Paraba frente roja, los desafíos para detener su vuelo a la extinción

14

Estas aves miden entre 55 y 60 centímetros de altura y tienen un peso que oscila entre 525 y 550 gramos. Tiene un color verde encendido y una frente rojo-naranja que llega hasta la corona, sus características principales que muestran su belleza. Hoy, la paraba frente roja se encuentra en peligro de extinción, sus pichones aún son vendidos hasta en 100 dólares, pero ya adultas, son vendidas entre 400 y 2.000 bolivianos.

Esta ave estaba siendo comercializada en países del continente como Perú y también en Asia, según el responsable del programa departamental para la Conservación de la Biodiversidad, Omar Osco Alanoca, a través de un comunicado de prensa. También lamentó que esta especie es perseguida en forma intensiva por los granjeros comuneros que las consideran una plaga para sus cultivos de maíz y maní.

Osco adelantó que junto a la Cancillería se está procediendo a la repatriación del ave encontrada en países de Asia.

El ave Ara Rubrogenys (nombre científico), también conocidas también como ‘Loro Burro’ o ‘Paraba Dorada’, solían surcar los cielos cochabambinos a largo de los ríos Mizque y Grande que limitan con Santa Cruz y el extremo norte de Chuquisaca; el río Pilcomayo en Tarija, y a través de Toro-Toro, el norte del departamento de Potosí.

Presentan un parche de coloración rojiza en el hombro y un anillo delgado de rosa pálido alrededor del ojo, las plumas de su cola son de color azul verdoso por encima y amarillo oliváceo por abajo.

Según el apéndice I de la Convención Internacional sobre el Tráfico de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (Cites), su captura, transporte y exportación está prohibida al igual que en la normativa boliviana. Osco indicó que “lamentablemente los implicados se acogen a medidas sustitutivas y no cumplen su sentencia. Adelantó que en la presente gestión se plantea colaborar en la continuidad y consolidación del plan de acción para la conservación de la paraba frente roja.

Según el apéndice I de la Convención Internacional sobre el Tráfico de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (Cites), su captura, transporte y exportación está prohibida al igual que en la normativa boliviana. Osco indicó que «lamentablemente los implicados se acogen a medidas sustitutivas y no cumplen su sentencia». Adelantó que en la presente gestión se plantea colaborar en la continuidad y consolidación del plan de acción para la conservación de la paraba frente roja.

La Gobernación señala que son pocas las entidades las que se suman para la conservación de especies en extinción. Una de ellas es la Organización Civil Armonía (OCA) que trabaja fuertemente con esta especie, la misma canaliza fondos de donantes extranjeros.

El Gobierno Autónomo Departamental de Cochabamba detalló que se invierte fondos propios mediante el programa PRO-BIO gestionando la conservación de diferentes especies.

En marzo de este año -adelantó Osco- se realizará un encuentro con la participación de autoridades municipales y departamentales (Potosí, Chuquisaca, Santa Cruz y Cochabamba), además de la participación de la dirección general de biodiversidad del Gobierno Central para tomar este tema.

Lo que dice la ley

En su hábitat, según una estimación realizada por la organización BirdLife en 2012, se encontraban en libertad alrededor de 1.000 a 4.000 aves. En la actualidad, los datos disminuyeron debido a las personas no cumplen las normativas, asegura la nota de prensa gubernamental.

Según la Constitución Política del Estado, “cualquier recurso natural es propiedad del Estado boliviano”.

En esa misma línea hay por lo menos tres normativas vigentes en Cochabamba y en el país que prohíben el uso, venta o aprovechamiento de la vida silvestre, las cuales son detalladas a continuación:

La Ley 1333, en su artículo 111, prohíbe que “la gente promueva, incite o tenga es su poder animales silvestres o partes de ellos”. Señala también que las personas transgresoras pueden ser sancionadas con uno o dos años de cárcel.

El Decreto General de Veda Indefinida prohíbe la tenencia, captura, acoso de animales silvestres y sus partes derivados como cueros y otros, tanto de animales como de plantas.

Por otra parte, el artículo 223 del Código de Procedimiento Penal señala: “Las personas que afectan el patrimonio del Estado boliviano serán sancionados con hasta seis años de cárcel”.

Pagina Siete.