Colectivos exigen justicia para misionera laica que denunció por violación a un sacerdote

14

Este miércoles grupos y colectivos feministas realizaron una marcha y un acto de protesta en apoyo a una misionera laica que ha denunciado haber sido violada en reiteradas ocasiones por un sacerdote en San José de Chiquitos. La víctima ha presentado su caso ante las autoridades y todas las instancias correspondientes además del clero sin obtener algún resultado, según informaron las agrupaciones movilizadas.

Según ha expresado la víctima, el 2017 fue violada reiteradamente por el sacerdote José Mario P. que es parte del Instituto Verbo Encarnado en el municipio San José de Chiquitos, después de las agresiones presentó la denuncia ante las autoridades, la Fiscalía y a representantes del clero; sin embargo, el caso está estancado.

La mujer ha manifestado que sufre amedrentamientos, hostigamiento por parte de algunas personas de San José de Chiquitos, incluso estaría a punto de ser desalojada de la localidad junto a otros religiosos.

El caso fue informado a la presidenta Jeanine Añez y a otras autoridades del gobierno hace dos semanas, durante un acto, en el Palacio de Gobierno convocado con motivo de los feminicidios y violencia contra la mujer.

Las violaciones, según consta en la denuncia presentada ante la Fiscalía, se cometieron luego que la víctima fuera dopada por el sacerdote, quien aprovechaba su condición para acercarse constantemente a ella. La víctima ha manifestado que pertenece desde hace nueve años en el Templo del Complejo Misional de San José de Chiquitos, según se informa en una nota de prensa difundida por los colectivos.

La nota sostiene que la Fiscalía ordenó el cierre de la investigación en octubre de 2019, sin motivos técnicos ni jurídicos. En tanto, y José Mario P. fue enviado por la Iglesia Católica a la Argentina sin que se siga un debido proceso.

En respuesta a la movilización en defensa de la denunciante, el obispo de la Diócesis de San Ignacio de Velasco, Robert Herman Flock, manifestó sobre las denuncias en contra el sacerdote del Instituto Verbo Encarnado, se ve obligado a comunicar que José Mario P. “goza de buena fama” y que “la parte acusadora no ha presentado evidencia alguna que avale, mucho menos, compruebe sus acusaciones, como consta en el informe del Fiscal de Distrito”.

En un pronunciamiento, el obispo Flock manifiesta que la denunciante reside en el mismo complejo misional, “situación totalmente inapropiada, siendo estos ambientes para los sacerdotes” y sostiene además que la mujer vive de los ingresos parroquiales del templo misional.

“Según su carnet de identidad su ocupación es ‘misionera’, lo que supone un nombramiento y reconocimiento de la autoridad competente, que por supuesto no tiene». «Además de ella, el padre Hubert y el padre Elvio, otros 4 hombres y una mujer residen en este lugar, aprovechándose de los ingresos parroquiales para su diario vivir”, añade el pronunciamiento del obispo Flock.

Pagina Siete.