FmBolivia
Radio FmBolivia

¿Vendió su auto y no lo transfirió? Alerta, puede estar en problemas

239

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Alerta. Si usted vendió su vehículo, no pagó el impuesto a la transferencia y no verificó que el cambio de nombre del propietario se haya concretado, corre el riesgo de ser el titular de una gran deuda tributaria y sus cuentas podrían estar a punto de ser congeladas.

Cada día, la Alcaldía paceña recibe formalmente dos trámites por este tipo de problemas en cada punto de atención, pero los afectados son muchos más.

El origen, según los entendidos en el tema, está en la informalidad con la que se hace la venta de motorizados, ya sea por desconocimiento de la norma o porque se busca eludir el Impuesto Municipal a las Transferencias (IMT) de los vehículos y bienes inmuebles.

“Este problema se genera por la informalidad y la evasión del IMT. Además, ahora el Código Civil permite la venta con poder y muchas personas usan este documento que es sustituible por una vez, es decir que el comprador puede volver a vender el vehículo con otro poder. El motorizado seguirá a nombre del propietario original que acaba siendo el titular —en caso de que no se paguen los impuestos— de deudas que crecen silenciosamente, hasta que uno es notificado o sus cuentas ya están congeladas”, manifestó el abogado Eleazar Peña, quien es experto en temas tributarios.

Resaltó que esta práctica ya esta generalizada porque es más económica, porque no paga el impuesto, se ahorra en los trámites y saltan lo burocrático.

La directora de la Administración Tributaria Municipal (ATM), Noemí Lastra, señaló que el problema se hace cada vez más frecuente. Pidió a la población actuar conforme a la norma para evitar inconvenientes.

“En promedio, por estos problemas, cada día ingresan a la Alcaldía dos notas formales. Es un conflicto total y un problema para los ciudadanos, pero también es parte de la negligencia cometida en su momento al no realizar la minuta, la protocolización del documento, la transferencia de propiedad y el pago de impuestos”, indicó la funcionaria.

Advirtió que la responsabilidad va mas allá de lo impositivo, porque los vehículos que siguen a nombre del dueño original, luego de la venta, pueden verse envueltos en actos delictivos, accidentes de tránsito, hipotecas u otros que pueden afectarlo.

Deudas por un coche vendido

“Vendí mi vehículo hace varios años, el nuevo dueño no pagó los impuestos y yo sigo figurando como propietario. La deuda ahora está a mi nombre y no sé cómo ubicar al comprador”, lamentó Alberto M. en puertas del ex-Banco del Estado, actuales oficinas de la ATM de La Paz.

Como él, cada día, decenas de personas se ven sorprendidas al enterarse de una deuda con la municipalidad por un bien automotor que ya no es de su propiedad hace ya algún tiempo.

Por lo general argumentan que confiaron en que el comprador terminaría el trámite. Nunca verificaron que se haya cumplido con lo acordado, hasta que son notificados de la deuda.

“Cuando el tema de la mora esta muy avanzado, las alcaldías hacen una notificación masiva por un medio de prensa. El proceso se llama liquidación por determinación mixta. Nadie está pendiente de estas publicaciones, por lo que en gran parte de los casos los ciudadanos se enteran cuando ya les han congelado las cuentas. Recién averiguan”, explicó el jurista.

“Es que es mucho trámite”, es otra de las justificaciones. Y no están lejos de la realidad.

La minuta de compra-venta no es suficiente. Esta debe ser presentada en dos lugares. Primero en la Alcaldía, para que ésta autorice y dé luz verde al pago del IMT. Con este paso recién se la puede llevar a las oficinas de Tránsito, para que esa institución emita una resolución.

El trámite no termina ahí. También se debe pasar por Diprove para que extienda el certificado del RUAT y haga la inspección del vehículo. Con todo eso se vuelve a la Alcaldía para realizar el cambio de nombre. Esto sin contar que en cada instancia se pide requisitos propios.

