FmBolivia
Radio FmBolivia

Alteños esperan llegada de almas

14

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

En Todos Santos, conocido también como día de los difuntos, las almas visitarán a sus seres queridos, donde el 1 de noviembre llegan al mediodía y el 2 también a las doce del día se despiden, en ambas jornadas se preparan mesas con tantawawas, bebidas y comida que en vida le gustaba a los fallecidos, donde también se incluyen varios tipos de panes.

Desde hace muchos años esta costumbre es celebrada una vez al año, donde para la llegada de las almas, los familiares alistan una mesa compuesta por todo lo que le gustaba al difunto en vida, donde no debe faltar el agua u otros objetos como la caña, cada uno de los mismos con sus significados respectivos.

En la tradición andina, la muerte no existe y es entendida como una transición porque para ellos la vida es eterna. Desde siempre las comunidades indígenas de Bolivia han celebrado una vez al año la fiesta de los muertos para recordar y compartir con los ajayus (almas, en aymara).

Hasta hoy, y a diferencia de otros países, que durante estos días sólo visitan a sus seres queridos en los cementerios cargando flores, los bolivianos tienen un proceder particular: recordar a los fallecidos preparando cuidadosos banquetes cargados de significados que les permiten a sus seres queridos bajar a la tierra y compartir con los que acá permanecen.

Las familias se reúnen en sus casas a partir de las doce del día del 1 de noviembre, en donde preparan una mesa sobre la que extienden un mantel, además de flores, adornos y comidas. Si la tela es blanca, es porque el difunto recordado es un niño, en cambio si es oscura o negra es en memoria de una persona adulta.

Así como también masitas de bebés, llamadas “tantawawas” en idioma aymara, una reminiscencia de un rito de la época incaica, donde se regalaban niños sacrificados a los dioses. “Cuando alguien muere tiene que regenerar la vida y la forma de hacerlo es por medio de estas guaguas (bebés) de pan”.

Otros elementos infaltables son la caña de azúcar, que simboliza el bastón que usará el difunto para guiarse en su visita a la tierra, además de hojas coca, chicha y velas, las que son encendidas desde el mediodía del 1 de noviembre, para iluminar el camino de llegada de los seres queridos.

La creencia es que las almas permanecen en la tierra durante 24 horas, de manera que el 2 de noviembre, al mediodía, los familiares se despiden de los comensales espirituales hasta una próxima visita, siempre con abundante comida y bebida, ya que el muerto necesita mucha energía para su viaje de regreso.

El culto a los difuntos en ese país se conserva mucho más en el área rural y se prepara con semanas de antelación. Es profundamente importante, no sólo porque los conecta con aquellas personas que perdieron físicamente, sino también porque preserva las tradiciones culturales de sus pueblos indígenas, en una nación como es Bolivia.

Finalmente, el día 2 de noviembre las almas son despedidas con cánticos, bailes y grupos musicales autóctonos, con la idea de que el próximo año de la misma manera las almas llegarán al mediodía del 1 de noviembre para estar junto a sus seres queridos durante 24 horas, mediante las mesas preparadas para el efecto.

MASCARITAS DE YESO PARA LAS TANTAWAWAS

Los mercados ya están llenos de estos objetos fabricados de yeso, con diferentes formas y figuras, donde los artesanos que se encargan de realizar estos trabajos conocen muy bien las tradiciones y los significados que tienen dichas mascaritas, es por eso que muchos vienen con caras de personajes de morenos, de indígenas y de la chola paceña, las cuales son adquiridas de acuerdo a muchos de los pasajes que realizó su difunto al cual recordarán en estos días de Todos Santos.

Estas artesanías buscan novedades y son elaboradas por trabajadores de este gremio como todos los años se caracterizan en sacar una variedad de mascaritas para que en estos Todos Santos sean utilizadas por los familiares de los difuntos fallecidos, quienes con estas mascaritas puestas en una tantawawa, buscan representar a sus seres queridos que en vida tuvieron diferentes actividades.

Entre las mascaritas novedosas trabajadas por los artesanos alteños se encuentran las de Pokémon, el profesor “Jirafales”, morenos, diabladas y muchos otros que identifican de alguna manera a las personas que en vida tuvieron que ver con estas actividades.

En cuanto a los precios las comerciantes que adquieren estos productos de los mayoristas, señalaron que no ha subido el precio de estos productos, así como compran por docena y unidad, las mismas que pasan de una segunda mano hacia la población que compra para realizar sus tantawawas.

De acuerdo con un recorrido que efectuó EL DIARIO por los diferentes mercados de la urbe alteña, ha podido establecer que efectivamente los precios no han variado a más de uno o dos centavos, pero que los mismos son ofrecidos a precios bajos, debido a que existe muy poco comprador en estos primeros días.

“Nosotros adquirimos estas mascaritas de los mayoristas, quienes nos venden a precios bajos, por cantidad con la finalidad de que podamos vender a la ciudadanía en los mismos precios que el año pasado, porque como no hay mucho comprador tenemos que acabar, por eso no podemos hacer subir los precios, como aquellos pequeños a Bs 1 y otros de acuerdo al tamaño tenemos grandes hasta Bs 5”, explicó Juana Bautista una comerciante de la Ceja.

SONDEO DE OPINIÓN

ELIZABHET LIMA

Para mí, Todos Santos tiene mucho significado, porque una vez al año tenemos la oportunidad de compartir por unas horas von nuestros familiares que ya han fallecido, aunque como son las tradiciones con el espíritu de ellos para lo cual ponemos una mesa con todos los objetos que le gustaba en vida y de esa forma recibimos el 1 de noviembre.

Son nuestras tradiciones que no debemos olvidar, porque se trata de nuestros seres queridos a los que recordamos en esta oportunidad, además de una vez al año y debemos recibirlos bien.

PAOLA CATACORA

Nosotros por tradición y costumbre de nuestros abuelos sabemos que las almas de nuestros seres queridos que han fallecido, ese día de Todos Santos llegan por lo que hay que recibirlos bien y con todo lo que les gustaba en vida, por eso siempre se hace masitas y comida en una mesa que representa a todos.

De la misma forma les despedimos en día 2 de noviembre, para lo cual todo lo que se pone en la mesa tiene sus significados como la escalera, corona, caballo, las cañas y otros que siempre tienen que estar en la mesa.

RENÉ YANARICO

Lo que aprendimos de nuestros abuelos no debemos olvidar, además sabemos que nuestros seres queridos que han fallecido, ese día de Todos Santos llegan a visitar a sus familiares, aunque su ajayu sabemos que está con nosotros, por lo que hay que recibirlos bien.

La mesa en estos dos días no debe faltar con todo lo que sabía comer en vida por eso se pone pancito y otras masitas, además no debe faltar agua, comida del gusto del difunto y otros objetos como la tantawawa que también tiene su significado.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas