Demanda se concentra en alimentos y medicamentos

6

Desde el inicio de la cuarentena no cambió su dinamismo, y se mantiene en alimentos y medicamentos, no así en otros rubros de la economía, lo que ha dejado mal parado a una buena parte del aparato productivo del país, y por ello plantearon medidas para reactivar a todos los sectores a través de la coordinación de Gobierno y los gobiernos subnacionales, según la visión empresarial.

La cuarentena frígida dejó a una buena parte de las empresas en mala situación, debido a que sus ventas se paralizaron, y por lo tanto disminuyó su capacidad así como la planilla de trabajadores, en algunos casos cerró la misma.

Para el gerente General de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Gustavo Jáuregui, el tema de la reactivación tiene diferentes factores a considerar, por ejemplo será importante que las medidas de los niveles del estado nacional puedan coadyuvar para ejecutar estas iniciativas.

Opina que hay muchas medidas para aplicar, pero no se puedo por diferentes factores, como por ejemplo la no viabilización de los recursos de cooperación y financiamiento internacional por la asamblea va en desmedro de la correcta aplicación de algunas propuestas.

También sostiene que los gobiernos municipales y departamentales deberían asumir algunas medidas para coadyuvar la reactivación de la economía.

Lamentó que autoridades del departamento de La Paz no haya apoyado en esta materia.

Como se recordará las autoridades departamentales de La Paz en principio no coordinaron el trabajo con el Comité que se organizó para la lucha contra la pandemia, y tampoco se conoció alguna determinación respecto a la actividad económica.

Empresas

Jáuregui informó que muchas empresas a partir de junio intentaron reactivar sus actividades, pero lamentablemente por el menor flujo de liquidez no lo hicieron, debido a las obligaciones que tenían que cumplir.

“Poco flujo, no tenían ingreso para cubrir esas obligaciones, y muchas de ellas no se han reactivado, definitivamente”, señaló.

Alertó que el 20% de las empresas activas formales, en Bolivia, están en riesgo de pasar a la inactividad. “Hablamos del sector formal que aporta a la economía a través de las contribuciones tributarias al Estado y genera empleo formal, que tienen seguridad social de largo plazo; se ha puesto en riesgo”, señaló.

Por ello las medidas de nuevas restricciones pueden generar zozobra a las operaciones a futuro. “Algunos que se levantaron en junio y parte de julio”, no recibirán de forma positiva la noticia de vuelta a la inactividad, y está en riesgo los empleos, reflexionó.

Recesión

Por su parte, el presidente de la Federación de Empresarios de La Paz (FEPLP), Jaime Ascarrunz, señaló que la actual coyuntura ha puesto en evidencia dos situaciones, una la salud y la otra la económica.

Por lo que las consecuencias a nivel mundial por el Covid-19 serán serías, y el mundo ha entrado en recesión y Bolivia por supuesto también, y esto significa que se contraen los mercados y el país tendrá una cifra negativa del Producto Interno Bruto (PIB) en la presente gestión.

Los organismos internacionales proyectan que la economía nacional cerrará con una cifra de -5,9% del PIB en la presente gestión, y una recuperación que no pasará el 2,5% para el 2021.

Dijo que muchos sectores no pudieron ni siquiera iniciar su trabajo, a esto se suma que la población concentra su capacidad de gasto en alimentos y medicamentos, es decir todos los demás productos han sufrido una contracción de la demanda.

Opinó que la pelea del sector económico es desigual, mientras no salga la vacuna difícilmente se va a reponer de este impacto, es más se podría agudizarse. “Así como hay más enfermos también va haber más empresas enfermas, al borde de la quiebra, muchos empleos eliminados o se reducirán”, sostuvo.

A pesar de aplicar una serie de medidas, como el teletrabajo, las restricciones por salud es crítica para el normal desarrollo de toda la actividad económica, apuntó.

El Diario.