FmBolivia
Uniendo a más bolivianos en todo el planeta.

Evo Morales acusa de persecución, mientras el Gobierno habla de «delirio de persecución»

  • El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, sugiere que el expresidente Evo Morales podría padecer trastornos mentales en medio de acusaciones y desmentidos.

En un nuevo capítulo de tensiones políticas en Bolivia, el expresidente Evo Morales ha lanzado fuertes denuncias sobre un presunto plan para aprehenderlo, mientras el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, sugiere que Morales podría estar padeciendo un «delirio de persecución» o ser un «mitómano compulsivo».

En declaraciones a los medios, el ministro Del Castillo afirmó: «Sobre lo último que ha vertido el señor Evo Morales tenemos dos hipótesis: la primera de ellas, que tiene un delirio de persecución, y la segunda, que es un mitómano compulsivo. Ambos son trastornos que deben ser tratados por especialistas, así que le recomendamos que vaya a uno».

Las acusaciones de Morales no se hicieron esperar. A través de sus redes sociales, el líder del Movimiento al Socialismo (MAS) denunció un supuesto despliegue de un operativo policial de Inteligencia en su contra y la de su exministro Carlos Romero. Además, responsabilizó al presidente Luis Arce de «cualquier atentado contra su libertad, vida e integridad».

Sin embargo, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) emitió un comunicado desmintiendo las afirmaciones del exmandatario. El comunicado negó haber recibido instrucciones para llevar a cabo un operativo en su contra y aseguró que el trabajo que realizan se enmarca dentro de la normativa legal vigente.

En el comunicado, la FELCN afirmó: «Desmentimos categóricamente las aseveraciones del expresidente Evo Morales. No hemos recibido instrucciones para llevar a cabo ninguna acción en su contra. Nuestro trabajo se desarrolla dentro del marco de la ley y con estricto respeto a los derechos de los ciudadanos».

Por su parte, dirigentes de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba consideraron el supuesto despliegue de la FELCN en esa región como un «amedrentamiento» y aseguraron que no permitirán que se pueda atentar contra Morales.

Este nuevo episodio de acusaciones y desmentidos agrega un capítulo más a la larga lista de tensiones políticas en Bolivia. Mientras Morales insiste en ser víctima de un complot, el Gobierno sugiere que podría tratarse de problemas mentales. La incertidumbre y la polarización política siguen en aumento en el país sudamericano.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más