FmBolivia
Radio FmBolivia

El cáncer se lleva a dos mamás jóvenes que dejan 7 huérfanos

14

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

En el Día de la Madre, el lunes 27 de mayo, Margarita Ramos y Verónica Núñez, de 26 y 29 años respectivamente, perdieron la batalla contra el cáncer de cuello uterino. Las dos mamás guerreras y jóvenes dejaron siete niños en orfandad.

“Nunca olvidaré el momento cuando el hijo mayor de Margarita lloraba, mientras observaba cómo colocaban el cuerpo de su mamá en el ataúd. El pequeño gritó: ‘no la pongan ahí’. Me dolió mucho”, contó la directora de Gestión Social del Ministerio de la Presidencia, Virginia Velasco.

Apenas la autoridad se enteró de la partida de Margarita, se encargó de gestionar y trasladar el ataúd. En el velorio no pudo evitar llorar y pensar que en ese momento la joven madre estaría celebrando con sus retoños el 27 de mayo, el Día de la Madre.

Margarita se enteró de que padecía cáncer de cuello uterino en etapa terminal en abril del año pasado. Entonces, ella padecía dolores en el bajo vientre y fue trasladada al Hospital de la Mujer, luego de sufrir una hemorragia que duró más de un mes. “Ya no tienes solución, anda a tu casa nomás y cuídate allí”, le dijo un médico.

Pese a este diagnóstico y los fuertes dolores, la joven madre siguió trabajando. En noviembre del año pasado ya no pudo más. Quedó postrada en cama y no se volvió a levantar.

Ahora deja tres niños de tres, siete y nueve años edad en orfandad. El menor de sus retoños tiene síndrome de Noonan, un trastorno genético que evita el desarrollo normal en varias partes del cuerpo. Una persona con este mal puede tener características faciales inusuales, baja estatura, defectos cardíacos, otros problemas físicos y posibles retrasos en el desarrollo. El pequeño actualmente recibe atención médica.

En cambio, sus dos hermanos están iniciando sus estudios. El mayor está en primaria y la niña de siete años se encuentra en inicial.

Para Velasco, la noticia de la muerte de Margarita fue como recibir un golpe muy duro. “Su esposo, Benjamín, me avisó, yo no podía creer porque ella estaba luchando por salir adelante y los médicos decían que estaba mejorando”, dijo.

Ahora la nueva preocupación de la autoridad es la situación de los niños. Buscará de alguna manera ayudar a los retoños de Margarita. “Ella decía que valían oro”, comentó.

Según Velasco, conversará con el papá de los niños para saber cómo se organizará y qué requiere para atender a los pequeños. Incluso gestionaría un trabajo para el esposo de Margarita, siempre y cuando él se comprometa a cuidar a los tres niños.

El 27 de mayo de este año ha sido muy trágico para los pacientes con cáncer. Verónica, otra joven madre, falleció también a causa de un cáncer de cuello uterino en etapa terminal.

En Bolivia, el cáncer de cuello uterino es la primera causa de muerte en mujeres. Según el Ministerio de Salud, cada día cuatro mujeres pierden la vida por esta causa.

“Me he sentido muy mal porque ambas son mujeres jóvenes y valientes. Han luchado y no vencieron a este mal”, dijo la directora de Gestión Social, institución que también donó el ataúd para enterrar a Verónica.

Ella dejó cuatro niños en la orfandad: de 11, nueve, ocho y cuatro años. Fue abandonada por su esposo, luego de que él se enteró que padecía cáncer. Fue además víctima de violencia.

Ahora la abuela de Verónica llora porque no sabe qué pasará con sus bisnietos. Ella crió a Verónica y sus tres hermanos, debido a que su hija había fallecido. “La abuela llora porque asegura que no podrá cuidar a sus bisnietos, ya que ella tiene 70 años”, dijo Velasco.

Solicitó a la familia que analice si ellos pueden quedarse con los pequeños. “No queremos que uno se vaya con un tío y otro con otro pariente. Debemos buscar lo mejor para ellos, y una opción pensada internamente en oficinas de Gestión Social es que vayan todos a Aldeas Infantiles SOS”.

Los casos de Margarita y Verónica no son los únicos. Según la autoridad, muchas mujeres que padecen cáncer solicitan ayuda. Por ello, Velasco recomendó hacerse el Papanicolau y las mamografías, para identificar a tiempo este mal. Tal vez, si las dos mamás jóvenes acudían antes al médico, todo sería diferente.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas