Nuevos derrumbes en camino a los Yungas

6

Reportaron un derrumbe en la carretera hacia el municipio paceño de Caranavi, sector Escabeche, así como la pérdida de un puente, debido a la intensa lluvia que se registró en aquella región.

Las intensas lluvias en el norte del departamento de La Paz afectan caminos y puentes, cuyo hecho ocasiona que los productores no puedan transportar sus productos a mercados de La Paz.

Las redes sociales son las primeras en alertar problemas en los caminos, debido a que en el lugar continúa lloviendo, y según reportes del Servicio de Meteorología e Hidrología, estas estarán hasta finales del presente mes.

En febrero, se tuvo que lamentar la pérdida de vidas en un trayecto denominado puente Armas de Choro, entre Caranavi y Yolosita, debido a la mazamorra, que comprometió vehículos y personas.

En el mismo mes se registró otro deslizamiento en la carretera a los Yungas, en el tramo Chulumani- Coroico, a la altura del sector Velo de la Novia, debido a las constantes lluvias.

Dirigentes del autotransporte como los habitantes de esa región del departamento de La Paz protestaron por las malas condiciones que se encuentra el tramo Caranavi Quiquibey, y señalaron como responsable a la empresa Royal.

En ese mismo mes, organizaciones sindicales de Caranavi se declararon en emergencia por deterioro de vías, debido a los problemas que provoca el mal estado de los caminos, y más aún en época de lluvias.

PRONUNCIAMIENTO

Los deslizamientos ocurridos en febrero provocaron que las organizaciones sociales de los Yungas se pronuncien, es así que el secretario ejecutivo de la Federación Agraria provincial de Comunidades Interculturales de Caranavi (Fapcicar), Rumualdo Mamani, expresó su indignación por el estado de la carretera Santa Bárbara- Caranavi y Quiquibey.

“Este tramo se encuentra completamente olvidado en su mantenimiento por parte de la Administradora Boliviana de Carreteras ABC, estamos ingresando a la temporada de cosecha en el norte de la Paz y sacar nuestros productos al mercado de la ciudad de la Paz para su comercialización ya representa un riesgo, no solo para el transportista, sino para el productor”, decía en ese entonces.

El dirigente Mamani señalaba que varios tramos asfaltados al norte de la Paz ya se encuentran afectados y pedían una explicación porque se presenta estas fallas a la ABC y la empresa constructora Royal.

Por su parte, también Wilfredo Huayhua, ejecutivo de la Federación Intercultural Carrasco La Reserva, manifestaba su preocupación por el estado de los caminos al norte de la Paz.

ACCIDENTES

Pero no solo las lluvias provocan pérdidas humanas y materiales, sino también la imprudencia de los conductores que van hacía la región yungueña. Solo la semana pasada, alrededor de 30 personas perdieron la vida.

Los embarrancamientos a profundidades de 300 metros son hechos que se vuelven a repetir en la presente gestión.

Un reportaje de una cadena internacional mostró lo peligroso que resulta viajar en bus hacia los Yungas, y para prevenir cualquier contratiempo, el motorizado llevada dos choferes para los relevos oportunos.

Y en un trayecto, debido a lo reducido del camino, la movilidad no pudo seguir y tuvieron que retornar a la parada más cercana.

DESLIZAMIENTOS DE TIERRA

En febrero perdieron la vida más de 20 personas y similar número resultaron heridas a causa de dos derrumbes de tierra en la vía principal entre La Paz y la región amazónica del noreste de Bolivia.

La carretera próxima a la ciudad de Caranavi, cabeza de una región subtropical productora de coca, café y cítricos, se produjeron dos deslizamientos masivos el 2 y el 3 de febrero, que arrastraron hasta un río al menos seis vehículos, incluidos dos ómnibus.

Horas antes del desastre en Yungas, el viceministerio de Defensa Civil había reportado que había en todo el país 1.693 familias damnificadas por las lluvias e inundaciones.

El Diario.