Periodista con Covid-19 que denunció que le cortaron el oxígeno muere en Quillacollo

33

Fortunato Fernández reclamó por los malos tratos dentro del centro médico donde pasó sus últimos instantes.

El periodista de la radio Kancha Parlaspa, de Cochabamba, Fortunato Fernández, falleció el martes con coronavirus. Denunció malos tratos en el centro médico Benigno Sánchez del municipio de Quillacollo, donde fue atendido y perdió la vida.

Fernández falleció a causa del coronavirus y denunció falta de atención a los pacientes e incluso que lo desconectaron “por casi cinco horas” del tubo de oxígeno que lo mantenía con vida, según dijo.

El reportero del medio cochabambino denunció mediante audios que él mismo grabó los malos tratos dentro del centro médico donde pasó sus últimos instantes de vida.

En uno de ellos reveló que le quitaron casi por cinco horas el oxígeno. «Nos les dio la gana de reconectarlo pese a mi desesperación y sufrimiento, debido a las denuncias contra una rosca en el centro de salud de Villa María que maltratan a los pacientes con Covid-19”.

Contó, además, que se encontraba en el “(sanatorio) Benigno Sánchez junto a tres pacientes contagiados. Estamos en un cuartucho de tres por cuatro en condiciones lamentables. En mi caso, estoy en una camilla improvisada a la espera de mis exámenes al igual que las otras tres personas”.

Al principio, Fernández fue atendido en el centro de salud Villa María y luego trasladado al Hospital Benigno Sánchez, de la zona de Quillacollo. Acusó a los galenos de aquel nosocomio de pertenecer a una “rosca”.

En representación de la prensa de Quillacollo, la reportera Lady Santos se solidarizó con la familia de Fernández. Denunció además el gremio no cuenta con indumentaria de bioseguridad ni un seguro de salud para ser atendido.

“Nosotros como colegas de la prensa nos solidarizamos con la familia por esta terrible pérdida después de todo lo que estamos viviendo como periodistas, sin tener un sueldo nosotros somos prácticamente productores independientes. No contamos con seguros de salud, no contamos con otros servicios, los mamelucos corren por nuestra cuenta”, denunció Santos en ATB.

En tal sentido la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Cochabamba (Fstpc) condenó que el sistema de salud haya “dejado morir” a Fernández en situaciones precarias.

“Nuestro compañero de Quillacollo envió un audio horas antes de su fallecimiento en el que reveló que no era atendido pese a ya estar en condiciones críticas. La Fstpc condena y manifiesta indignación porque el sistema sanitario haya dejado morir así a una persona que, como todos los bolivianos, tenía derecho a la salud”, señala el comunicado.

Página Siete