Cocalera detenida dice que no estuvo en quema de edificio

La Policía aprehendió a Gudelia Botitano Reyes, dirigente del Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay), quien se constituye en la primera cocalera detenida. La mujer prestó su declaración informativa y, según la abogada Evelin Cossio, entregó pruebas de que no estuvo en La Paz durante la toma y quema del mercado paralelo de Villa El Carmen, hace 21 días.

Paralelamente, la FELCC confirmó que el dirigente afín al MAS, Arnold Alanes, será citado a declarar porque su sector también tuvo parte en la quema de su sede. Empero, no hay fecha definida.

“Ella decidió declarar amplia e inextensamente. Refirió que el 8 de septiembre no se encontraba en La Paz, estaba en otro lugar. Esto fue sustentado con documentación original para establecer que no tuvo ningún tipo de participación en los hechos que se investigan”, aclaró la abogada Cossio en contacto con EL DEBER.

La jurista acotó que su defendida dio detalles de dónde estaba durante la quema del punto de venta de Arnold Alanes e identificó a quienes la acompañaban ese día. Por tanto, la defensa espera que el juez considere las pruebas y determine su liberación luego de la audiencia que se desarrollará esta jornada.

Ayer se realizó un operativo policial para ejecutar las órdenes de aprehensión contra los cocaleros, luego que Botitano junto a otros productores de coca se presentaran en la Defensoría del Pueblo, en la zona de San Pedro, para denunciar persecución de parte de la Policía y el Ministerio Público.

Minutos más tarde, mientras se trasladaban a la sede de Adepcoca en Villa Fátima, el auto con tres dirigentes y una socia productora fue interceptado por camionetas policiales. Tres cocaleros lograron huir y en el trayecto sufrieron caídas que dañaron su integridad.

“Después de dar la conferencia, nos subimos a un taxi y fuimos por Miraflores. En el trayecto nos trancaron dos camionetas. Subimos por la Busch y salimos a la Avenida Tejada Sorzano. Bajamos las gradas y la compañera Gudelia se cayó y la encañonaron. Luego me caí y me dijeron quieta y sentí algo en la cabeza”, relató Mónica López, quien no fue aprehendida porque no existe investigación en su contra.

También contó que la golpearon y la soltaron tras verificar que no era dirigente. López vio cómo Rosalva Vargas y Carlos Choque se cayeron, pero no fueron atrapados.

Choque y Vargas se contactaron con Radio Fm Bolivia para contar que se encuentran a buen recaudo y que lograron escapar de los efectivos policiales vestidos de civil.

“Nuestras compañeras Gudelia y Mónica han rodado de las gradas. Nos han perseguido terriblemente, Dios no nos va a dejar y vamos a salir de esto. Nos quisieron a agarrar en la movilidad y logramos escapar. Estamos en un lugar resguardados”, dijo el también presidente de Cofecay.

La Defensoría del Pueblo indicó que solicitará la lista de policías que intervinieron en el operativo, a efectos de indagar sobre los excesos policiales que se habrían cometido en contra de otros dirigentes cocaleros que se encontraban con Gudelia Botitano, “ya que el accionar de la Policía debe enmarcarse al respeto a la vida e integridad”, dice el comunicado.

El Deber

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más