El MAS busca tapar nexo Evo Morales-Maximiliano Dávila para culpar a Jeanine Añez y a la oposición

36

La Fiscalía pidió a la Felcn iniciar una investigación contra Maximiliano Dávila y otros por delitos relacionados al narcotráfico, después de que se conoció un informe de la DEA sobre envíos de cocaína.

El gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), desde distintos flancos, salió en defensa de la gestión de Evo Morales y a rechazar todo nexo con el coronel Maximiliano Dávila, vinculado a una organización internacional que enviaba droga desde Bolivia a Estados Unidos (EEUU), entre julio de 2019 y septiembre de 2020. Culparon a la exmandataria Jeanine Añez y a miembros de la oposición por los hechos de narcotráfico que implican a exjefes policiales, pese a que diferentes elementos muestran lo contrario.

En un inicio, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, culpó a Añez por los casos de narcotráfico en 2020 y el escándalo de policías, como Dávila, que protegían envíos de droga. Defendió a Morales al indicar que no estaba en el país ese año.

El asambleísta departamental de Santa Cruz por el MAS Clemente Ramos fue más allá y acusó al gobernador cruceño, Luis Fernando Camacho, de estar vinculado a policías golpistas y narcotraficantes, arguyendo que el entorno de Dávila supuestamente brindó seguridad a Camacho cuando arribó a La Paz en 2019 para pedir la renuncia de Evo.

La Federación Única de Trabajadores Campesinos de Cochabamba y las seis federaciones del trópico se pronunciaron en defensa de Evo Morales y se declararon en alerta ante lo que consideran otro motivo de la derecha para desestabilizar.

“Ante los diferentes ataques sistemáticos de la derecha boliviana y extranjera, nos declaramos en defensa y en estado de alerta permanente de nuestro hermano Evo Morales Ayma, a quien ratificamos como nuestro comandante y líder”, señaló ayer el senador y dirigente cocalero Leonardo Loza.

El vicepresidente del MAS, Gerardo García, afirmó que nunca se ha probado nada que vincule a Morales con el narcotráfico. El diputado del MAS Juanito Angulo exigió a la oposición presentar pruebas.

Otro diputado oficialista, Rolando Cuéllar, dijo que le vale “un pito” el informe de la DEA, porque es un tema político donde está metida la oposición. Sin embargo, indicó que “no vamos a meter las manos al fuego (por) nadie. Aquí quien comete delito va a tener que responder por su delito”.

En el MAS rechazaron la posibilidad de que el coronel Dávila sea extraditado a EEUU para que responda por las acusaciones de narcotráfico, consideran que debe ser juzgado en el país.

Por otra parte, la senadora de Comunidad Ciudadana (CC) Andrea Barrientos dijo que “hay miedo dentro de las filas del MAS” de que se conozcan posibles vínculos a profundidad y de que la investigación alcance al gabinete de Morales. Por eso se rechaza la extradición, porque hay encubrimiento al narcotráfico y solo se procesa a Dávila por legitimación de ganancias ilícitas.

El diputado de Creemos Erwin Bazán refirió que “si el coronel Dávila salía del país y era apresado y extraditado por la DEA, iba a delatar a Evo Morales. Entonces no le permitieron salir del país, le tendieron una trampa, no lo dejaron salir”. Agregó que para que se esclarezca el caso es necesario la extradición, porque la justicia boliviana no garantiza independencia.

Finalmente, el vicepresidente del Comité Pro Santa Cruz, Fernando Larach, señaló que en el gobierno de Evo Morales se designó a Dávila y a otros policías implicados en cargos en la Felcn, por eso, “es corresponsable de la designación por ser la máxima autoridad del Estado. Si la investigación debe alcanzarlo para establecer si tiene o no vinculación con hechos ilícitos, es necesario, no solamente para que Morales se lave la cara”.

Morales y Dávila

El coronel Dávila ocupó cargos importantes en la Felcn durante el gobierno de Evo Morales y fue ratificado, pese a que en su contra se interpusieron más de siete denuncias por extorsión, volteo de drogas, estafa y otros casos que no se esclarecieron. En la gestión transitoria de Añez, Dávila fue replegado al Comando General de la Policía y puesto a disposición de la Dirección Nacional de Personal, y el 2020 el coronel fue relacionado con el caso Narcojet y el envío de una tonelada de droga desde Guayaramerín a México, hecho que tampoco fue aclarado. Pese a todas esas sindicaciones, Dávila fue nombrado comandante departamental de Cochabamba en el gobierno de Luis Arce.

Asimismo, la investigación de la DEA hace referencia que la investigación de envíos de droga en los que están implicados exjefes policiales se dio desde julio de 2019 a septiembre de 2020, no así solo en la gestión de Añez, como aseguró Del Castillo.

Investigarán al coronel Dávila por narcotráfico

El comandante de la Policía, general Jhonny Aguilera, informó ayer que la Fiscalía solicitó que sea la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) la que inicie una investigación contra el coronel Maximiliano Dávila y otros involucrados en temas relacionados al narcotráfico.

“El Ministerio Público ha requerido que esta investigación, que ha sido iniciada por la Fuerza de Lucha Contra el Crimen, se derive hasta la Felcn, precisamente por las particularidades que ella tiene, que están indudablemente vinculadas aparentemente a actividades relacionadas al narcotráfico. Está siendo la Felcn ya la encargada de esas diligencias”, señaló ayer Aguilera.

Detalló que un grupo especial de la Felcn realizará la investigación bajo una estrategia propia.

Los primeros días del mes se conoció la acusación de la Corte del Distrito Sur de Nueva York y parte del informe investigativo de la Administración para el Control de Drogas (DEA), que refieren que una organización irregular que enviaba cocaína desde Bolivia a EEUU, entre julio de 2019 y septiembre de 2020, donde estaban involucrados exjefes de la Policía Boliviana, entre ellos el coronel Maximiliano Dávila y el exmayor Omar Rojas Echeverría.

Rojas fue detenido en marzo de 2021 en Colombia y será extraditado a EEUU. En cambio, Dávila fue aprehendido el pasado sábado en la zona fronteriza de Villazón, Potosí, y enviado a la cárcel de San Pedro de La Paz.

Página Siete