de esta forma se manche la imagen de la institución; aunque el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, resaltó que la formación policial puede desencadenar acciones violentas y abusivas en algunas personas.

“Estos problemas psicológicos pueden despertar o acrecentarse en el proceso de su carrera por el uso del poder, por el uso del arma, por las preparaciones que van recibiendo los policías”, dijo Murillo ante la prensa.

Uno de los casos que causó más conmoción fue el feminicidio de Betsabé Mara, ocurrido el 11 de agosto a manos de su pareja, el teniente Adán Boris Mina.

Las investigaciones evidenciaron que el policía, de 34 años, disparó, después quemó y cercenó el cuerpo de la víctima, de 24 años. El criminal ya fue condenado a 30 años de cárcel.

El 19 de agosto, en la ciudad de Oruro, a pocas cuadras de la plaza principal, una madre y su hija (de 78 y 60 años, respectivamente) fueron violadas y asesinadas, señaló el fiscal asignado al caso, Alexander Casanova.

Uno de los dos autores, ambos a la fecha fueron capturados, fue identificado como Julián H.A. un efectivo policial que se encontraba de vacaciones.

El 21 de agosto, nuevamente un policía identificado como David T.A., de 36 años, fue aprehendido en Santa Cruz después de que golpeara y amenazara de muerte a su exconcubina, a quien ya había agredido anteriormente. Por ello, lo encarcelaron de forma preventiva.

Página Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas