Presidente del TDJ en Potosí renuncia, pero niega el delito

El presidente del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) de Potosí, Remberto Elías López Llanos, presentó ayer su renuncia al cargo, luego de que se revelara que fue sentenciado a tres años de cárcel por incumplimiento de deberes. La sentencia de primera instancia fue emitida en 2019 y su abogado, Sergio Iporre, negó que el vocal haya incurrido en ese delito, por lo que apelaron la condena y se espera próximamente el fallo de una sala penal.

“Sí, desde el Tribunal de Justicia de Potosí nos confirmaron que el señor López renunció al cargo y el lunes se elegirá al nuevo presidente, con quien pediremos una reunión inmediatamente, para que se nos informe sobre la grave denuncia que se tiene contra este mal juez”, afirmó el diputado de Comunidad Ciudadana (CC) Juan José Tórrez.

Iporre, en contacto con Página Siete -unas horas antes de que se conozca de la renuncia de López, que aún es vocal- señaló que su cliente era inocente y que pese a la sentencia en su contra, no era un impedimento legal para ejercer la presidencia del TDJ.

El jurista explicó que la sentencia de primera instancia, que data de 2019, fue apelada ante la Sala Penal Segunda del TDJ y que hasta ayer no fueron notificados con la fecha para la audiencia en la que expondrá sus argumentos, por los que pide la anulación del fallo. Señaló que luego de la apelación, el caso aún debe ser revisado en el Tribunal Constitucional y que López tiene el derecho de recurrir a la instancia de casación, en la que la condena puede ser ejecutoriada o anulada.

El caso en el que se lo involucra

López fue denunciado en 2014 por incumplimiento de deberes y retardación de justicia por las irregularidades en las que supuestamente incurrió cuando ejerció como juez de materia penal, en el juicio que Juan Flavio Velásquez instauró contra Víctor Aguilar por estafa. Ese proceso debía permitir a Velásquez la recuperación de una casa y un camión que había perdido en un proceso civil, por una deuda que tenía con Aguilar.

José Luis Dávalos, abogado de Velásquez, explicó que Aguilar había prestado dinero a su cliente “con intereses usureros” e ilegales, además que se incurrió en estafa por los documentos que hicieron firmar a su cliente. Una vez instalado el juicio contra Aguilar, el entonces juez López dilató el proceso para finalmente, luego de dos años, excusarse del caso por otra deuda que él tenía con Aguilar.

Iporre señaló que López no tenía una deuda con Aguilar, sino con la esposa de éste y que no se había excusado del caso antes porque ninguna de las partes había objetado su autoridad y que no era responsabilidad de su cliente el que la parte denunciada lo recusara en la última audiencia de ese caso. Aseguró que López ya había pagado la deuda antes de ser recusado.

Luego de que los medios locales reportaran ayer la noticia de la renuncia de López a la presidencia del TDJ, Iporre ya no atendió las llamadas.

“El director nacional de control y fiscalización del Consejo de la Magistratura, Carlos Ramos, dijo que hará seguimiento al caso. De manera temporal asumió la presidencia del Tribunal Departamental de Justicia el decano Ponciano Ruiz”, informó el diario El Potosí.

Pedido de la víctima

En contacto con Página Siete, Velásquez calificó de “una buena noticia” la renuncia de López a la presidencia del TDJ, sin embargo, con la voz quebrada señaló que esto no le devolvería la casa y el camión que perdió en 12 años de peregrinaje en los tribunales de justicia. Explicó que el caso de estafa con Aguilar se remonta a 2010.

“Yo quiero preguntarle a este juez López, por qué me ha hecho tanto daño. ¿Qué ha hecho con mi casa y mi camión? He tenido que contratar a 13 abogados que no me ayudaron en nada. Gracias al doctor Dávalos ahora recién tengo algo de justicia”, dijo.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más