Fiscalía emite órdenes de aprehensión para ejecutivos de PAT y ATB

7

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Iván Rojas, informó el jueves que la Fiscalía emitió órdenes de aprehensión para dos ejecutivos de la red PAT y para uno de ATB, en el marco del caso que se sigue por la venta irregular de la primera estación televisiva.

«La comisión de fiscales que lleva el caso emitió las ordenes de aprehensión contra José Luis Valencia Lozano, ejecutivo de PAT; Jaime Reynaldo Iturri Salmon, ejecutivo y accionista de ATB; y Oscar Javier Lijerón Loayza, ejecutivo de PAT», dijo Rojas en conferencia de prensa.

El jefe policial explicó que esas personas son investigadas por los presuntos delitos de legitimación de ganancias ilícitas, delitos financieros, extorsión, organización criminal, enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado y favorecimiento al enriquecimiento.

Manifestó que se emitió esas órdenes de aprehensión porque existen suficientes elementos de convicción que dan cuenta que los señalados son autores o partícipes de los delitos mencionados.

«Al existir indicios de que los sindicados puedan ocultarse, fugarse o ausentarse del país y obstaculizar la averiguación de la verdad histórica de los hechos, es que se emitió la aprehensión de estas personas», indicó.

Rojas manifestó que, de acuerdo con el flujo migratorio, Iturri se encontraría en Argentina, pero Lijerón y Valencia, aún estarían en el país.

Manifestó que a la fecha en ese caso se aprehendió a Nicolás A. A., quien es propietario del 90% de los medios Admi TV y Multimedia del Sur que forman parte del grupo de empresas de la organización que se está investigando.

El pasado viernes, también se arrestó a los esposos Juan Carlos T. E. y Alondra M. I. que figuran como los dueños «absolutos» de las acciones de PAT.

La investigación surgió a raíz de la denuncia de la senadora de Unidad Demócrata (UD), Carmen Eva Gonzáles, quien sustentó que el Gobierno del expresidente Evo Morales favoreció a varias empresas televisivas como también la venta «irregular» de PAT.

ABI