“Son varios pasos para que uno tenga los papeles a su nombre, entonces la gente prefiere apostar a lo fácil, a lo informal”, sostuvo el abogado.

El vendedor debe pagar el IMT

El IMT es el impuesto que grava la compra-venta de un bien inmueble o un vehículo. Este equivale al 3% de la base imponible determinada, que proviene del valor mayor entre el monto establecido en la minuta de transferencia y el monto registrado en el último pago de impuestos.

“No conocía bien cómo hacer el trámite, pero estaba en mi presupuesto de venta el pagar el IMT y algunos tramites más. Pero el comprador me dijo que le rebaje, que él se haría cargo del pago y todo lo demás. Consulté con unos familiares y me dijeron que el comprador es quien debe asumir ese gasto, entonces me pareció correcto, acepté y confíe. Pero ahora veo que no pagó ese impuesto, tampoco los anuales y menos hizo el cambio de nombre”, comentó José Luis G.

El pago de impuestos es otro de los argumentos para no concretar la transferencia por la vía legal. Pero no sólo se trata de no querer tributar, sino de que no se tiene conocimiento sobre quién es el encargado de hacerlo.

De acuerdo con el artículo N° 5 del Decreto Supremo N° 24054 que refrenda la Ley 843 —norma tributaria nacional—, quien debe pagar el valor del impuesto es el vendedor del bien.

“El sujeto pasivo de este impuesto es la persona natural o jurídica a cuyo nombre se encuentre registrado el bien sujeto a la transferencia”, señala la norma. Es decir el vendedor.

“Hay una distorsión, han hecho costumbre que sea el comprador el que pague el impuesto, pero la ley dice lo contrario. No sólo en vehículos automotores, sino también en el caso de los bienes inmuebles”, dijo Lastra.

Peña señala que el ciudadano desconoce este punto porque se ha hecho costumbre que sea el comprador el que pague este impuesto. “Pero la ley nos dice que el que vende debe tributar”.

Reiteró que es una obligación de quien tiene el derecho propietario o la titularidad del bien a momento de la venta.

“No sabía. Siempre es el comprador el que debe pagar”, insistió otro vendedor que hoy carga una deuda ajena.

Otro de los trámites poco comunes es el de dar de baja al vehículo, ya sea porque éste fue robado o porque ya no está en funcionamiento ni circulación.

“En estos casos de robos o siniestros, para que los impuestos anuales ya no corran y se conviertan en una deuda se puede hacer el trámite de baja. Ahí se deja de pagar los impuestos”, explicó el jurista tributario.

¿Qué hago ahora?

Ante este problema, Lastra señaló que lo que se debe hacer es registrar la venta del motorizado en las dependencias de la ATM, además de pagar el IMT. Resaltó que para hacer el registro se necesita el documento legal de la transacción, que en este caso debe ser la minuta de venta. Sin ella el problema persistirá.

“Con eso la deuda pasará a nombre de quien compró el vehículo y se contabilizará desde la fecha de la venta. Sin embargo, el problema puede continuar, porque si bien se vendió a un primer comprador, puede que éste lo haya vuelto a vender y ya no sea el propietario”, manifestó Lastra.

Aclaró que en el caso de que la venta se haya hecho con un poder, el problema se agrava, porque el conflicto subsistirá y la deuda no podrá ser transferida.

“Cuando la cuenta ya está congelada, al afectado no le quedará más que pagar la deuda y hacer un proceso de repetición. Este lo hace el titular del vehículo contra a la persona a la que se lo ha transferido. Si en este proceso se demuestra que se hizo la venta, la Alcaldía puede hacer otro proceso al vendedor para que pague el IMT, que debió pagar cuando lo vendió”, puntualizó Peña.

Apuntó que si tras la venta no se hace el cambio de nombre, para la Alcaldía —y el Estado en sí— la titularidad del bien continúa en el dueño original o el último propietario que fue registrado legalmente. Por lo tanto, mientras el vehículo siga en circulación y cargue gasolina a su nombre la deuda le pertenece y es su responsabilidad pagarla.
Los impuestos de vehículos son responsabilidad del titular.
Archivo Página Siete

Añadió que es posible recuperar lo perdido mediante un proceso judicial. Para ello, incluso cuando se pierde el contacto con el propietario se puede acudir a distintas instancias para rastrear el vehículo y a la persona que lo tenga en su poder.

“Esto se puede hacer, pero es moroso. Con un proceso judicial se puede pedir al B-Sisa un extracto para saber dónde carga el vehículo combustible o pedir al Segip y al Serecí la última dirección y así citar al comprador. Pero esto puede tardar de dos años a más”, aseveró Peña.

No sólo hay riesgo impositivo

El problema no sólo está en los impuestos. Hace un año O. T. adquirió un vehículo en una feria rural. Al parecer tenía todos los papeles en orden, por lo que no vio necesario verificarlos o apresurarse en realizar el cambio de nombre.

El problema surgió meses después, cuando fue interceptado por efectivos de Tránsito porque el vehículo tenía orden de captura.

El coche había sido denunciado por ser usado en un atraco, luego que el dueño original lo vendió hace cuatro años. En ese tiempo ya había pasado por tres dueños. “Ahora estoy en un juicio”, indicó O. T.

A. Q. también se vio afectado por no hacer el cambio de nombre. “El anterior dueño tiene problemas y le han hecho la anotación de bienes, incluido mi auto, porque sigue a su nombre”.

“Como se puede ver, los riesgos de realizar la transferencia de forma adecuada son para ambos, tanto para el vendedor como para el comprador y no sólo en el tema impositivo”, manifestó el abogado Lastra.

Es un conflicto y un gran problema para los ciudadanos, pero también es parte de la negligencia cometida en su momento

Noemí Lastra, ATM Gamlp

Vendí mi vehículo hace años, el nuevo dueño no pagó los impuestos y ahora la deuda está a mi nombre. No se cómo ubicarlo

Alberto M., afectado

El sujeto pasivo del IMT es la persona natural o jurídica a cuyo nombre se encuentre registrado el bien sujeto a la transferencia

Art. 5, DS N° 24054

Mientras el vehículo siga en circulación y siga cargando gasolina a su nombre, la deuda le pertenece y deberá pagarla

Eleazar Peña, abogado

Tome precauciones y evite los problemas
Uno de los puntos de atención para impuestos ediles.
Foto: AMN

Antes de hacer cualquier compra-venta se recomienda tener cuidado con la documentación y seguir la vía formal. Aunque esta última sea burocrática, es la segura.

Cuando uno venderá su vehículo de transporte, sea un automóvil o una motocicleta, lo correcto es que se lo haga mediante una minuta de compra-venta que luego debe ser protocolizada. Se debe verificar que con esta se haga el cambio de nombre.

No olvide el pago del impuesto a la transferencia que por ley le corresponde a quien vende, pese a que por costumbre lo hace el que compra.

Si bien hay la posibilidad de usa los poderes para estas transacciones, este método no es el más recomendado.

El documento puede constituirse en una facilidad para que el motorizado sea vendido —bajo la misma modalidad— muchas veces, agrandando la cadena de posibles problemas. Se crea una sucesión de poderes que, muchas veces, da pie a la falsificación de documentos.

Asimismo cuando recurre al documento privado, judicialmente, puede ser verificado con un reconocimiento de firmas, pero esto implica todo un proceso y un nuevo problema que, al parecer de los juristas entendidos en el tema, puede evitarse.

A los compradores también se les recomienda tomar previsiones y cumplir con lo que dicta la ley, que es terminar el cambio de nombre.

En este caso, lo primero es verificar los papeles del bien que se comprará.

Entre los documentos importantes están el RUAT y el certificado de importación. La información del motorizado puede ser verificada en el portal web del RUAT. Los datos obtenidos en el sistema deben coincidir con la información física del vehículo.

Allí mismo se podrá verificar si, el objeto de la compra, tiene el pago de impuestos al día o si está hipotecado.

Fuente: Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas