Cochabamba: Sirley G. y Celinda T. fueron asesinadas cruelmente

12

Sirley García, de 38 años, fue asfixiada hasta morir por su pareja. Su cuerpo fue hallado el 16 de noviembre dentro de un turril de plástico abandonado en el sector de Paracti, en plena carretera en el trópico de Cochabamba. El principal sospechoso, Rodrigo V. R. fue aprehendido en posesión del teléfono celular de la víctima.

Días después y en este mismo departamento, Celinda T. Ch. fue asesinada con siete puñaladas. Los dos casos se registraron en Cochabamba durante los días de conflictos sociales.

Con los crímenes de Sirley y Celinda, el número de casos de feminicidios se incrementó a 104 en Bolivia, según un registro elaborado por Página Siete.

“Aparentemente Sirley habría fallecido en los primeros días de noviembre, aunque no se sabe cuándo exactamente ha muerto”, dijo ayer la abogada del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres, Mercedes Cortez.

Hace siete días se descubrió la identidad de la joven que fue hallada en un turril. “Sirley era una mujer profesional. Estudió Administración de Empresas”, aseguró la directora de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), Rocío Rivas.

La jefa policial contó que la joven fue identificada por sus familiares. “Reconocieron sus prendas de vestir”, sostuvo. La víctima tenía una tienda ubicada en la avenida Ayacucho de la ciudad de Cochabamba.

“Su madre contó que la última vez que vio a Sirley fue el 5 de noviembre”, dijo Rivas. Resaltó que la joven era independiente, no vivía con su progenitora y residía en su propio departamento. “No tenía hijos”, añadió.

Ayer, el acusado del feminicidio de Sirley fue enviado de forma preventiva a la cárcel de El Abra luego de su audiencia en el Juzgado de Instrucción Cautelar Penal 1 de Sacaba.

En plena vigencia de la Ley 1173, el juzgado dispuso que Rodrigo V. R. sólo esté detenido por seis meses. “ En ese tiempo, no se logrará obtener una sentencia ejecutoriada y el imputado por feminicidio será liberado con medidas sustitutivas”, sostuvo la abogada.

Piden justicia para Celinda

Celinda Terrazas tenía 21 años y quería cumplir muchos sueños, uno de los principales era ver crecer a su niño de dos años. El lunes en la madrugada la joven fue asesinada con siete puñaladas en la zona Mosoj Rancho de El Paso, del municipio de Quillacollo de Cochabamba.

“La víctima presentaba siete heridas punzocortantes”, aseguró la directora de la Felcv. Añadió que de acuerdo al examen forense la causa de la muerte fue shock hipovolémico traumático producido por un cuchillo.

Celinda fue asesinada el lunes, justo cuando se recordaba el Día Internacional de la No Violencia hacia las Mujeres.

Según Cortez, por el asesinato de Celinda “aún no hay un aprehendido”. Indicó que según las primeras indagaciones, la joven vivía con sus padres y con su hijo de dos años.

De acuerdo con investigaciones preliminares, “en horas de la madrugada Celinda recibió llamadas de personas que propiciaron que salga de su casa sin que nadie se pueda dar cuenta”.

Cortez relató que los vecinos del lugar escucharon gritos de auxilio de la víctima. “Pero como hubo convulsión social en días anteriores y usaron esa estrategia para sacar a la gente de sus casas, pensaron que se trataba de algo similar. No han salido creyendo que era una redada, una trampa”, dijo.

En la actualidad, los dirigentes de la zona y los pocos testigos que escucharon los gritos de la víctima realizaron ayer sus declaraciones. “Pero, además, a través de la Felcv se está investigando quiénes podrían ser los autores y cuáles serían los móviles”, dijo la abogada.

Celinda se separó de su pareja porque sufría violencia intrafamiliar. “Por eso no se descarta que esa persona sea autor”, añadió.

La abogada aclaró que este caso, aunque no haya sido perpetrado por alguna persona cercana a la víctima, igual se considera un feminicidio porque la muerte de la víctima fue violenta.

“Hay varios requisitos que configuran un feminicidio, uno de ellos es que haya una relación de intimidad o cuando la víctima está en estado de gestación o cuando está en estado de vulnerabilidad o cuando ha fallecido producto de un hecho violento”, remarcó Cortez. La jurista indicó que por eso no se permitirá que este caso sea tipificado por otro delito.

Pagina Siete.