Diego Pary y Eduardo Rodríguez deberían renunciar “por dignidad”

3

La controversia de los cancilleres de Bolivia, Diego Pary y de Chile, Teodoro Ribera, sobre el fallo de la demanda marítima ante la Organización de Estados Americanos (OEA) fue aprovechada por el exministro de Relaciones Exteriores del vecino país, Heraldo Muñoz, quien a través de su cuenta en Twitter dijo que Bolivia pretende distorsionar el fallo de La Haya, y que Pary y todo el equipo jurídico deberían renunciar “por dignidad”.

“Penoso planteamiento de Bolivia en OEA intentando distorsionar el fallo de La Haya (que) demolió la demanda marítima boliviana. Por dignidad el canciller Parry y equipo político boliviano deberían haber renunciado después de derrota histórica. Evo Morales y nadie ha pagado costos”, escribió el diplomático chileno.

Con esa postura, Muñoz respaldó al actual canciller de su país, quien en su primera aparición en el escenario bilateral descalificó el pedido de su par boliviano quien en la versión 49 de la Asamblea General de la OEA dijo que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya reconoció que Bolivia nació con costa marítima.

Ribera rechazó la postura, dijo que Bolivia es un “mal perdedor”, lo que a su vez molestó a Pary que le contestó que La Haya no es un campo de batalla para hablar de ganadores y perdedores, y con este impase, el diálogo quedó en último plano.

La nueva controversia surge en medio del plazo que tiene Chile para responder por escrito a la dúplica boliviana en la demanda por el uso de las aguas del Silala, pero a pesar del fallo de La Haya, el canciller Pary volvió a poner el tema marítimo en la agenda de ambos estados.

El calificativo de Ribera contra el Estado boliviano fue censurado por el agente ante La Haya y embajador en los Países Bajos, Eduardo Rodríguez Veltzé, quien afirmó que Chile perdió el respeto y la oportunidad de abrir un nuevo tiempo de diálogo constructivo con Bolivia.

“Inaceptable calificativo del canciller chileno Ribera a Bolivia en AG de la OEA, perdió el respeto y la oportunidad de abrir un nuevo tiempo de diálogo constructivo”, escribió Rodríguez Veltzé en su cuenta en Twitter citando una nota de prensa del diario La Tercera.

En tanto, Pary, ante los medios estatales, defendió la postura expuesta en el ente internacional al afirmar que en la OEA compartió los dictámenes de la CIJ sobre la demanda marítima boliviana que concluyó en octubre de 2018.

“Ir a la CIJ de La Haya, como lo dicen los acuerdos y convenciones internacionales, es un mecanismo pacífico de solución de controversias, no es el campo de batalla o como la guerra donde hay ganadores y perdedores”, explicó Pary.

El canciller boliviano señaló que se informó a los países integrantes de la OEA que la CIJ reconoció que Bolivia nació con más de 400 kilómetros de costa y que ningún tratado o acuerdo ha resuelto a la fecha el tema del diferendo marítimo entre Bolivia y Chile.

En ese marco, recordó que Bolivia pidió en octubre diálogo a Chile.

La intención de un acercamiento mediante el diálogo con La Moneda, no solo parte del Gobierno boliviano sino del propio parlamento chileno donde los diputados, en abril pasado, emitieron una resolución para pedirle a su presidente, Sebastián Piñera, la reanudación de las rotas relaciones con Bolivia interrumpidas desde 1962 cuando el vecino país desvió de forma unilateral e inconsulta las aguas del río internacional Lauca.

“Se solicita al Presidente de la República, Sebastián Piñera, iniciar un diálogo que tenga como objetivo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Estado Plurinacional de Bolivia, comenzando dicho proceso con el restablecimiento de nuestra embajada en dicho país”, señala la resolución, aprobada por los diputados trasandinos.

El pedido de los parlamentarios chilenos solo consiguió la total indiferencia de Sebastián Piñera y del canciller de ese entonces, Roberto Ampuero, quienes no emitieron ninguna respuesta ni afirmativa ni negativa, en tanto, en Bolivia, el gobierno de Evo Morales y los políticos aplaudían la intención de acercamiento de los legisladores. Todo quedó en la nada.

El Diario.