Analizan libre exportación e importación de la soya

1

Ante el pedido de los productores de soya de abrir las exportaciones, el Gobierno anuncia que se trabaja en esta solicitud, pero se debe tomar en cuenta la libre importación, que también demandará la industria.

“Si bien nuestros productores quieren libre exportación, las industrias oleaginosas también quieren libre importación. Las industrias oleaginosas se preguntan con qué trabajamos si van a exportar todo. Tienen capacidad instalada que no puede estar parada”, dijo el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico.

Opinó que hay una contradicción de intereses entre productores agrícolas e industrias oleaginosas y esto merece un análisis profundo, con respecto a la situación que provocó el precio bajo de la soya en el mercado internacional.

A pesar de un mejor rendimiento registrado de la soya en la presente gestión, los precios no ayudan a los pequeños productores del grano, ya que el valor está casi igual que sus costos de producción y en algunos casos por debajo de estos.

En 2018, la producción alcanzó a 2 millones de toneladas, mientras que en la presente gestión la cifra alcanzó a 3 millones de tn. Explicó que en abril y mayo de la pasada gestión, los precios oscilaban entre 450 a 430 dólares la tonelada, sin embargo, los mismos bajaron en similar período en 2019 a 340 a 350 dólares, una disminución de aproximadamente 100 dólares.

Cocarico informó que el precio de la soya tiene como referencia la bolsa de Chicago, Estados Unidos y Rosario, Argentina. En Bolivia el valor estaba en noviembre del año pasado entre 370 a 380 dólares la tonelada, sin embargo a abril y mayo de la presente gestión bajó aún más el valor.

Los pequeños productores informaron que el valor que la industria ofreció estaba en el orden de 220 dólares, cifra que no cubre los costos de producción, ya que los mismos están por los 220 dólares.

CAUSALES

Cocarico dijo que una de las causas del precio bajo de la soya es la producción abundante en el mercado Latinoamericano, pese a que Argentina en 2018 disminuyó su oferta, en la presente gestión empezó a recuperarse.

A raíz de los problemas entre Estados Unidos y China, la producción de Estados Unidos inunda el mercado latino, a esto hay que sumar que el gigante asiático enfrenta la fiebre porcina, lo que ha derivado en congelar la crianza de porcinos y reducir las compras de soya.

LIBRE EXPORTACIÓN

Cocarico informó que el presidente Evo Morales anunció el pasado jueves, la liberalización de la exportación, pero asegurando el abastecimiento al mercado interno. “El mercado interno consume aproximadamente el 30 por ciento de lo que producimos anualmente”, sostuvo.

Indicó que se está trabajando de manera coordinada con otros ministerios, en la liberalización de la exportación de soya, que en definitiva ayudaría en mejorar los precios de las industrias oleaginosas con relación a los productores agrícolas y de esta forma cubrir los costos de producción.

Aclaró que en años pasados, el Gobierno liberó los cupos de exportación de soya, pero generalmente no se cubrió el cupo asignado. “El año pasado por ejemplo se exportó 12 mil toneladas de un total de 300 mil toneladas que podrían haber exportado”, sostuvo el ministro.

Indicó que se manejan diferentes alternativas de solución al problema de precios de la soya, como la de operar la exportación de este grano, a través de la bolsa de Paranagua en el Brasil, puesto que este país, viene exportando soya hacia la China.

El Diario.