Noticias de Bolivia

Con Ley 906 se disparó la producción de coca en el Chapare

132

En el partido oficialista atribuyen el incremento a la falta de controles durante el gobierno transitorio. La oposición señala que la política de lucha antidrogas del Movimiento Al Socialismo fue un fracaso.

Según estudio realizado por el Grupo Comunidad, Acción y Libertad (CALI), la producción de coca se disparó en el Chapare a partir de la vigencia de la Ley 906 General de la Coca. Desde el Movimiento Al Socialismo (MAS) señalan que el incremento se debe a que “no hubo controles” en el gobierno transitorio.

Esa norma, promulgada en marzo de 2017, permitió aumentar la extensión de las zonas autorizadas para el cultivo de coca, de 12.000 hectáreas (ha) a 22.000, a nivel nacional (14.300 ha para los Yungas de La Paz, y se estableció 7.700 para el trópico de Cochabamba). La ley provocó la molestia de los cocaleros de La Paz, quienes sostienen que la mayor parte de la coca chapareña se va al mercado ilegal.

El estudio del grupo CALI detalla que la producción de coca en los Yungas aumentó de 18.602 toneladas métricas (TM) a 23.976. En tanto, en el caso de Cochabamba la producción se incrementó de 17.426 TM a 29.273. El estudio fue realizado en base a datos de 2014 y 2020.

“Los mayores beneficiarios de la Ley General de la Coca fueron los agricultores de la coca del trópico de Cochabamba; es decir, las bases sindicales de Evo Morales”, se detalla en las conclusiones.

El informe también da cuenta de que el volumen estimado de droga elaborada en 2014 se ubicó en 30,5 TM, estimación que para 2020 ascendió a 79 TM. Por otro lado, el estudio señala que la droga boliviana en circulación se habría incrementado de 8,2 TM a 63,4.

El documento especifica que el efecto directo de la Ley General de la Coca “fue el incremento de la producción de cocaína en el país”, con una tendencia expansiva permanente, lo que, a su vez, generó aumento en la violencia social, disminución de la seguridad ciudadana y crecimiento del consumo interno de drogas.

El jefe de bancada de diputados del MAS, Gualberto Arispe, dijo que el incremento en la producción de coca responde a la falta de controles durante el gobierno transitorio de Jeanine Añez.

“El incremento se debe al cero control que se ha tenido durante el gobierno de facto. No ha habido políticas de control (…). Entonces, eso ha hecho que incremente, pero la gestión pasada se hizo con el Gobierno la erradicación de casi 9.000 hectáreas de coca”, indicó.

Arispe explicó que la coca excedentaria está cultivada en parques nacionales. Añadió que las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba hacen un control efectivo en el territorio que les compete.

La jefa de bancada en Senado de Creemos, Centa Rek, calificó de vergüenza que el oficialismo justifique su falta de política de lucha antidrogas, echándole la culpa al gobierno transitorio. Afirmó que el crecimiento del narcotráfico es la muestra de que apañan este ilícito en el país.

“Evo Morales ha gobernado para las seis federaciones del Chapare. La coca del Chapare no va al acullico, es coca excedentaria que va al narcotráfico. La zona tradicional de producción de coca es los Yungas y ellos se opusieron a la ley de la coca, que beneficia a los cocaleros del Chapare”, expresó.

Rek dijo que el hecho de que cinco exjefes policiales, durante el gobierno del MAS, hayan estado involucrados en el tráfico de drogas es la muestra del fracaso en la lucha antidrogas. Explicó que esto lleva a debatir la participación de organismos internacionales en el control antinarcóticos en Bolivia.

Seis Federaciones

El periodista Carlos Valverde manifestó que las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba son las que articulan el mercado ilegal de la coca. Agregó que esto se debe a que este sindicato tiene respaldo del poder político en función de Gobierno.

“Los narcotraficantes no se pelean con las Seis Federaciones del Trópico, porque saben que eso depende directamente del poder político. El narco es muy vivo en Bolivia y no se peleará con el poder político. El poder político lo tiene el MAS, y todo lo que ocurre está debajo del MAS y las Seis Federaciones del Trópico”, enfatizó.

Valverde dijo que en el Chapare hay un incremento en la producción de cocaína, porque usan nuevos precursores para aprovechar al máximo la coca que procesan.

“Han mejorado el rendimiento de la hoja de coca con nuevos precursores y químicos; lo que antes de un cato de coca salía un kilo, ahora salen tres. Encima, ya no sólo es suficiente con la producción de coca boliviana, los peruanos mandan su coca para cristalizar a Bolivia, porque aquí hay mejores cristalizadores”, enfatizó.

Valverde aseveró que la Ley General de Coca fue para el beneficio de los cocaleros del Chapare y un fracaso para la lucha antidrogas.

El incremento (de coca) se debe al cero control que se ha tenido en el gobierno de facto.
Gualberto Arispe, diputado

Evo Morales ha gobernado para las seis federaciones del Chapare. La coca del Chapare (…) va al narcotráfico.
Centa Rek, senadora

63,4 TONELADAS es la cantidad de droga boliviana que se estima estuvo en circulación en 2020.

Los narcotraficantes no se pelean con las seis federaciones, porque saben que dependen del poder político.
Carlos Valverde, periodista

Página Siete