¿Cuán efectivas son las “cámaras desinfectantes”? Advierten que hay riesgos

238

La Organización Mundial de la Salud (OMS) junto a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), además de un infectólogo boliviano advirtieron a la población de que no existe evidencia científica para el uso de túneles o cámaras de supuesta desinfección contra el coronavirus y que, al contrario, el uso de esta especie de cabinas o pasadizos con rociadores puede conllevar riesgos para el sistema respiratorio, la piel y otros.

“No hay ningún sustento científico para estos túneles de desinfección”. El especialista cree que “algún ingeniero o alguna persona con muy buena intención y muy buen corazón ha decidido: esto vamos a usar y esto va desinfectar la ropa de la persona, todo lo demás, pero no funciona”, manifestó Gilvan Ramos, miembro de la Sociedad de Infectología de Bolivia.

El médico aconsejó: “primero hay que preguntarnos: qué están rociando a la gente; hay sustancias que son extremadamente irritantes”.

Observó que el uso de desinfectantes como el cloro puede dañar y secar las mucosas e irritar los ojos. Recordó el ejemplo de las piscinas que tienen demasiado cloro, de las cuales los nadadores salen con los ojos y la nariz irritados siendo que el cloro está bastante diluido.

“Hay un documento de la OMS que no recomienda que se aplique”, enfatizó. El especialista indicó que en el caso de la ropa y otros accesorios de vestimenta es mejor quitárselos y desinfectarlos en casa cumpliendo los protocolos.

El facultativo Ramos mencionó que para tratar de desinfectarse realmente en este tipo de túneles habría que quedarse más de 15 minutos en ellos, algo que en la práctica no sucede o difícilmente sucedería, pero aun así no sería del todo efectivo.

El documento de la OMS/OPS al que alude el infectólogo boliviano y publicado recientemente indica claramente: “No se recomienda el uso de túneles u otras estructuras físicas (cabinas, gabinetes, puertas) con rociado de productos para la desinfección, ni dispositivos de pulverización ni radiación UV-C (200-280 nm) para humanos”.

La OMS sostiene su recomendación en las siguientes observaciones:

  • Los productos utilizados en túneles de desinfección y dispositivos similares presentan efectos nocivos para la salud humana.
  • El uso de túneles u otras estructuras físicas con rociado de productos de desinfección, dispositivos de pulverización o radiación UV-C puede conducir a una mayor dispersión involuntaria del virus.
  • Los túneles u otras estructuras físicas con rociado de productos de desinfección, dispositivos de pulverización o radiación UV-C no son efectivos para inactivar el virus en humanos.
  • Se sabe que los productos químicos utilizados para el rociado (compuestos de amonio, cloro, peróxido de hidróxido, alcoholes, glutaraldehído) y otros compuestos como el ozono, causan daños en los humanos, como irritación en la mucosa, la piel, los ojos, el sistema digestivo, y las vías respiratorias.
  • Estos productos químicos están hechos para superficies inanimadas y agua, y no deben usarse en el cuerpo humano. o UV-C no está destinado a la desinfección humana directa. La exposición a la radiación UV-C puede causar efectos nocivos para la salud. Estos incluyen irritación de la piel y los ojos, quemaduras solares, lesiones oculares y cáncer.
  • Mirar directamente a la radiación de la luz UV-C puede causar daños en la córnea. La radiación UV-C puede generar ozono, un contaminante del aire.
  • Algunos productos químicos y la radiación UV-C han demostrado ser efectivos como agentes desinfectantes para superficies cuando se usan siguiendo los protocolos y procesos de limpieza y desinfección.
  • Para que los productos químicos y la radiación UV-C funcionen como desinfectantes efectivos, las superficies deben limpiarse antes de la aplicación de una capa uniforme de solución química.

No obstante, la OMS recalca que “esto no es factible con los humanos”.

Los organismos internacionales sanitarios también previenen:

  • El rociado de productos químicos solo cubrirá las superficies expuestas limitando su efectividad.
  • La desinfección con radiación UV-C solo actuará en la superficie en línea directa de visión.
  • Las zonas sombreadas o las cubiertas de polvo no se desinfectarán.
  • Los tiempos de contacto y las dosis efectivas requeridos para inactivar el virus, no se pueden cumplir en túneles u otras estructuras físicas con rociado de productos de desinfección, dispositivos de pulverización o radiación UV-C sin poner en riesgo la salud humana. Es decir, el tiempo de contacto efectivo de la mayoría de los desinfectantes químicos para superficies porosas-
  • Los efectos en la salud humana dependen del tipo químico, la concentración, la duración de las exposiciones, la etapa de la vida y otros factores.
  • El rociado de productos químicos no inactivará el virus dentro del cuerpo y, por lo tanto, la duración de la efectividad para un portador de enfermedad será muy corta.
  • La percepción de desinfección podría dar como resultado una falsa sensación de seguridad y desalentar acciones con eficacia comprobada, como el distanciamiento social, el lavado de manos, evitar tocarse la cara y el uso de máscaras.
  • La acción de pulverización podría aerosolizar y, por lo tanto, dispersar el virus a través de gotas que aumentan la transmisión.
  • Los dispositivos de desinfección de grado industrial y médico requieren el uso de equipo de protección y medidas estrictas de seguridad.
  • Los túneles de desinfección de grado médico e industrial son parte de un enfoque de desinfección múltiple que incluye la limpieza (generalmente con agua a alta presión y detergente), el uso de un producto desinfectante y un proceso de enjuague y secado.
  • Los túneles y cámaras utilizados en la industria para la desinfección requieren del uso de equipo de protección apropiado, que incluye, entre otros: traje resistente a materiales peligrosos/en general, gafas de protección UV y máscara protectora de gas. o Los túneles de desinfección de grado industrial y médico no están diseñados para la desinfección de humanos.

Finalmente, la OMS insiste en que lavarse las manos regularmente con agua y jabón, toser en el codo y estornudar en pañuelos desechables, el distanciamiento social y la cuarentena son las medidas más efectivas en el combate al coronavirus.