“Migración de venezolanos es involuntaria y forzada”

10

La migración de venezolanos a otros países es involuntaria y forzada a consecuencia de la profunda crisis económica, política y humanitaria que atraviesa su país, explicó ayer el analista político Carlos Cordero, a tiempo de criticar el apoyo del Gobierno boliviano al régimen de Nicolás Maduro, quien es descalificado por la comunidad internacional.

Cordero explicó que los motivos de la migración venezolana son: la escasez de alimentos, medicinas y otros insumos básicos en ese país. Considera que minimizar el traslado de migrantes a nuestro territorio pone en riesgo las escasas fuentes laborales que existe.

Agregó que el Gobierno boliviano siempre emplea el término “país de tránsito” para evadir responsabilidades en diferentes temas que lo involucran como el narcotráfico, crisis económica y, en este caso, migración.

El responsable de la Unidad de Inspectoría de la Dirección General de Migración, Antonio Torrez, explicó que datos de esa institución establecen que la población venezolana no es la mayor en Bolivia.

“En abril se registró 700 ciudadanos venezolanos, saldo migratorio de ingreso y salida. Bolivia es país de tránsito pero no de gran incidencia”, dijo.

Agregó que esa población migrante tiene como destino final los países de Argentina, Paraguay, Chile, entre otros. El ingreso principal de venezolanos se registra por el la frontera con el Perú.

Torrez informó que los documentos que un ciudadano migrante debe presentar en el país durante los controles de Migración son dos, uno que acredite el viaje “valido y vigente” de la persona, además de un registró de salida regular del país limítrofe por el cual están ingresando a Bolivia.

Datos de la Organización Mundial para las Migraciones (OIM) y de la Comunidad Venezolana Nacional del 2018 indican que el número de ciudadanos venezolanos en Bolivia subió en los últimos tres años de 2.000 a 5.000.

En criterio de Cordero, si la crisis económica continua en Venezuela, otros países asumirán la responsabilidad de dar trabajo, salud y educación a migrantes que no encentraron soluciones en su territorio y menos en autoridades.

Aseguró que los datos que manejan el Instituto Nacional de Estadísticas y la Dirección General de Migración son precarios y tratan de alguna manera esconder la mala situación que se reflejan en las calles paceñas, donde se observa a ciudadanos vendiendo billetes venezolanos, artesanías, golosinas entre otras cosas.

El Diario.