La UNODC detectó coca excedentaria en seis de las 22 áreas protegidas en todo el país

9

El informe de 2019, referido al monitoreo de cultivos de coca, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en Bolivia, da cuenta que se detectaron plantíos de coca excedentaria en seis de las 22 áreas protegidas en todo el país.

En ese marco, la entidad recomendó al Gobierno, este miércoles, evitar la proliferación de sembradíos de la hoja en los parques nacionales y reservas forestales.

«Impedir sistemáticamente la proliferación de cultivos excedentarios de coca en los parques nacionales, donde ya se observa una degradación significativa de los ecosistemas y el medio ambiente», afirmó Thierry Rostan, representante de la UNODC en el país, durante el informe que brindó a través de redes sociales.

A su juicio, son imperativos los procesos de reforestación que afecta la calidad de vida de todas las especies.

De acuerdo con el informe, en las áreas protegidas se identificó una superficie de 315 hectáreas de cocales, las cuales se encuentran dentro de las tres regiones productoras.

Para la UNODC, el parque nacional más afectado por el cultivo de la coca fue el Madidi, seguido por el Amboró, Apolobamba y Cotapata; el único parque nacional que registró un decremento fue el Carrasco.

Dentro de las áreas destinadas a regularizar el derecho de propiedad agraria para evitar nuevos asentamientos (áreas saneadas) al interior de los Parques Nacionales de Isiboro Sécure (Polígono 7) y Carrasco (al interior de la línea roja) se identificaron 1.843 hectáreas de cultivos de coca.

Estas cifras se reflejan en el reciente informe de monitoreo de cultivos de coca en Bolivia, realizado en el marco del Programa de Apoyo de la UNODC, financiado por la Unión Europea, para la Implementación del Plan de Acción de la Estrategia de Lucha contra el Narcotráfico y Reducción de Cultivos Excedentarios de Coca del Estado Plurinacional de Bolivia.

Red Central-DEA/lm/ ABI