Identifican 3 claves con las que buscan limpiar imagen de Jeanine Añez

Analistas y políticos identifican al menos tres claves con las que el oficialismo busca “limpiar” la imagen de la presidenta y candidata de Juntos, Jeanine Añez. Estas son: buscar chivos expiatorios, efectuar una intensa campaña mediática y concentrar la atención -en esta coyuntura- hacia Beni, que atraviesa una “mala hora” por la Covid-19.

Después de 10 días que explotara el caso respiradores, el Gobierno fue blanco de duras críticas.

Los analistas políticos Carlos Cordero y Franklin Pareja coinciden en identificar que una de esas primeras acciones de respuesta fue la inmediata destitución y procesamiento de Marcelo Navajas, exministro de Salud. A ello Cordero suma que se vinculó en el caso a otros exfuncionarios que estuvieron ligados a la exministra Gabriela Montaño, que es parte de la “cúpula” de Evo Morales en el exilio.

“Lo primero que han hecho es encontrar un chivo expiatorio en la figura del exministro (Marcelo) Navajas. Lo están haciendo para lavar su propia imagen, para que no le afecte electoralmente”, afirmó Cordero.

Pareja expresó que el caso respiradores causó un “daño irreparable” en la credibilidad y en la imagen de la presidenta y candidata Añez. “Ella, para curarse en sano, ha tomado una acción rápida de cesar a un ministro y de cesar a funcionarios de bajo rango para proyectar una señal de contundencia, pero con tan poco impacto que son acciones aisladas”, afirmó Pareja.

Otra clave de este proceso que identifican los expertos es la ejecución de una intensa campaña mediática, que llegó hasta las redes sociales, con la que -detectan- el oficialismo pretendería volver a posicionar a Añez en la palestra política.

“Están desviando la atención, hay una campaña mediática muy fuerte. Están haciendo todo para desviar la atención a favor de la presidenta Añez, la están protegiendo de que todos los escándalos no le lleguen a ella y si es necesario destituir ministros, encontrar otro tipo de culpables que pueden ser los propios ministros o el MAS”, agregó Cordero.

Pareja pone énfasis en que a todo ello se suma que en el discurso la mandataria apele a la frase “caiga quien caiga” y a expresiones como: “Lo reconozco y de verdad lo siento” y “voy a corregir con firmeza”. “En su retórica habla de ‘caiga quien caiga’, un epitafio muchas veces repetido por Evo Morales y hasta hoy no hay claridad en la investigación y hay situaciones inauditas como la detención de un juez y eso quitó cualquier cariz de transparencia a la investigación”, apuntó Pareja.

El otro eje identificado es que el oficialismo está concentrando todo el aparato estatal hacia Beni, donde se dispararon los casos por la Covid-19. Esa es la segunda región del país que está altamente afectada por el virus (reporta más de 1.300 contagiados). Santa Cruz es el departamento más golpeado, donde se registran más de 5.300 confirmados.

“Están creando cortinas de humo para desviar la investigación que va en dirección al Gobierno”, sostuvo Sergio Choque, presidente de la Cámara de Diputados.

La analista Erika Brockmann afirmó que el Gobierno “va a extremar esfuerzos para blindar a la presidenta Jeanine Añez de este hecho, porque de manera indirecta su entorno ha sido tocado”.

“Es muy difícil que, siendo candidata y Presidenta a la vez, pueda lograr su cometido. Como ahora todo se ha electoralizado y ella no está cumpliendo el rol de la transición, es evidente que van a tratar de blindarla y aislarla de todos los casos de corrupción”, sostuvo.

La vocera de Creemos, Roxana Lizárraga, dijo que la “mejor manera que Jeanine Añez pueda limpiar su imagen es dando un paso al costado en su candidatura”, y que “este Gobierno de transición cumpla su rol”.

Ricardo Paz, representante de Comunidad Ciudadana, señaló que Juntos está en constante campaña política desde que Añez anunció su candidatura, y que con la llegada de la Covid-19 “no debería haber dudado ni un minuto para dejar de lado su candidatura”, porque todas las acciones que asuma como Jefa de Estado implícitamente se ven como parte de una campaña.

En cambio, el diputado Gonzalo Barrientos, de la alianza Juntos, dijo que “en el marco de la coherencia no es tiempo de política ni es tiempo de entrar en el juego del MAS. Ahora el tema es atender la salud”, por la emergencia por la Covid-19.

Pagina Siete

Los comentarios están cerrados.