FmBolivia
Radio FmBolivia

Líquidos tóxicos de Alpacoma contaminan afluentes que llegan a Río Abajo

6

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Dos piscinas de lixiviados colapsaron en el relleno de Alpacoma, y los líquidos tóxicos contaminaron el río del mismo nombre y el de Achocalla, que llegan a la localidad de Río Abajo, según constató Cambio en una visita al lugar.

Este diario corroboró el desastre ambiental con versiones de técnicos y pobladores como la del comunario Mauricio Roque quien afirmó que: «A eso de las 20.00 (del lunes), ha reventado agua negra. El olor era fuerte».

Roque, que se dedica a extraer arena en la confluencia de los ríos Alpacoma y Achocalla, observó el rebalse de las dos piscinas de lixiviados del relleno sanitario de Alpacoma, que reventaron la noche del lunes, y que se encuentran a unos 400 metros de distancia de esa confluencia.

Según los cálculos del ingeniero Omar Millán, de la empresa Sequoia, la cantidad de líquidos derramados por la pendiente, la noche del lunes, es de 700 metros cúbicos.

A diferencia de lo que dijo el alcalde Luis Revilla, esas aguas negras y peligrosas sí llegaron hasta el río Alpacoma. El líquido se derramó sobre la pendiente, lo que provocó una mazamorra, cuyo lodo llegó hasta el mismo afluente.

Tanto es así, que ese barro impulsó el agua, que luego vio Mauricio Roque en la confluencia con el río Achocalla.

Este martes a las 11.00, el agua que provenía del afluente Alpacoma seguía con el olor nauseabundo de los lixiviados, que es líquido residual, altamente tóxico, que se filtra de las piscinas colapsadas.

Uno de los depósitos presenta mayores daños que el otro, ya que derramó más líquidos que el contiguo, sin embargo, la base de los dos está socavada. Además, está en riesgo una tercera pileta, pues se encuentra en el mismo sitio, donde la tierra que los sostiene es inestable.

Este martes en la mañana, una decena de tractores y volquetas de la empresa Tersa S.A., que administra el botadero, cubrieron con tierra el lodo negro que acumuló por el derrame. Pero a media pendiente, se formó un embalse con la tierra y los lixiviados. Debajo de ese dique se veía cómo las aguas negras se filtraban en la tierra y provocaban grietas en la pendiente.

La masa desplazada, además, provocó otro embalse sobre el río Alpacoma, cuyas aguas corren al pie de la pendiente del relleno sanitario.

Los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y de la Secretaría de la Madre Tierra, de la Gobernación de La Paz, llegaron hasta el lugar, y organizaron una inspección para conocer las causas del desmoronamiento y tomar muestras de las aguas del río Alpacoma.

María Calcina, la secretaria de la Madre Tierra, no quiso adelantar un criterio acerca del desastre, pero sí desmintió al alcalde de La Paz, Luis Revilla, a quien calificó de mentiroso.

Los medios de comunicación le preguntaron: «¿es cierto que la Gobernación amplió por tres meses el uso del relleno de Alpacoma, como dijo el Alcalde de La Paz?».

«No, no, eso es una mentira que ha emitido el Alcalde», respondió Calcina y recalcó: «no, no se ha dado autorización de tres meses».

Éste es el tercer deslizamiento que se registró en este botadero. El primero ocurrió en septiembre de 2017, el segundo en enero de este año y el tercero ocurrió el lunes.

El primero no se conoció sino hasta cuando se produjo el segundo, y el del 15 de enero dejó al descubierto 200.000 toneladas de basura en descomposición y 10.000 metros cúbicos de lixiviados esparcidos en la pendiente, según el Ministerio de Medio Ambiente.

Los efectos del desmoronamiento de enero aún se ven en ese botadero, pues una parte de la basura podrida sigue expuesta en la pendiente. El martes en la mañana, encima de esos promontorios negros y malolientes se veían merodear decenas de aves carroñeras.

En el área también se observa, que al lado del relleno de Alpacoma, en Sacka Churu, la Alcaldía habilitó una celda, donde deposita la basura que genera la ciudad.

Sin embargo, al pie de ese sitio se ven rajaduras y desmoronamientos de tierra. El ingeniero Millán sostuvo que esas grietas se produjeron hace una semana cuando llovió intensamente en la ciudad.

Sacha Churu está en la misma pendiente del relleno de Alpacoma, que los vecinos le llaman Wila Wila. Es decir que Sacha Churu y Wila Wila son como hermanas siamesas, y tienen la misma conformación de tierras gredosas e inestables.

Los comunarios de Mallasilla y Challuma se movilizaron e instalaron una vigilia en el ingreso al relleno por la parte de atrás, es decir sobre la carretera que une Achocalla con Mallasilla.

Allí están congregados y no permiten el ingreso de personal de Tersa. El secretario de relaciones de la comunidad Mallasilla, Ernesto Vargas, indicó que sólo admitirán tractores, pero nada de basura.

«El relleno tiene que irse sí o sí. Vamos a movilizarnos toda la provincia Murillo. Es una irresponsabilidad del Alcalde de La Paz, que no solo nos está fregando a nosotros, sino también a Río Abajo, porque el río Achocalla llega hasta ahí», advirtió el dirigente campesino.

jrc/clm

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas