Región de Ponchos Rojos recibió Bs 183 MM en obras; Chapare obtuvo 8.554 MM

Tanto los Ponchos Rojos como el Comité Cívico de Achacachi advierten con retirar el apoyo al MAS si no se atiende a la región con proyectos de impacto, tal como se hace en zonas como el trópico cocalero.

Los Ponchos Rojos se encuentran en emergencia por la falta de proyectos gubernamentales de gran impacto para la provincia Omasuyos, en La Paz. Según datos oficiales, desde 2011 esta región recibió proyectos por 183,9 millones de bolivianos, frente a los 8.554 millones que obtuvo el trópico de Cochabamba en obras del programa “Evo cumple”, plantas industriales y megaproyectos.

La inversión en los seis principales municipios de la región cocalera de Cochabamba, que albergan a 185.365 habitantes según el censo de 2012, es 46 veces mayor a la realizada en los seis municipios de la provincia altiplánica, donde hay 85.000 habitantes; esto equivale a menos de la mitad de la población beneficiada en el trópico.

“Desde el año pasado hemos presentado un pliego con 31 puntos entre los que estaban la construcción de represas multipropósito, plantas de energía eólica o solar, etc. Nos han respondido por escrito, dicen que no se pueden hacer. Como Omasuyos hemos respaldado el proceso de cambio por 14 años, pero ¿qué hemos recibido? Nada”, sostuvo el máximo dirigente de los Ponchos Rojos, Ruddy Condori.

Desde el Comité Cívico de Achacachi, capital de la provincia Omasuyos, se señala que el “proceso de cambio” surgió por el respaldo de esa región que hoy se encuentra abandonada. Se advierte que de no ser atendidos analizarán retirar ese apoyo.

“Desde hace años hay cinco megaobras solicitadas, pero hasta ahora no hay nada. A tanta insistencia, idas y venidas, apenas hemos conseguido migajas para el sistema de alcantarillado de la capital. Seguimos postergados y demandando al Gobierno central esas cinco megaobras, que benefician a toda la provincia y no sólo a la ciudad”, indicó el presidente del Comité Cívico de Achacachi, Renato Huanca.

Omasuyos, con inversión 46 veces menor que el trópico

Datos oficiales muestran que sólo entre 2010 y 2019, los seis municipios que forman parte de la región cocalera del trópico de Cochabamba (Chimoré, Puerto Villarroel, Shinahota, Villa Tunari, Gualberto Villarroel y Entre Ríos) recibieron medio millar de obras y megaproyectos, por un monto total que sobrepasa los 8.554 millones de bolivianos (8.554.219.059).

La cifra es 46 veces mayor que el valor de las obras entregadas por el Gobierno central a los seis municipios de la provincia Omasuyos (Achacachi, Ancoraimes, Chua cocani, Huarina, Huatajata y Santiago de Huata). Entre proyectos UPRE, una carretera y una planta de Lacteosbol, la inversión realizada en esta región llega apenas a 183,9 millones de bolivianos (183.934.949).

“Hay que entender la diferencia entre programas y proyectos. Los primeros, por ejemplo, son incentivos de ganado, de semillas, etc. Pero los proyectos son la construcción de represas, de plantas de energía alternativa, industria, carreteras. ¿Saben cuánta es la diferencia del presupuesto entre las dos regiones? Millones de bolivianos”, cuestionó Condori en un ampliado realizado el pasado 17 de agosto.

Al encuentro llegó con una lista de proyectos millonarios entregados en diferentes puntos del país, desde los parques eólicos y plantas industrializadoras hasta la construcción de aeropuertos y sedes. Remarcó que gran parte de estas obras están en Cochabamba.

En la región del trópico se instalaron al menos seis plantas industrializadoras. Una de ellas es la de Lacteosbol, que tuvo una inversión de 21,5 millones de bolivianos. En la misma línea se instaló la planta de cítricos, con una inversión de siete millones de bolivianos.

Otra de las plantas procesadoras de alimentos es la de palmitos, instalada en Ivirgarzama y que costó 7,5 millones de bolivianos. En Villa Tunari, con una inversión de 163,3 millones de bolivianos se instaló una planta de Cartonbol, además de la planta de industrialización de hoja de coca “Ebococa” que tuvo un costo de 11,2 millones.

Pero el proyecto más grande en el trópico es el de la planta de úrea y amoniaco de Bulo Bulo, en Entre Ríos. Este megaproyecto demandó una inversión de 6.632,8 millones de bolivianos.

En contraparte, en Achacachi, sólo existe una planta de Lacteosbol. Fue inaugurada en 2011, con una inversión de 6,7 millones de bolivianos que fueron financiados por la cooperación venezolana y usa tecnología iraní.

El gobierno de Luis Arce aprobó un fondo para la ampliación de esta planta, pero éste todavía no es tangible.

Durante la entrega de este proyecto, el entonces presidente Evo Morales anunció la construcción de un hospital de segundo nivel. La inversión era de 7,7 millones de bolivianos. Aunque está en funcionamiento, la infraestructura carece de equipamiento y especialistas, y funciona como un centro de salud.

Aeropuertos y carreteras

La demanda de obras no es reciente, ya en 2017 un conflicto por la corrupción en la Alcaldía achacacheña, dirigida por el MAS, desembocó en ocho meses de protestas y un pliego que demandaba megaobras. Entonces se cuestionó la entrega de un aeropuerto en Chimoré cuando ni siquiera había buenas carreteras en Omasuyos.

El aeropuerto Soberanía fue entregado en 2015 y costó al Estado 240,1 millones de bolivianos. En 2018 y 2019 registró un déficit superior a los 20 mil bolivianos, según datos del Ministerio de Obras Públicas.

Para Omasuyos estas vías de comunicación no fueron aéreas. En la zona sólo se entregó la doble vía Achacachi-Huarina con una inversión de 24,3 millones de bolivianos. Ésta debería ser complementada por la carretera Huarina-Tiquina que hasta hoy no ha sido concluida.

“Incluso la doble vía Desaguadero-Río Seco ha sido negada. Esa carretera no sólo es para la provincia Ingavi, los de Omasuyos transitamos por ahí para comercializar nuestros productos, es parte de nuestra economía. Pero el Gobierno nos ha dicho de forma clara: janiwa (no)”, reprochó Condori.

En el ampliado, Condori fue claro. Advirtió que, en lugar de discutir por programas, los Ponchos Rojos deben definirse para ver si continúan respaldando al Gobierno o defenderán a sus bases, los campesinos.

“Dos autos viejos de Dircabi nos quieren dar para hacernos callar y no es así”, manifestó.

Los 31 proyectos

Pliego: En septiembre de 2021, los Ponchos Rojos emitieron un pliego petitorio de 31 proyectos para la provincia Omasuyos. Aún piden al Gobierno su pronto cumplimiento.

  1. Gas domiciliario.
  2. Complejo piscícola.
  3. Energías alternativas.
  4. Sistema de riego.
  5. Represas .
  6. Planta embotelladora de agua mineral.
  7. Planta de estuco.
  8. Red de agua potable.
  9. Circuito turístico.
  10. Complejo lácteo.
  11. Planta asfaltadora.
  12. Universidad.
  13. Granja de alevines.
  14. Engarrafadora.
  15. Hospital de 3er nivel.
  16. Museos comunitarios
  17. Plan de forestación.
  18. Centro maquilero.
  19. Granja pollo y huevo.
  20. Producción de maca.
  21. Crianza de cuyes.
  22. Centro pecuario.
  23. Caminos y carreteras.
  24. Planta procesadora de harina de haba.
  25. Internet.
  26. Planta de alimento balanceado para ganado.
  27. Procesadora de papa.
  28. Telecomunicaciones.
  29. Conclusión de la doble vía Huarina-Tiquina.
  30. Conclusión puente Chachacumani-Millpaya.
  31. Una fábrica de cemento para la provincia.

La diferencia entre las obras hechas por “Evo cumple”

Fuente: Página Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más