Planta de Urea fue construida con sobreprecio de $us 110 millones

176

En la construcción, puesta en marcha y funcionamiento de la Planta de Urea de Bulo Bulo, en Cochabamba, se registraron una serie de irregularidades, reveló el exsuperintendente de Hidrocarburos, Hugo de la Fuente, quien puntualizó que con el sobreprecio de $us 110 millones se hubiera financiado la creación de nuevos hospitales.

El experto, en rueda de prensa, dijo que el costo de la planta, que ascendió a 953 millones de dólares y en la actualidad solo reporta pérdidas, hubiera financiado la construcción de 19 hospitales de tercer nivel en el país.

“Qué hubiese pasado si no se hubiese construido la planta, habríamos tenido 19 hospitales; en este momento esta planta nos está dando pérdidas, además de haber gastado tanta cantidad de dinero”, dijo la exautoridad.

De la Fuente indicó, con información “fidedigna” proporcionada por un exfuncionario de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), que la Planta de Urea paró el 50 % de los días en 2018, lo que representa una millonaria pérdida para el Estado boliviano, más aún al tratarse de una factoría recién inaugurada.

El contrato inicial para construir la planta establecía un costo de 843 millones de dólares, pero al final, el Estado boliviano terminó erogando 953 millones de dólares, lo que establece un sobreprecio de al menos 110 millones de dólares, precisó.

“Solo esos 110 millones de dólares habrían servido para construir dos hospitales de tercer nivel, cada uno con 500 camas y 30 especialidades. Eso saldría de ese sobreprecio”, afirmó.

Además, aseguró que la planta debía entregarse en octubre de 2015, pero fue inaugurada en enero de 2018 y no se reportaron penalidades contra la empresa a cargo, en este caso la coreana Samsung.

UTILIDADES

El 20 octubre 2017, el Ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, informó que la comercialización de la urea producida en la planta Amoniaco-Urea generará ingresos brutos de un poco más $us 200 millones anuales, dependiendo del precio internacional, y las utilidades estimadas serán entre $us 60 millones y $us 80 millones.

“A pesar de que el precio internacional ha caído en 50%, sigue siendo muy rentable. Por la ubicación, los costos de producción y por todas las variables que hacen en la estructura de costos, sigue siendo favorable. Pero uno de los elementos fundamentales es producir urea para el desarrollo y fortalecimiento de uno de los pilares importantes de la economía nacional que es el agro”, manifestó.

Los beneficios que va a tener la planta, dijo, “son enormes”; de manera interna, va a mejorar la economía del agricultor, del empresario del agro, va a reactivar esos campos cansados de tanto producir, va a aumentar la productividad de los cultivos maíz, soya, trigo, caña, entre otros. En este sentido, afirmó que el precio en el mercado interno de la Tonelada Métrica (TM) se fijó en $us335, y el precio de la bolsa de 50 kilos, que YPFB va a comercializar en sus distritos comerciales, estará en un promedio de Bs 130.

AGROINDUSTRIALES

El 10 de enero de 2020, los agroindustriales manifestaron su preocupación ante la falta de fertilizantes, debido a que la planta de urea y amoniaco instalada en Bulo Bulo (Cochabamba) se encuentra paralizada desde hace 72 días y no ha logrado producir este producto para el mercado nacional e internacional.

“La planta se encuentra paralizada desde el 7 de noviembre de 2019. En primera instancia fue producto de un sobreabastecimiento en almacenes, debido a que por los conflictos sociales el producto no podía ser comercializado ni distribuido. A la fecha, se encuentra paralizada porque no se tienen insumos para su producción (urea formaldehído) que es una especie de barniz necesario para la producción”, explicó Antonio Pino, viceministro de Industria, Comercio y Almacenamiento, del Ministerio de Hidrocarburos.

Se estima un lucro cesante (pérdida de ganancia) de $us 30 millones por ventas no realizadas, sobre todo al mercado externo, donde no se logró acomodar 24.750 toneladas de urea, a clientes principalmente de Brasil, Uruguay y Argentina.

Según los expertos, en la agricultura, la urea formaldehído que le falta a la planta de Bulo Bulo, se usa como fuente de liberación controlada de fertilizantes de nitrógeno. La resina aún no se produce en el país, por lo que es necesaria su importación. El Gobierno espera adquirirla con licitación.

El presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas (Anapo), Marcelo Pantoja, lamentó la paralización de la planta, que perjudicó al sector.

“El cultivo que usa urea en el país ya se ha terminado de sembrar. Ya no podemos hacer nada. Estamos preocupados porque de seguir así, nuestras compras de urea que vienen para nuestra campaña de invierno (febrero y marzo) se perjudicarán también. Vamos a ver si podemos conseguir algo y negociar precios”, expresó Pantoja, aún esperanzado.

El sector productivo calculaba una compra local de entre 10.000 y 20.000 toneladas anuales, pero ahora, están sin provisión de urea y “de nada sirve conseguir mejores precios si no hay producción. La alternativa es importar la urea, pero a costos mucho mayores.

El Diario.