Captarán aguas subterráneas para salvar la línea Morada

39

Técnicos y obreros comenzarán hoy las excavaciones de aproximadamente 15 metros de profundidad en inmediaciones a la estación de Faro Murillo para captar las aguas subterráneas y resguardar la seguridad de la línea Morada de Mi Teleférico. Los trabajos demandarán una inversión de 1,4 millones de dólares. Este monto será financiado por cinco entidades.

“Ante todo, buscamos preservar la vida de las personas y por eso nos reunimos todos para ver la situación de la línea Morada que es la zona más afectada por (el deslizamiento y la humedad en) Niño Kollo. Hemos identificado que si no tomamos medidas preventivas y de emergencia, podemos estar en situaciones críticas”, dijo ayer el ministro de Obras Públicas, Iván Arias.

La declaración de la autoridad fue realizada ayer al mediodía después de una reunión de emergencia con representantes de las alcaldías de La Paz y El Alto, el gerente de Mi Teleférico y la empresa proveedora de agua Epsas.

En este encuentro las autoridades definieron que el próximo martes contarán con un “proyecto de emergencia” para estabilizar Faro Murillo. “(Se hará) todo un sistema de captación de aguas subterráneas que eviten poner en riesgo al teleférico, las viviendas y vidas que están alrededor”, dijo la autoridad de Estado. Pero ante la emergencia del caso, las obras comenzarán hoy.

El pasado 7 de febrero se registró un deslizamiento de tierra en Niño Kollo y se comprobó que varios sectores comenzaron a presentar humedad y corrientes subterráneas de agua que se incrementan cuando llueve.

Ante esta emergencia, la línea Morada de Mi Teleférico suspendió operaciones durante cinco días. Esta situación se agravó el anterior fin de semana cuando se produjo un nuevo deslizamiento. Este hecho derivó en la orden de evacuación de cinco viviendas de Faro Murillo, que se encuentra en la parte alta, además de la suspensión de actividades en el colegio del sector.

Los trabajos de emergencia

El Ministro de Obras Públicas informó que mientras duren los trabajos, (los técnicos) implementarán un sistema de monitoreo que advertirá cualquier modificación del terreno que pueda afectar al teleférico. En caso de producirse, inmediatamente la línea Morada suspenderá sus actividades.

Mi Teleférico cuenta con su propio sistema de monitoreo y gracias a este trabajo se descartó que la infraestructura de la estación o las torres en Niño Kollo tengan algún tipo de daño. Se determinó que no se suspenderá el servicio al público.

El gerente de Mi Teleférico, Jorge Bonadona, informó que la inversión para ejecutar el proyecto alcanza a los 1,4 millones de dólares (9,8 millones de bolivianos). “Más o menos el 50% lo pondrá el Gobierno central y el restante será dividido entre las otras instituciones”, explicó el ejecutivo en referencia a las alcaldías de La Paz, El Alto, Epsas y la firma que dirige.

“Hay aguas debajo de la estación (de Faro Murillo) y por las pruebas geofísicas se determinó que hay corrientes de aguas subterráneas y aún no se definió el origen”, explicó Bonadona.

Entre los ítems que demandarán mayor inversión se encuentran: captación de aguas superficiales por 2,5 millones de bolivianos; obras de retención al pie del talud por 2,1 millones de bolivianos y cambio de alineamiento vial por 2,2 millones de bolivianos.

Otros trabajos menores comprenden el control de torrenteras por 950 mil bolivianos, movimiento de tierras por 1,5 millones de bolivianos, control de drenaje superficial por 172 mil bolivianos y otras obras por 300 mil bolivianos.

El secretario municipal de Riesgos de la Alcaldía paceña, Vladimir Toro, presentó el proyecto que contempla la captación de aguas subterráneas y subsuperficiales.

“Es la obra más importante porque captará las aguas que están dañando la estabilidad del talud. También se trabajará con un sistema de trampas de sedimentación para evitar erosión en la parte baja de la quebrada. Se hará movimiento de tierras, la construcción de muros de contención y obras civiles menores para captar las aguas de escurrimiento superficial”, sostuvo.

El especialista informó que las aguas “hicieron perder la capacidad mecánica de los suelos”, es decir perdieron la estabilidad que tenían antes. Este hecho “generó la desestabilización del lugar”, añadió. El proyecto comprende hacer excavaciones de 15 metros de profundidad. “Estas obras deben captar las aguas que están dañando el talud”, dijo. El proyecto cerrará la avenida 8 de Mayo.

Pagina Siete.