Perdonazo concluye con largas filas

2

Largas filas y desesperación por llegar a las ventanillas del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) se vivieron ayer, en el último día del Perdonazo Tributario, el cual benefició a los contribuyentes con la reducción de sus multas hasta en un 90%.

“No pude venir antes porque no contaba con el dinero suficiente para pagar las multas, ha sido un error mío también, pero espero hacer mi trámite antes del mediodía”, explicó Rosa Martínez, quien esperaba en la fila de la Gerencia Distrital La Paz del SIN, en la avenida Montes.

Por su parte, Jorge Aramayo señaló que su abogado le aconsejó no acogerse al Perdonazo por una deuda tributaria; sin embargo, luego de una charla con su familia, decidió hacerlo de todos modos y librarse de un proceso largo frente a la Autoridad de Impugnación Tributaria (AIT).

“Al final he preferido pagar de golpe lo que me cobren, que seguir el proceso, porque me estaban dejando sin vida”, relató.

Otros contribuyentes, cansados e impacientes, gritaban y exigían celeridad a los policías que cuidaban la puerta de la oficina pública, los cuales, en más de una ocasión, fueron defendidos por las personas en la fila.

“No voy a llegar a mi trabajo por la tarde, es una tortura a la que nos están sometiendo”, dijo, exaltado, un contribuyente.

Información del SIN da cuenta que, hasta el jueves, la administración tributaria recaudó al menos 5.300 millones de bolivianos gracias al Perdonazo.

Pagina siete.