Denuncian que alcalde de Tarija tiene un modus operandi para hacer aprobar proyectos millonarios

5

El ex alcalde de Tarija, Oscar Montes, denunció el miércoles que el actual burgomaestre de esa ciudad, Rodrigo Paz, tiene un modus operandi para hacer aprobar proyectos millonarios con la complicidad de las juntas vecinales y el Concejo municipal.

Montes cuestionó que la actual administración esté tratando de cerrar un contrato por unos 30 millones de dólares para ampliar el actual vertedero de basura, cuando la inversión no pasaría de los 5 millones de dólares, de acuerdo a un estudio a diseño final realizado en 2014.

«Aquí hay una especie de modus operandi, se crea una especie de necesidad, los vecinos presionan y el Concejo aprueba estos proyectos millonarios, con posibles sobreprecios y a Tarija la están esquilando», dijo a los periodistas.

Explicó que de la misma forma fue aprobada la construcción de un «Mástil», con un gasto de 5 millones de bolivianos, cuando a su entender con menos de la mitad de esos recursos se podría ejecutar esa obra.

«Santa Cruz actualmente está construyendo un vertedero nuevo de basura que va a estrenar estos días con un costo de 38 millones de dólares, pero ese va tratar 1.700 toneladas de basura al día, nosotros aquí tenemos 175 toneladas día, es decir 10 veces menos, no puede ser que para ampliar la vida útil de un vertedero gastemos casi lo mismo que Santa Cruz», agregó.

Según Montes, otra obra millonaria que ejecuta el actual alcalde es el puente «4 de Julio», con una inversión de 73 millones de bolivianos, «que en su momento debe ser auditado».

Por su parte, el secretario Ejecutivo Municipal, Diego Ávila, recordó que en la gestión de Oscar Montes también se realizaron obras millonarias, sin priorizar las necesidades de la población.

«Les daré tres ejemplos, la famosa fuente de Aguas Danzantes, el palacio que se construyó dentro de la Posta Municipal que ha costado casi 15 millones de bolivianos, o lo que denominan el Mirador de La Loma, que es la pasarela que está ahí y que casi nadie la utiliza y que costó 17 millones de bolivianos y así es como se gastaba la plata en ese entonces», dijo.

vhc/kpb/ ABI